Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
3-5: Cuestión de orgullo

3-5: Cuestión de orgullo

Escrito por: Quillo Barrios18 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando se llegó al descanso en el Benito Villamarín, el madridismo cabalgaba entre la indignación y la desesperación tras haber asistido a una primera parte apática e imperdonable de un Real Madrid que parecía seguir convencido del acierto de su dimisión en Liga. Sólo el orgullo de Cristiano Ronaldo y los chispazos de Marco Asensio sostenían a un equipo perdido, que naufragaba con estrépito y, por momentos, era bailado por el Betis de Joaquín, que firmó una primera mitad estratosférica. Además, la lesión de Marcelo -no parece grave- añadía un nivel más de dramatismo al guión.

Pese a que los de Zidane se adelantaron en el marcador gracias a un raulesco gol de Asensio, el dominio, por momentos incontestable, fue del Betis, que no se vino abajo tras el 0-1, sino todo lo contrario. Joaquín lideró la remontada y el Real Madrid se hizo pequeño. Más allá de la superioridad verdiblanca, lo que realmente dolió fue la indolencia merengue, como si el partido no fuera con ellos, como si tener la Liga perdida te eximiera de competir en los encuentros de la misma.

"La mala situación en la Liga constituye un desafío a la profesionalidad de los jugadores, obligados a luchar por un objetivo menor pero inexcusable. En este primer tiempo no han respondido en absoluto a ese desafío", escribió Jesús Bengoechea en su cuenta de Twitter durante el descanso. Imposible explicar mejor lo sucedido en el Benito Villamarín durante cuarenta y cinco minutos y, por qué no decirlo, en otros choques de la presente temporada.

dolió la indolencia del real madrid durante la primera mitad

Zidane detectó la grieta y encontró la solución en el descanso. El Real Madrid mostró otra cara en la reanudación. Y mostró, sobre todo, orgullo, ese que le faltó en medio del caos. Se dio cuenta el equipo que hay un escudo por encima de todo y una afición que merece que, incluso en las competiciones que están perdidas, los suyos mueran por él. Y lo hicieron.

En un arranque atronador, Sergio Ramos se adelantó al minuto 93, Carvajal hizo de Maradona para que el guante de Asensio llevase el 2-3 a la red y Cristiano Ronaldo rompió a Bartra y fusiló a Antonio Adán. 2-4 en un abrir y cerrar de ojos. El Real Madrid que el madridismo merece. El del orgullo, el del fútbol, el de la casta, el que aparece cuando la confianza en él desaparece. Trituró a un rival que se había hecho gigante en la primera parte. Sólo Gareth Bale y Kovacic desentonaban. Especialmente gris fue el encuentro del galés, desconectado al principio y fallón tras el descanso.

Había presión alta, velocidad en la circulación, actitud y ganas. Zidane quitó a Bale y metió a Isco, cuya participación no fue buena. El malagueño estuvo intermitente y tibio. Con el 2-4 controlado, el Real Madrid se relajó y el Betis, a poco para el final y tras unos buenos minutos, puso emoción con un tanto de Sergio León. En el 87', Benzema entró por Cristiano y sentenció con un remate perfecto a la red tras una jugada que inició él mismo recuperando el balón en tres cuartos. Se sobrepuso el campeón de Europa a una primera mitad imperdonable y a una siesta entendible. Los tres puntos dejan el objetivo casi en la mano y suponen, por cómo se alcanzaron, una nueva inyección de moral para un equipo que necesita subidones así antes de jugarse la vida en París.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

13 comentarios en: 3-5: Cuestión de orgullo

  1. Pedazo de entrenador.
    Es tan inteligente,que me asombra
    Para mi un diez sobre diez, espectacular.
    Y el golazo de BENZEMA fenomenal.