Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No ganamos, no perdimos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No ganamos, no perdimos

Escrito por: La Galerna15 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No pudo ser, queridos galernautas, y no vamos a decir que no nos duele. Pese a tanto viento y marea (no exclusivamente procedente de la mera competición futbolística), desconsuela no parar de nadar para acabar muriendo en la orilla, tan cerca de haber culminado una remontada que hubiera sido realmente gloriosa. Recordemos que, según todas las voces "expertas", el Madrid estaba desahuciado hace meses, precisamente tal y como mandan los cánones del viento y la marea, o más bien del ruido y la furia que acompañan al Real Madrid en forma de dimes y diretes, de polémicas de corte y confección, de ligas peligrosamente preparadas, de TAD y faxes, de ruedas de prensa en OK Corral, de portadas desde el filo de la navaja y demás incesantes oleajes tempestuosos.

Contra todo ello también juega el Madrid y no tanto otros clubes, algunos de los cuales encuentran playas perfectamente dispuestas para un reconstituyente baño tras cada sesión de entrenamiento, tras cada declaración altisonante (o meada fuera del tiesto), tras cada gol en fuera de juego, tras cada llamativa expulsión del rival, e incluso tras cada imputación o multa de Hacienda.

Marca Portada Lucho 15.05.16Uno de esos clubes ha ganado finalmente la Liga que hoy termina, alzándose su delantero con el premio de máximo goleador. En consecuencia, la portada de Marca -ya saben, por aquello de la Central Lechera- está casi exclusivamente dedicada a su figura, la de Luis Suárez, se ve que Lucho para los más allegados. No seremos nosotros quienes restemos mérito a la notable cifra goleadora del uruguayo, ni a los grandes beneficios que ha supuesto su llegada para el Barcelona, pero sí nos permitirán torcer un poco el gesto ante la celebratoria portada de Marca -repetimos, por aquello de la Central Lechera- si nos acordamos de algunos goles del charrúa que no debieron subir al marcador, bien por situación no reglamentaria, bien por alguna merecida expulsión que insospechadamente no tuvo lugar más veces de las que puede asumir la sana razón. Los rivales del Barcelona sabrán de sobra a lo que nos referimos, esos que tal vez hayan llegado a preparar su partido con diez jugadores por si acaso se daba lo que de hecho se dio en repetidas ocasiones.

Aprovechamos el dato goleador de Luis Suárez para, de paso, pedir que alguna santa vez se le ocurra a alguien en este mundo reconsiderar el tópico de la pegada, habitualmente atribuido al Real Madrid sin asomo de reflexión. Una cosa es que el Barcelona haya ganado la Liga y otra bien distinta es que su apolillado relato del estilo permanezca incuestionado por mera vagancia intelectual, cuando no por aquello de bailarle el agua al club de los valors. Asumimos que el Madrid ha perdido la Liga, o mejor, que no ha podido finalmente ganarla (que no es lo mismo), pero el cuento chino del tiki-taka se lo van contando a otro, que a nosotros nos da la risa y también el bostezo.

As Portada Alirón 15.05.16Efectivamente, no es lo mismo perder una Liga que no ganarla. El titular superior de As -"El Madrid apretó hasta el final"- hoy nos ayuda a pensar esta diferencia (gracias, Relaño). El único que podía haber perdido esta Liga es el Barcelona, equipo que logró bien pronto una importante distancia en el liderato y, como ya ha quedado dicho, equipo de las esencias, de la playa en perfecto estado de revista, de la balsa de aceite, el margarita y el paipay. Así se las ponían a Felipe II.

Al Madrid, en cambio, se las ponen para que salga a surfear entre las bombas, y aún así ha sido capaz de llegar bien vivo a la última jornada, en un final de temporada antológico por parte de los de Zidane, ese semientrenador sin experiencia que no le había ganado a La Roda, ¿recuerdan? Ya nos disculparán, pero creemos firmemente que eso no es perder, sino no ganar. Un equipo que vuelve de la tumba (tan bien acondicionada por tantos extraños y hasta por algunos propios) para dar constantes y esforzadas señales de vida plena no ha perdido. Un equipo capaz de superar el récord de victorias consecutivas en un final de Liga no ha perdido. Un equipo que se queda a un solo punto del líder tras haber estado no hace mucho a más de diez no ha perdido, aunque de hecho no haya ganado la Liga. Un equipo que ha logrado estar en la final de la Copa de Europa por segunda vez en tres años no solo no ha perdido, sino que puede salir aún victorioso -y menuda victoria- esta temporada que aún no ha terminado.

Por supuesto no nos conformamos con no perder, pero aún menos con contribuir a esa lógica desnortada que solo sabe de cielos o infiernos, de derrotas sin paliativos o victorias sin mácula, de fracasos sin redención o éxitos de plena luz. Participar de esa falacia sí que sería perder, y algo más que un campeonato de fútbol.

Mundo Deportivo Portada Campeones 15.05.16Sport Portada Merecidísima 15.05.16Con idéntica foto de portada salen hoy los periódicos deportivos catalanes (qué le pasa a Messi). Ya se sabe que la fiesta está reñida con ese engorro de ponerse a currar, cosa que por supuesto comprendemos, así que "esta misma y a la rúa", tal vez hayan gritado despreocupados en la redacción de Sportivo. Si el "¡Campeones!" de Mundo Deportivo es incuestionable, aunque ciertamente manido, el "¡Merecidísima!" de Sport tal vez denote cierta mala conciencia, y no sólo por la miseria moral que apareja su portada de ayer, en la cual brillaba por su obscena ausencia mención alguna a las víctimas del atentado contra la peña madridista de Irak. Quien atesora la suficiente inmundicia como para cometer ese (sin duda) deliberado pecado de omisión cómo no va a a gozar (y hozar) en una algarabía del siguiente tipo:

- "Dirán que si los goles en fuera de juego, tú; que si los partidos contra diez, que si a Suárez no lo expulsan ni a palos, que si la abuela fuma... Pongamos '¡merecidísima!' y p'alante, que the show must go on y nuestro relato de Messi (no, en serio, qué le pasa en la foto) en el País de las Maravillas apuntala cualquier problema de habitabilidad. Venga, ponte el bañador de Mundo Deportivo y a la playa, que tenemos la marea a favor."