Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis de jugadores
Jovic, el acierto de fichar a un Luka

Jovic, el acierto de fichar a un Luka

Escrito por: Pepe Kollins10 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“Ahora ya lo puedo decir: no he regateado a una farola en mi vida”. Así se confesaba Hugo Sánchez a los periodistas el día de su retirada. No se trataba de una declaración de debilidad del orgulloso delantero mexicano. Todo lo contrario, su discurso solo iba orientado a destacar su condición de gran rematador, uno de los mejores que jamás hayan visto los aficionados. En el campeonato de Liga de la temporada 89/90 consiguió marcar 38 goles, todos al primer toque.

Esa misma característica es la que podemos destacar en Luka Jovic, el atacante serbio del Eintracht de Frankfurt, cuyo traspaso al Real Madrid hoy anuncia el diario AS por 60 millones de euros. Luka puede rematar cualquier cosa que le llegue. Posee un potente salto y un gran remate orientado de cabeza, el instinto depredador para cazar balones rifados en área chica, un potente disparo, que carga con suma rapidez y que acostumbra a ajustar a los palos, o marcar a la media vuelta, sorteando al defensor apostado tras él. Sus remates abarcan cualquier variedad: desde acrobáticas tijeras, a voleas o sutiles vaselinas por encima del portero.

No son pocos los que han distinguido en el serbio de 21 años las maneras de Gerd “Torpedo” Müller, el mítico delantero de la Die Mannschaft y el Bayern de Munich. Otros, como Zvezdan Terzić, director general de la Estrella Roja de Belgrado, lo comparan, acertadamente, con otro implacable rematador de la última década: Radamel Falcao.

Sorprenderá, después de esta declaración, que afirme que la demarcación más frecuentada por el delantero del Eintracht, esta temporada, no ha sido la de nueve. A pesar de no destacar por su regate ni su desborde, Luka Jovic es un jugador de gran movilidad - promedia casi 10 kilómetros recorridos por partido -, que se extiende a todo el frente de ataque, y con una gran capacidad para permutar y asociarse. Con frecuencia baja hasta la medular para apoyar la construcción del juego, o recibe de espaldas a la portería para, seguidamente, descargar el juego a banda. Luka tiene facilidad para filtrar pases a sus compañeros y le sobra calidad para asistir con el empeine, de tacón o de espuela. El Eintracht no solo ha disfrutado de sus goles - 26 en 44 partidos, un gol cada 114 minutos de juego – sino también de su complicidad con sus dos otros compañeros de ataque: Sebastien Haller y Ante Rebic.

 

 

Pese a ello, la futura evolución de Jovic solo conduce al lugar donde resulta más letal: el área. Fue ahí donde asombró de niño y adolescente en el Estrella Roja de Belgrado y donde ahora se afianza con el paso de los partidos, gracias a unas características ideales para convertirse en un delantero centro de referencia: definición quirúrgica, ambidiestro, búsqueda insaciable de gol, lectura de la jugada para atacar los espacios adecuados en el momento preciso y una faceta que tenía pendiente, pero que en su etapa alemana ha terminado por desarrollar: suficiente potencia física para ir al choque con los defensas.

Ese fue el motivo por el cual el F.C. Barcelona desplazó, hace un mes, a toda su plana deportiva (Eric Abidal, Pep Segura y Ramon Planes) a San Siro, para presenciar la actuación del delantero serbio, en el duelo que enfrentó, en octavos de final de la Europa League, al Eintracht de Frankfurt y el Inter de Milán. No apuntaban mal los dirigentes azulgranas. Haciéndose eco de la noticia, el portal web de estadística avanzada y análisis táctico, Statsbomb, reflejó en un informe las enormes similitudes que reflejaban los patrones de juego de Luka Jovic y Luis Suárez (número de remates, porcentaje de acierto, número de intervenciones en el área, progresiones, zonas de influencia, etc...).

El uruguayo mostraba, no obstante, una mayor movilidad en el área (posiblemente por el efecto de las incorporaciones de Messi, lo que multiplican también sus números de asistencias), mientras que el serbio se mostraba más comprometido en tareas defensivas y de presión en todo el frente del ataque, bajando con frecuencia, incluso, a defender.

 

 

Las dudas que surgieron tras su paso por el Benfica parecen haberse disipado. Jovic aterrizó en el equipo lisboeta con 18 años, apenas dispuso de unos minutos en cuatro partidos y fue rápidamente derivado al filial en segunda división. Su periplo con las águilas terminó el día que fue cazado en un local nocturno la noche previa a un partido. El propio Jovic admitió, más tarde, que tenía "un problema en mi cabeza". La rectitud alemana fue mano de santo. El exigente Niko Kovac, actual entrenador del Bayern de Munich, al mando entonces del Eintracht, incidió en su preparación física e inculcó al joven la debida exigencia en un profesional. Esa misma temporada Jovic resultó decisivo para la consecución del título de Copa. Su maduración tuvo continuidad en la actual, en la que sus registros goleadores se han disparado y durante la cual, además, Luka ha estrenado paternidad. Su compañero Alexander Meier, máximo goleador de la Bundesliga hace cuatro años, ha asegurado que “nunca he jugado con un futbolista con tanta calidad como Jovic”.

De confirmarse su pase, su encaje en el Real Madrid se antoja ideal, pudiéndose adaptar tanto a una delantera de tres, cediendo a Benzema el puesto en el eje del ataque, como sustituto del propio Karim, o incluso, perfectamente, compartiendo delantera con el francés en un 4-4-2. La capacidad del internacional serbio para retener la bola de espaldas y devolver de cara a los compañeros que se incorporan, puede suponer un festín para los Asensio, Vinicius, Rodrygo… y quien sabe si también para Hazard o Pogba.

Lo que sí está claro es que esos centros a la olla, que hasta ahora permanecían huérfanos de rematador en el Bernabéu, pueden haber encontrado, por fin, quien los culmine. Si finalmente se concreta el fichaje, podremos ver muchas veces a Jovic girando su dedo índice a la altura de la sien, su característica celebración.

Y es que a fin de cuentas… ¿Cómo va a salir mal fichar a un tipo que se llama Luka?

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

18 comentarios en: Jovic, el acierto de fichar a un Luka