Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
#NoTodosSomosDorianGray

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

#NoTodosSomosDorianGray

Escrito por: La Galerna10 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¡El mundo está desquiciado!, clamaba Hamlet. No encontramos otra explicación. Los pájaros se tiran contra las escopetas, las monjas fuman, beben y hablan con los hombres, los niños del pueblo son todos trasuntos de Damien, los ríos bajan turbios de basura, todo objeto que es lanzado hacia arriba ya no cae al suelo, sino que sube hasta desaparecer en la inmensidad de un cielo rojo que anuncia lo peor. ¿No oyen las trompetas? No será el Apocalipsis, pero sí la estulticia, el todo vale más todo vale que esta sección recuerda, la desvergüenza. Bienvenidos a Babilonia.

Ayer nos sorprendía el Barcelona -más més que un club que nunca- con una campaña de apoyo al condenado Messi en las redes sociales bajo el hashtag #TodosSomosLeoMessi. Podríamos decir aquí "con dos cojones", pero francamente no nos sale. Más bien nos sale decir "sin ningún asomo de vergüenza," con la ceguera moral por bandera, con la autoimagen tan pagada (con perdón) de sí misma, que tal vez crean que todo les está permitido, que no hay mácula que pueda rozarles hagan lo que hagan, que no hay quien les tosa bien fuerte y a la cara, sino solo de refilón y por lo bajinis. Reiteramos que tal campaña no ha sido cosa de los aficionados, de una peña o dos, ni siquiera de Sor Lucía Caram o del arzobispo de Barcelona. No, ha sido idea del propio club, encantadísimo de conocerse y tan del gusto de echar balones fuera cuando es pillado en un renuncio. Y vaya renuncio es este: Messi, dizque el mejor jugador del mundo, condenado a 21 meses de cárcel junto a su padre por defraudar 4'1 millones de euros a la Hacienda española. Pero nada, que nadie se altere. Sacamos la cara por nuestro crack y punto, aun a costa de que se nos quede como se iba quedando la cara de Dorian Gray en el famoso retrato mientras el personaje parecía siempre tan fresco y lozano. No podía pensar Oscar Wilde en el Barcelona cuando escribía su novela, pero no podemos dejar de pensar nosotros en su arquetipo cuando nos referimos al Barcelona, y no solo en esta sonrojante ocasión.

Mundo Deportivo Portada 10.07.16Sport Portada 10.07.16Ahí lo tienen. Los palmeros tocando palmas, que es lo suyo. La prensa deportiva catalana dando noticia de la campaña de la vergüenza sin el menor asomo de ella, ni de crítica, ni de bochorno, ni de nada de nada que no sea la reproducción del discurso oficial de Dorian Gray. Ay, si el caso se diera en Madrid. Ay, cuando se ha dado algo ni mínimamente parecido con Benzema.

Porque una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Es decir, una cosa es que en su masía se intente animar al jugador al tras el mazazo de la condena (y más cuando es probable que él mismo no fuera el responsable directo, mas no inocente, del fraude) y otra bien distinta es salir públicamente con una campaña tal, con un #TodosSomosLeoMessi ante el que queremos pensar que un culé sensato podría (debería) decir "mira, no, yo no soy Leo Messi. A mí me gusta mucho cómo juega Leo Messi, admiro su juego sobre todas las cosas, pero no me mezcles churras con merinas, no me lo hagas pasar como una víctima cuando el tipo ha defraudado A TODOS NOSOTROS 4'1 millones de euros y yo pago religiosamente mis impuestos". Ens roban, se dice en tierras catalanas con frecuencia. Nunca vino más a cuento aquel pasaje de Mateo 7:3 (que nos corrija el Padre Suances si andamos errados): "¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?".

Marca Portada 10-07-16As Portada 10.07.16¿Y la prensa madrileña? Pues a otra cosa. No negamos que esa otra cosa es grande de verdad, nada menos que la final de la Eurocopa que disputan esta noche Portugal y Francia, pero hombre, alguna pequeña mención a la campaña culé siempre cabe en una portada, ¿no? Pues no, no la busquen, que no la hay. Seremos nosotros los raros, y no es la primera vez que así nos sentimos. Sin embargo, raros o no, no dejaremos de poner el acento en aquello que nos parezca acentuable, no vaya a ser que, a fuerza de no hacerlo, llegue el día en que sintamos pavor ante la sola idea de mirar nuestro propio retrato.

Cambiando de tercio, estamos "confiantes" para esta noche. Que nos disculpe Varane si vamos con Pepe y con Cristiano, un tipo agresivo hasta la violencia extrema y un atleta prepotente, no como Leo Messi, tan solo un condenado a 21 meses de cárcel por haber defraudado 4'1 millones de euros. La propaganda se inventó para estas cosas.