Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Perdón por ganar

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Perdón por ganar

Escrito por: La Galerna4 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola. El Real Madrid debe, una vez más, pedir perdón por haber ganado no ya un título, sino en este caso un simple partido de la fase de grupos de la Champions. Que nadie se preocupe. Nos consta que en el Bernabeú cunde un arrepentimiento profundo y totalizador. Por nuestra culpa, por nuestra culpa, por nuestra grandísima culpa. "Mama, just killed a man. Put a gun against his head, pulled my trigger, now he´s dead", como cantaban en aquella cancioncilla que en estos días cumple cuarenta años.

En realidad no hemos matado a nadie. Hemos hecho algo mucho peor: hemos ganado con suerte. Eso es algo que cualquier afición del mundo celebraría. Los hinchas de cualquier equipo suelen acaparar las suficientes dosis de cinismo como para abrazar la potra desacomplejadamente. Al Real Madrid se le presenta la potra en muy escasas ocasiones. No es de extrañar, bien mirado, si atendemos al ademán desabrido con que es recibida por aquí.

La prensa regaña muy severamente al Madrid cada vez que tiene suerte, y a resultas de ello la afición (curiosamente también -y hasta sobre todo- la afición que más censura a esa prensa) agacha la cerviz humildemente y murmura: "Potra, no soy digno de que entres en mi casa, y ninguna palabra tuya bastará para sanarme. Me acogeré mejor, de hecho, a la palabra de Relaño, que me aprieta más fuerte el cilicio y me martiriza mucho mejor. Mortifiquémonos, hermanos, pues el rival lanzó tres veces contra nuestros postes y no merecimos lo que obtuvimos. Vayamos en procesión a devolver los tres puntos a San Manuel de Lama".

Tuvimos una suerte tan inaceptable con esos tres balones a los postes que dicha buena fortuna compensa completamente, y hasta invalida, la hipotética (¡pero no!) mala suerte de habernos presentado ante uno de los mejores equipos de Europa sin Bale ni Benzema (2/3 de la BBC), sin Carvajal tampoco, con James renqueante aún y perdiendo en la primera mitad del partido a un puntal como Marcelo. Aun así, ayer no valía con competir dignamente como se compitió. No valía con ganar como se ganó. Menos mal que, en el fondo de nuestros corazones (y no tan en el fondo, pues ya lo explicitó San Manuel en un tuit, al que siguieron otros muchos dándole la razón), nosotros sabemos que ayer ganamos... pero perdimos. Este dato alivia un poco nuestras conciencias. No del todo, claro. La punzada de culpa que deja el pecado es obstinada.Que se lo pregunten al Padre Suances, a quien esperamos tener de vuelta por aquí muy próximamente.

as.750 (2)"Milagro en el Bernabéu", titula As, tal vez porque algún beato con querencia a atender las llamadas terrenales de la ouija se ha puesto al aparato con la primicia de la intervención divina en el transcurso del partido. Lástima que ese mismo beato no comunicara a Alfredo la intervención divina, por ejemplo, en la última Final de Copa de Mourinho, cuando el Atleti ganó tras estrellar el Madrid durante el encuentro el mismo número de balones (tres) en los postes. Allí nadie, tampoco Alfredo, sugirió la acción de la Mano del Hacedor en la consecución del título para las huestes del Cholo. Seguramente ese día se había averiado la ouija.

Ni Relaño ni nuestro cronista Quillo Barrios en su relato de lo de ayer han hablado tampoco de las ocasiones falladas por el Real Madrid en el transcurso del segundo tiempo. Perdón. Quillo, la limpieza de cuya escritura es capaz de seducirnos hasta en un texto tan cruel con el equipo como el de ayer, menciona dichas ocasiones (Isco, Kroos) pero las utiliza en menoscabo del equipo en lugar de usarlas como atenuantes, llegando a decir que el segundo tiempo fue peor que el primero precisamente por no haber aprovechado esas oportunidades. Es así que al Madrid hay que sacudirle cuando le crean ocasiones porque se las crean (aunque no se las metan), pero también cuando es él quien las crea si no las aprovecha (y si las aprovecha quizá haya que sacudirle también, pues acaso las ocasiones no se presentaron en el formato de jugada que más nos seduce o a través de una incursión por nuestra banda favorita. Tenemos un amigo madridista en Salamanca que ya solo celebra ante el televisor los goles del Madrid que se cocinan por el lado derecho del ataque).

Por lo demás, el Madrid jugó mal durante 3/5 del partido. ¿Qué fracción del partido debe haber jugado mal el Madrid para que se diga sin reparos que TODO fue un desastre? Solo sabemos que esa fracción que establece ese límite, cualquiera que sea, mengua por minutos.

Viva la pluralidad de La Galerna, en todo caso. Y la de cualquier otro medio, si en alguno más la hubiera.

marca.750 (3)Marca, al menos, resalta los "números de campeón" en un tamaño de letra mayor que la destinada a informarnos de que también somos "pobres en juego". "El Madrid sufrió para ganar", apunta Marca (eso sí) con lo que se intuye un mohín de disgusto. Dicho mohín cuenta con todo nuestro apoyo: con todas nuestras estrellas a punto, y ante la modestísima Balompédica Conquense, qué lamentable ocasión desperdiciamos ayer para dar un golpe sobre la mesa con una gran exhibición de fútbol ofensivo y una victoria holgada.

mundodeportivo.750 (3)

sport.750 (2)Aunque en pequeñito, la prensa catalana también da cuenta de la vergonzante victoria madridista. "El Madrid pasa a octavos con pitos (ante la Balompédica Conquense, se olvida de rematar Mundo Deportivo) y lío con Cristiano". Corremos al interior del rotativo de Godó para verificar si Cristiano mentó la concha de la madre de algún linier o se presentó en la rueda de prensa del adversario disfrazado de mamarracho, pero no encontramos noticia alguna en este sentido. Al final colegimos que solo pueden referirse a unas declaraciones de CR en las que el portugués no declaraba con la suficiente firmeza su voluntad de seguir jugando en el Madrid hasta el mismísimo día en que le corresponda asumir la andropausia. El vestuario del Madrid es un polvorín a punto de estallar. Otra vez.

Por lo demás, fijaos en lo que celebra Sport. Celebra un hito realmente impactante: Luis Suárez alcanza EN TODA SU CARRERA EN EL BARÇA HASTA LA FECHA la estratosférica cifra de treinta y seis goles, que Cristiano no ha sido capaz de igualar en algunos partidos contra el Levante. Estos del Barça sí que ti