Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡¡¡Porque yo lo valgo!!!

¡¡¡Porque yo lo valgo!!!

Escrito por: José Luis Heras28 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Casi a punto de cerrarse el mercado de fichajes, al Real Madrid ya no le queda otra que apurar al máximo para poder dar salida a jugadores que en su día fueron comprados (en algunos casos) a precio de oro y anunciados a bombo y platillo, y que al final, sin apenas gozar de oportunidades para demostrar las cualidades por las que fueron fichados por el que toma las decisiones en la casa blanca, han tenido que salir por la puerta de atrás casi a hurtadillas.

Pero no es la primera vez que esto ocurre en el club de Concha Espina, y así parece que va a seguir siendo. Desde hace años la política de fichajes del Real Madrid no ha sido fruto de un meditado estudio y seguimiento de jugadores por parte de una dirección deportiva del club que, tras previa consulta con el entrenador, decida qué posiciones es necesario mejorar o reforzar, sino que sólo ha respondido a los caprichos del Sr. Pérez por querer fichar siempre al jugador “del momento” y, cómo no,  comprarlo a golpe de talonario ¡¡porque yo lo valgo!!

51240_heroa

El otro día leía un artículo en el Diario As en el que se hacía un extenso repaso de los fichajes del Sr. Presidente del Real Madrid que han resultado fallidos, y es para mirárselo. Al igual que en las prestigiosas escuelas de negocios se ensalzan las buenas prácticas de empresas, como referencia para desarrollar casos de éxito que mostrar a sus alumnos, estas deberían también poner su punto de mira en el Real Madrid como un mal ejemplo sobre lo que hay que despilfarrar para poder llegar a convertirse en el club que más camisetas vende en el mundo.

Menos mal que existen las hemerotecas y que todo de lo que aquí hablo está bien documentado. Si no, los “fogosos” lectores madridistas que siguen esta maravillosa trinchera que es “El córner del anti” apelarían a que todo es fruto de mi anti-madridismo eterno,  pero debo ser honesto con todos ellos y decirles que el Real Madrid nos da mucho juego y a los que somos del Atleti nos encanta ver cómo nuestro vecino acierta, año tras año, en sus fichajes, no solo con el de los jugadores “galácticos de Raticulín”, sino también con el de los entrenadores, pero de eso ya nos ocuparemos en un post aparte. Hoy no toca.

Si tenemos en cuenta que en los once años que Florentino ha estado ocupando el asiento principal del Palco del Bernabéu se ha gastado la nada despreciable cifra de más de 1.000 millones de euros en fichajes o, lo que es lo mismo, más de un billón de dólares americanos, estarán de acuerdo conmigo en que una acertada política como ésta se merecía un post en El córner del anti.

En todo ese tiempo han sido 63 los jugadores que ha fichado el Sr. Pérez. De ellos, 18 jugadores (sí, 18) fracasaron estrepitosamente. Uno de cada cuatro fue una lamentable inversión pero ¿qué más da si somos el equipo que más camisetas vende en el mundo? Como la memoria suele ser frágil y se rompe con olvidos fácilmente, desde aquí le echaré una manita a los escépticos madridistas para ayudarles a recomponerla, así que no pierdan ripio que comenzamos.

Flavio Conceição (costó 27 millones), Munitis (13), Samuel (25),  Woodgate (20), Owen (12), Gravesen (3,4), Cicinho (8), Diogo (6), Pablo García (4,5), Cassano (5,5), Kaká (65), Pedro León (10), Canales (5), Sahin (10), Altintop (llegó libre), Essien (cedido), Illarramendi (38,9) y Lucas Silva (15).

¿Los recuerdan? A lo mejor no pero es comprensible. Algunos de ellos apenas llegaron a jugar algunos minutos y otros pasaron con más pena que gloria. Lo que mejor hicieron fue posar en la foto oficial con la camiseta del club. ¿Pero qué más da? Sólo fueron 268,3 millones de euros de nada. ¡¡Una minucia oiga, que nosotros somos el Real Madrid!!

Este año el Sr. Pérez, como ya es habitual por estas fechas, está demorando el fichaje del “galáctico de turno” hasta el último minuto del último día de agosto. Ya sabemos cuál es su estrategia: hablar con el jugador que le interesa, filtrarlo a la prensa, hacerle crear un ambiente insostenible en su club y al final, deprisa y corriendo porque se acaba el plazo, ficharle por una cantidad superior a la que tenía pensada.

Pero los clubes vendedores, que no son tontos, ya se han aprendido la lección, y muy bien además. No les ha hecho falta ir a una escuela de negocios. Les ha bastado con fijarse en el modus operandi del Sr. Pérez. Saben que, cuando se encapricha con un jugador, sólo tienen que tener paciencia y esperar porque al final es la misma historia de siempre.  ¿Les resulta familiar esta historia?

En breve aterrizará De Gea en el Bernabéu. ¿Apostamos a que el Sr. Pérez paga lo que le pida el Manchester United por el jugador y no la cifra que realmente quería pagar por él cuando le puso el caramelo en la boca?

Pues no hay problema. Se paga y ya está.

¡¡¡Porque yo lo valgo!!!