Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No todo acoso es racista

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No todo acoso es racista

Escrito por: La Galerna27 febrero, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos. La cosa es más o menos como sigue.

1. Netflix está haciendo una docuserie sobre Vinícius.
2. Dentro de dicha serie, Netflix planeaba mandar un equipo a Mestalla, donde el Madrid juega este fin de semana ante el Valencia.
3. Finalmente, el Valencia ha prohibido la entrada de las cámaras de Netflix, pero no porque tenga nada que temer respecto a lo que las cámaras puedan captar en cuanto al recibimiento a Vinicius por parte de las huestes locales, no, no, no, no, ni mucho menos. No es por eso, mal pensados. Será por otra cosa. ¿Cuál? No sabemos. Por otra. Porque el club "no tiene nada que ganar" con esta docuserie, dicen que ha dicho. Quizá limpiar la propia imagen no sea "nada que ganar". Quizá temen que lo que las cámaras de Netflix puedan recoger no ayudaría precisamente a limpiarla. Tan cierto es que Valencia es una ciudad maravillosa repleta de gente fantástica como que su principal club de fútbol tiene un serio problema con la facción más radical (y sí: racista) de su masa social.

Portada Superdeporte

La coartada esgrimida por el fanzine Superdeporte, que en los últimos tiempos se ha destacado de manera especialmente repugnante e irresponsable en una campaña de acoso a Vinicius vergonzosa, dice que el Valencia no permite la entrada de Netflix a Mestalla porque temen "la elaboración de un relato alejado de la realidad". Lo cierto es que las cámaras no elaboran relato alguno. Las cámaras se limitan a captar la realidad. Lo que teme el Valencia no es, pues, ningún relato. Lo que teme el Valencia es la realidad, o al menos, con su oscurantismo, con su opacidad, pone en bandeja la posibilidad de que lo pensemos. ¿Tiene el Valencia derecho a vetar el acceso de las cámaras? Por supuesto. ¿Tenemos los demás derecho a interpretar esa opacidad como estimemos oportuno? Obvio.

En el afán por hacer ver que alguien malo, malísimo, quiere elaborar un relato que deja fatal a la ciudad de Valencia (en lugar de preocuparse de mejorarla atajando el racismo de raíz), hay quien ha llegado a afirmar que Netflix tenía previsto contratar "figurantes" que se hiciesen pasar por racistas en Mestalla para proyectar esa mala imagen y que Netflix la inmortalizara.

Que sí. Que esto ha sido dicho. Hay últimamente a orillas del Turia delirios propios de Syd Barrett en los primeros años de Pink Floyd, pero sin el talento del músico británico, claro.

Tuit figurantes Netflix Mestalla

Lo que aquí se nos revela, merced a la sagacidad de este periodista de querencia ché, es rigurosamente cierto. La Galerna ha podido saber que siete mil extras o figurantes estaban ya contratados por Netflix para hacerse pasar por racistas en las gradas de Mestalla. ¿Quién le devuelve ahora a esta gente la ilusión que había puesto en su bocata de chorizo, sus quinientas pesetas y su tarde en el fúrgol, a trueque simplemente de corear unas cuantas consignas xenófobas?

Un último apunte para este ultravalencianismo desatado y desatinado que de manera chocante se indigna más porque alguien resalte la existencia de nazis en sus filas que por la propia existencia de dichos nazis. El apunte es claro: no todo acoso es racista o, en otras palabras, hay formas de acosar que incitan a la violencia sin ser xenófobas. Cierto (no todo) valencianismo sociológico y mediático parece obtener algún confort por el hecho de que sus insultos a Vinicius no sean racistas. Están llegando a presumir de que no lo son. Llamar literalmente tonto a un futbolista en portada, como Superdeporte ha llegado a hacer, es espolear a las masas contra una persona concreta, haya o no haya componente xenófobo.

Que además, en muchos casos, existe.

Os dejamos con el resto de portadas.

Pasad un buen día.

Portada Marca Portada As Portada Mundo Deportivo Portada Sport

Tweets La Galerna

Se pasó ocho años @antoniohualde despotricando de Bale porque no hablaba español. Ahora le parece que Bellingham en cambio bien... aunque tampoco habla español.

Sin embargo, creo que le entiendo, aunque no comparta su texto.

Estamos ante un escenario -en fútbol y baloncesto- que puede hacer de 2024 el mejor año deportivo de nuestras vidas.
Concentración, humildad y ¡a por ello!
¡VAMOS REAL!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram