Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Olvidé recordar olvidar

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Olvidé recordar olvidar

Escrito por: La Galerna26 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. No sé ustedes, pero no hay día en que este portanalista no dedique un buen rato a recordar a David Villa. Parafraseando a aquel personaje de Amanece que no es poco, las cosas de iglesia me se olvidan, pero no hay día que no tenga presente a David Villa.

Espero que no se juzgue como demasiado personal el arranque de este artículo, pero es que Villa representa mucho para mí. Nunca le he olvidado, que es otra forma -quizá más efectista- de proclamar que no hago más que recordarle. Hoy me he desayunado con esta portada del Marca y me he sentido acompañado: no soy el único que echaba de menos al perilloso exjugador de Spórting, Barça y Atleti, entre otros. Consuela el encontrar solidaridad. Somos muchos los que no olvidábamos a David Villa. #TodosRecordamosADavidVilla

Si Marca dice que era imposible olvidarnos de Villa, solo puede ser verdad. Al fin y al cabo, Marca habla siempre en nombre de todos y cuando lo hace es infalible, como el papa cuando se pronuncia ex cathedra. Es el medio universal en cuyas manos depositamos las conclusiones sobre nuestros propios sentimientos, de manera que si Marca sentencia que era "Imposible olvidarnos de ti" (entendemos que se refiere a Villa porque es quien sale en la foto y damos por hecho que si se refiriera a Halle Berry sería su foto la que ocuparía la primera plana) ha de ser porque realmente era imposible. Parece que ha sido imposible para Lopetegui, y es un bonus. Si al hecho de que Marca diga que era "imposible" olvidarse de Villa se une el hecho de que Lopetegui refrenda la idea convocándolo, quiénes somos ya nosotros para dudar.

I forgot to remember to forget, que cantaba Elvis Presley. Pareciera que el Rey estuviera leyendo mi mente (y la de Marca, y la del conjunto de la humanidad española) en todo lo relativo a David Villa. Personalmente, lo confieso, no hago más que olvidar recordar olvidar al guaje. Intento borrarlo de mi mente (y creedme si os digo que he recurrido incluso a terapias de hipnosis) y no hay manera. Me cuesta tanto olvidarle, os lo juro. La cara vista es un anuncio de Signal, la cara oculta es la resulta de su idea genial de ir a jugar a Estados Unidos. Se va Villa a Estados Unidos y la rescata Lopetegui. Se va Paulinho a China y le rescata Bartoméu. ¿Qué fue de aquellos retiros dorados?

Ya que hablamos del Barça, andan hoy bastante ufanos los medios afines con el fichaje de Dembélé, excelente regateador y casi nulo goleador que ha arribado en el Nou Camp por la modesta cifra de 150 millones de euros, variable arriba, variable abajo. Aquí hay quienes, en cambio, han sido enormemente efectivos en la tarea de recordar olvidar, y han olvidado de puta madre el protestar contra este dispendio como en buena lógica les correspondería hacer, en un ejercicio de coherencia, a todos los que señalaron el fichaje de Cristiano o Bale como causantes del hambre en el mundo o el desmantelamiento del CSIC. Aquí no hay ni cara oculta ni nada.

La cara está clarísima, arzobispo, Sor lucía, tantos y tantos.

Pasad un buen día. Y no olvidéis ni por un momento a David Villa. Yo no necesitaré hacer el esfuerzo, y gracias a Dios tampoco Lopetegui.

Ni Marca.