Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Obrevo revisited

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Obrevo revisited

Escrito por: La Galerna18 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. En la madrugada del 12 de octubre de 1953, el gris agente inmobiliario Roger Borowski se personó con una escopeta de cañones recortados en un club nocturno de Little Rock y abrió fuego indiscriminado con cuantas personas se abrieron a su paso. La cifra de muertos se elevó a 31 personas. Solo se salvaron un cliente que resultó herido en un hombro, y escapó una vez el criminal en serie le dejó atrás, y una de las chicas del club de alterne, que logró pasar desapercibida escondiéndose tras la barra del bar. Para cuando la policía llegó al lugar de los hechos, Borowski estaba sentado con la mirada perdida en el infinito y la escopeta descargada, tirada en el suelo, a varios metros de él. "No fue mi mejor día", fue todo lo que acertó a decir cuando los agentes le esposaban.

Sí, queridos galernautas. Marca ha tenido el tino de encontrar a Tom Henning Obrevo en Oslo, donde a decir de sí mismo vive en paz y armonía con su vecindario, para hacerle una entrevista cuyo titular más destacado es esa confesión común con nuestro Borowski. No cuenta mucho el bueno de Tom Henning al redactor de Marca que ha rastreado su pista hasta dar con él, constituyendo el encuentro (de eso no tiene la culpa Marca, pues cuando no se quiere contar nada no se cuenta) una colección de vaguedades.

"- ¿No cree que fuera el culpable de la eliminación del Chelsea aquel día?

- Depende de cómo se vea. Yo era el responsable de las decisiones que se tomaron y podemos discutir que, si hubiera tomado otras, quizá el Chelsea se habría clasificado para la final. Nunca lo sabremos. Tomé decisiones y no fueron las mejores. Pero es complicado decir si, sin ese arbitraje, el Barça hubiera sido eliminado o no".

-Sr. Borowski, ¿cree que fue el culpable del fallecimiento de 31 personas aquella madrugada del 12 de octubre de 1953 en Little Rock?

-Depende de cómo se vea. Yo no les obligué a ir a putas aquella noche, como no obligué a aquellas chicas a prostituirse. Tomé mis decisiones y ahora ya no tiene sentido analizar si esas personas estarían hoy vivas o muertas sin mi intermediación. Son decisiones que se toman y ya. son cosas normales.

Roger Borowski es un personaje ficticio y no hubo, que sepamos, masacre alguna en Little Rock en la madrugada de 1953. Tom Henning Obrevo en cambio, y a pesar de su condición ya legendaria, es un ser humano de carne y hueso que vive y habita en Oslo y come salmón con sus amigos y visita los fiordos con alguna asiduidad. A veces tenemos que recordarnos que algunos mitos existen o existieron realmente, que habitaron la misma tierra que nosotros, que sangraron si se cortaron la piel, que acudieron infinidad de veces al excusado. Greta Garbo y Tom Henning Obrevo hacían y (en este último caso) hacen pis como usted y como yo, amigo galernauta. Los mitos son a veces tan reales que responden preguntas sobre otros mitos, reales a su vez.

"-¿Qué le pareció el arbitraje de Aytekin en el Barça-PSG de la temporada pasada?

-Lo leí, no lo vi. No puedo opinar. Sé que hubo lío. En el fútbol pasan estas cosas. En lo que atañe a mi partido del Barça-Chelsea, es verdad que hubo errores y quizá influyeron luego en el resultado, pero son cosas que pasan en el arbitraje. Tenemos que decidir en segundos. Luego lo ves en la tele y dices: '¡Por Dios, me he equivocado en ese penalti o esa expulsión! Son cosas normales".

Son cosas normales. Lo de Aytekin también fue normal. Si tenéis un rato, entreteneos con esta comparativa artística entre ambos maestros que nos brindó Jesús Bengoechea a resultas del Little Rock del alemán en aquel Barça-PSG del año pasado. ¿Quién es más grandioso: Obrevo o Aytekin? Como reza obligatoriamente la interacción que caracteriza los medios online: ¿vosotros qué opináis?

Os dejamos el resto de portadas del día porque querréis verlas. As nos cuenta que el entorno de Zidane le ve fatigado y que es muy posible que se vaya al término de esta campaña. No decimos que no se vaya, pero la cercanía de As al entorno de Zidane puede tranquilamente ser cifrada en la misma distancia que separa a Obrevo y Aytekin de la decencia.

Pasad un buen domingo.