Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Personalidad

Personalidad

Escrito por: Antonio Escohotado15 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace dos meses hubiésemos apostado por el marcador contrario, atendiendo a rendimientos como los demostrados ante el Fuenlabrada y el Numancia, por no decir el Barça; pero es pueril ignorar que el inconsciente tiene cuando menos el mismo peso que la conciencia, y el Real cuenta con una inercia subterránea como la demostrada anoche, donde lance a lance le ha dicho al PSG: soy mejor que tú y te voy a ganar. Al igual que hace pocos días, el Marcelo fallón de Liga y Copa se convierte en un titán de la iniciativa y la finalización, que derrota por juego y acierto a la dupla en principio aterradora formada por Alves y Mbappé.

Desde anoche deja a los aficionados pensando que iguala o supera a su compatriota Roberto Carlos, una máquina superlativa de aciertos y novedades, sin necesidad de rasgar cualquier pantalón, con muslos adaptados a la tracción de grúas y excavadoras, porque en su caso la técnica más exquisita alterna con un sentido del humor socrático, al cual le basta preguntar lo oportuno para poner de relieve la inconsistencia del rival. Qué partido hizo, como tantos otros compañeros bendecidos por el ángel de la guarda acumulado en el hueco de las 12 copas, un depósito intangible aunque determinante de almas heroicas en el sentido originario del término, pues héroe significa protagonista, actor y autor al tiempo, cuya memoria basta para fortalecer el aura de una causa.

Casi todos jugaron espléndidamente ante jugadores magníficos, presididos por un Neymar imparable y laborioso, que a punto estuvo de improvisar el antídoto para hacer frente a la leyenda del indomable, y desde el primer minuto al último propuso el tú a tú como pauta de cada acción. Toca felicitar a casi todos, y a Zidane por tres cambios que fueron una inyección de energía valiente, y decisiva, para convertir la igualada en triunfo hasta cierto punto holgado, buen bagaje para afrontar el resto de eliminatoria. Por lo demás, a él incumbe decidir si Benzema sigue mereciendo cuatro quintas partes del tiempo, cuando los socios tuvieron la gentileza de suspender sus pitos ante lo grave de la tesitura, aunque el jugador no justificase sobre el césped esa proporción de minutos, una vez más.

Tampoco me extrañaría que Bale merezca guardarse como bala todavía frágil tras su inaudita secuencia de lesiones, y que él mismo agradezca ser reservado para empeños aún mayores, cuando su rodaje se complete. En principio, lo decidido anoche ronda algo más afín al agravio comparativo, y solo el futuro dictará sentencia.

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado