Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Premio al mejor actor secundario

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Premio al mejor actor secundario

Escrito por: La Galerna31 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se aproximan las horas previas a un nuevo partido del Milenio en lo que va de cuatrimestre. Con la excepción de The Hernia Chronicle, que prefiere dar preponderancia a un soplo de fichaje que haría palidecer a Manolete (o lo contrario: le haría enrojecer de ira por tratarse del presunto interés del Real Madrid por un jugador -ay- del Atleti), las portadas traen ya un sesgo acústico. Sí, eso que escucháis son los tambores de guerra de un Clásico inevitablemente marcado por la tragedia de Cruyff y por las groseras respuestas de directivos de Barcelona a la solidaridad madridista por el fallecimiento del genio.

The Ouija Daily, curiosamente, prefiere centrarse en el "otro" Clásico, el que refleja un empate a goles entre Messi y Cristiano.

as.750 (67)Personalmente, pocas cosas nos aburren más que eso que As llama "el otro Clásico". Pocos debates nos resultan menos estimulantes que el que pretende medir la excelencia de ambos jugadores y establecer cuál es mejor de los dos. Disculpen si nosotros preferimos ser más del Real Madrid que de un jugador concreto de su plantilla, por grandioso que este sea. No sabemos en qué momento comenzó esta moda -tal vez ya perenne- de parcializar un equipo en sus veintitantas partes para escoger aquella que mayor idolatría genere en cada aficionado, pero mucho nos tememos que nosotros somos gente antigua y sospechamos que estas vivisecciones tienen más que ver con cuestiones publicitarias y mercantiles que con el juego que nos enganchó de niños. Así que gloria a Cristiano por ser parte -y menuda parte- del Real Madrid, y no a la inversa; es decir, no como a menudo se deduce del número de portadas que, como ofrendas al niño Jesús, dedica la prensa catalana a Messi, tomando la parte por el todo.

Si tenemos en cuenta el número de títulos que ha obtenido el Barcelona desde la consolidación de Messi en el primer equipo, se diría que el todo blaugrana casi se identifica con la parte del pequeño gran argentino (y no tanto con no sabemos bien qué estilo), pero no nos obligues, estimado Relaño, a cometer el mismo error. Aquí los títulos, las crisis y las bonanzas son, para bien y para mal, del Real Madrid y no solo de Cristiano, el delantero más grande que hemos visto y veremos.

mundodeportivo.750 (73)Y he aquí un botón de muestra: Messi retratado en la portada de Mundo Deportivo con el escudo del Barcelona, en indisociable comunión, sabedores en el entorno culé -lo reconozcan o no- de que toda la parafernalia ideológica con la que suelen arroparse para dormir encantados de conocerse tal vez solo serían jirones si no contaran con el argentino para rematar la faena. Se comprende, por tanto, que le cuiden, que le mimen, que le canten nanas si es preciso, que minimicen o invisibilicen sus "errores", pero ¿no hay en ello un reconociento tácito de cierta hipoteca a un solo jugador? ¿Ser més que un club es poner el escudo de la institución al servicio de su máxima estrella, por lo demás intocable y propagandísticamente impoluta? Allá cada cual con las gestiones de su casa, pero permítannos que prefiramos barrer aquí la nuestra un poco entre todos, cada cual con sus armas y con mayor o menor acierto, pero remando al sonido del mismo tambor.

sport.750 (75) Si lo dicho podría marcar una sustancial diferencia entre el Madrid y el Barcelona, la portada que hoy nos trae Sport confirma por enésima vez tal vez la diferencia más notable: el reconocimiento explícito de que el propio entorno culé se ve a sí mismo como actor secundario en una película donde brilla -hasta por su ausencia- el Real Madrid.

"El Clásico es otro título", dice sin rubor la citada portada, y no sabemos si saben en Sport lo que supone decir tal cosa. Pensábamos que a fuerza de éxitos deportivos, loas generalizadas y triunfo ideológico el barcelonismo tenía motivos de sobra para reponerse de su ancestral complejo de inferioridad, pero bien queda claro que no es así y que siguen contando la victoria contra el Madrid entre los trofeos de su sala. Gracias, amics, pero disculpad si nosotros preferimos ganaros sin mayor aspaviento, simplemente porque sí, como golpe de autoridad y de confianza para todo lo demás que vendrá, ojalá algún título de verdad que confirme nuestro papel protagonista más allá del que ya nos conceden tan amablemente algunas portadas.