Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Para golear hay que ganar

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Para golear hay que ganar

Escrito por: La Galerna3 noviembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Hemos titulado este portanálisis con una frase cuya autoría se atribuye al célebre pensador Pero Grullo, a quien nunca se tiene suficientemente en cuenta. El Real Madrid anoche, en Varsovia, desoyó de modo más patente que nunca sus enseñanzas. Os lo cuenta, con otras palabras, Quillo Barrios en su crónica.

Es posible que estemos hablando del primer partido del cual tiene memoria este portanalista en el que nuestro equipo se hiciera acreedor, esta vez de verdad, a la etiqueta de arrogancia que de modo injusto suele adjudicársele. Nos interesaba ganar con un marcador amplio por mor de la hipotética importancia del goal average final en la clasificación del grupo, y perdimos de vista que para golear a un rival primero hay que ganarle. Normalmente, para ganarle tienes que jugar de un modo racional. Alinear a cuatro delanteros no es movimiento táctico que parezca encajar con ese adjetivo. Los cambios posteriores, en lugar de inyectar racionalidad, abundaron en el desbarajuste, con la particularidad de que ya no se trataba de una ultraofensiva orientada a golear a un rival presuntamente ínfimo (y sin público), sino a salvar los puntos ante él: a la irracionalidad se unió pues la angustia. Peligroso cóctel.

No debería hacer falta ni decirlo en un ambiente de (nuevamente) racionalidad, pero como las redes sociales se dan la mano hoy con los medios tradicionales en la imposición del modo-histérico-on, lo vamos a tener que decir: La Galerna está con el entrenador que nos ha hecho campeones de Europa -y casi, milagrosamente, de Liga- sin el menor resquicio de duda. Es esta misma firmeza en la fe la que sostiene el que, con toda la tranquilidad del mundo, hoy podamos decirle a Zidane que ayer, muy probablemente, se le apagaron las luces. El propio marsellés lo admitió. "El responsable soy yo". Bien dicho. Pasamos página, ganamos los dos partidos que quedan y nos clasificamos como primeros con el grado mínimo de épica que da al Madrid su belleza. O nos clasificamos segundos y ganamos la Duodécima igual. Zizou aprendió ayer, muy probablemente, una buena lección. Una que contribuirá a una nueva cita con la gloria a final de temporada, una gloria a la cual querrán subirse todos los que hoy acuchillan al francés como si hubiera cometido un crimen. Un error (por grave que sea, y el de ayer puede serlo) no es un crimen. Este hombre nos ha hecho tocar el cielo cuando ya nos ardían las plantas de los pies con las brasas del infierno. Un poco de jodido respeto para él, si no es mucho pedir.

marca-750-2

La portada de Marca es crítica pero muestra ese punto de respeto que exigimos. Puede ser de hecho la primera portada de Marca que adelanta a La Galerna, desde que ésta existe, en optimismo madridista. Señala todo lo que le faltó al partido, incluido aquello que genera dicho optimismo: una derrota del Madrid. Son 27 partidos sin perder. Os confesamos que es un dato que hoy a nosotros, aún irritados por ese loco empate (¡a tres!) no nos consuela mucho. Lo que nos consuela y tranquiliza es el saber que al frente del equipo (y sigue siendo un equipo extraordinario) hay un hombre que se viste por los pies aunque a veces se equivoque, y que en nuestra opinión debe seguir al frente del mismo durante muchos años. Los acuchillamientos son en otra ventanilla. En esta que abrimos ahora, por ejemplo:

as-750-2"Empate caótico". No podemos estar más de acuerdo. "(...) cuando el Legia descubrió sus debilidades entró en pánico". De acuerdo también. La pregunta ahora es: ¿quién exactamente es Alfredo Relaño para acusar a Zidane de "politiquear" con su alineación? No se equivocó de buena fe, no. No creyó el francés (acaso erróneamente, pero acaso también genuinamente) que la mejor idea era jugar con cuatro delanteros, no. Ninguno de nosotros sabe exactamente por qué Zidane tomó esa decisión, muy probablemente errónea. Pero Alfredo sí lo sabe: lo hizo por "politiqueo". Es muy difícil tomar en serio en los momentos duros a quien atribuye las glorias a cuestiones "vergonzantes", o les añade el complemento circunstancial "de aquella manera". No será tu dedo, estimado enemigo de la institución -por razones quizá de "politiqueo"-, el que nos señale el camino en el momento del tropiezo.

Os dejamos con las portadas catalanas, porque haberlas haylas.

Que paséis un buen día.

mundodeportivo-750-1 sport-750-1