Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Neymar y su buen amigo el lechero

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Neymar y su buen amigo el lechero

Escrito por: La Galerna16 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Entre las canciones escritas por el gran letrista Johnny Burke resalta la maravillosa My very good friend the milkman, que el gran y malogrado  Fats Waller, entre otros, convirtió en un standard del jazz. A través de sus deliciosos versos, el protagonista de la canción, demasiado tímido para declararse directamente, utiliza al lechero como modo indirecto de pedir matrimonio a su amada.

My very good friend the milkman says
that it would make his burden less
if we both had the same address, 
so he suggests that you should marry me.

Que dice el lechero que sería mejor para él si, en lugar de vivir en dos casas distintas, viviéramos en la misma para que él se ahorrara un viaje con las pintas de leche, de modo que sugiere que nos casemos.

Mundo Deportivo no es exactamente Johnny Burke ni quiere pedir matrimonio a nadie. Pero ha elegido un modo indirecto de contar las cosas a sus lectores que nos recuerda a este. Demasiado tímido para decirle a sus lectores que el Barça no tiene un euro, ha elegido una conversación entre Leonardo y Neymar para hacer partícipes a sus fieles, si los hubiere, de la terrible realidad económica culé.

 

 

Sí, amigos. Leonardo, el director deportivo del PSG, es el lechero de la noticia de Mundo Deportivo. Un Leonardo que (saboread la maravilla) le ha hecho ver a Neymar que "la fuerte inversión blaugrana en De Jong y Griezmann" hace que la operación de vuelta de Neymar al Barça sea "complicada".

Para un periódico más valiente, sería sencillo decirlo directamente. "Queridos lectores, el Barça no tiene dinero para fichar a Neymar. Lo que tenía (y lo que no tenía, pues ha pedido un préstamo y descontado bancariamente varias facturas) lo ha destinado ya a la contratación de De Jong y Griezmann". Como se trata de un rotativo (digámoslo así)  remiso a dar malas noticias relativas al Barça, supera su timidez usando a Leonardo al modo en que el gran Burke usaba al hombre de la leche. Al fin y al cabo, entre pedir matrimonio y declarar la bancarrota no hay tanta diferencia según los más escépticos.

 

 

Sport tampoco ve fácil lo de Neymar, y para ilustrarnos nos pone exactamente la misma foto de Mundo Deportivo, regalándonos uno de esos días en los que el parecido innegable entre ambos medios los convierte ya en indiferenciables, en perfectamente asimilables. Cada vez que Sport y Mundo Deportivo (Sportivo para los amigos) nos sueltan la misma portada, un gatito muere y un lector de La Galerna aplaude. Neymar, por lo demás, "forzará nuevas cumbres" para que se concrete el fichaje. Hasta la fecha, las cumbres se ascendían o se escalaban. Ahora dicen las cumbres que Neymar las fuerza, con o sin teléfono móvil inmortalizando furtivamente la escena.

 

 

As nos trae un refrito de una entrevista con Jovic. Bien está, aunque mejor aún está que esta vez no hayan caracterizado de superhéroe al protagonista de su primera plana. Parece que As empieza a dejar atrás esa tendencia que el post-relañismo había ensayado, y nos alegra, porque no nos gustaba a nadie (lo tenemos muy hablado) esa cosa cutremárvel de pésimo gusto que disfrazaba a Nadal de Capitán América y tal. Jovic es Jovic, y no hace falta disfrazarlo de Thanos para que empiece a inocular miedito a las defensas rivales. Qué pintaza tiene este chico, hermanos. Leed el análisis de sus méritos por parte de Pepe Kollins y que tiemble el más pintado.

Por último, Marca nos trae a Gareth Bale y la oferta que sobre él ha hecho el Tottenham. No está fácil porque el salario del jugador puede suponer un escollo, pero ya hay una oferta. Gareth Bale puede estar más cerca de irse, con lo que sus detractores en el madridismo pueden estar un poco más cerca a su vez de empezar a quererle, sí, justo ahora, cuando ya el amor no sirva para nada. Nosotros ya le hemos declarado nuestro amor a Bale muchas veces, de mil y un modos, con o sin la ayuda del lechero, y no necesitaremos cambiar nuestra política al respecto. Queremos mucho a Gareth.

Pasad un buen día.