Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El comodín Neymar

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El comodín Neymar

Escrito por: La Galerna5 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. En el entorno culé ya no saben qué hacer para disimular los efectos psicológicos de la derrota en el Bernabéu, una derrota que cada vez debería estar más lejana en el tiempo, pero no. La tienen bien presente.

Ello les conduce a una suerte de escapismo al cual quieren conducir a su público para distraerlo. Hay a tal efecto multitud de artificios y trucos de prestidigitador que la actualidad siempre va a ponerte a mano (léase coronavirus) y otros que tú sacas a relucir de manera completamente artificial aunque no conformen ni de lejos dicha actualidad.

Léase Neymar.

Sí, amigos: el comodín Neymar. Como atinadamente comentaba ayer Ramón Álvarez de Mon en twitter, el Barça está a una denuncia más en los tribunales por parte de Neymar de poder fichar a Neymar. Pero hay para quien la vida consiste en echarle cara y desfachatez. Hay para quien la vida se resume en las palabras “como si nada”, y en ese apartado caen tanto el Barça como su entorno, esa gente capaz de hablar del fichaje de Neymar (tan hipotético por lo demás que nunca ocurre) como si el futbolista no tuviera hiperdenunciado al club de presunto destino ante la justicia.

La forma de utilizar a Neymar para tratar de hacer olvidar a la masa social culé el descalabro del Bernabéu (con goles a la vez de Vinicius y Piqué en propia puerta, y de Mariano) no puede ser más infantil. “El PSG prioriza ahora dar salida al brasileño”. Ahora, dicen. Ya lo priorizaba el verano pasado e incluso este invierno, bien lo sabéis, adorables desaprensivos nuestros, lo que pasa es que el club de vuestros desvelos pretendía una cesión poco menos que gratuita o a cambio de jugadores porque el club de vuestros desvelos tiene las arcas más vacías que el corazón del Dr. House. De manera que por muy prioritaria que el PSG considere la salida del carioca, suponiendo que realmente la considere prioritaria, el Barça no va a poder ficharlo por la sencilla razón de que hay un elefante rosa en la habitación, y el elefante rosa es la falta de dinero. Es de suponer que al importe por la contratación de Neymar que pida el jeque habría que añadir además el saldo que se le debe al brasileño, a menos que la justicia dictamine lo contrario. Había una vez un circo que alegraba siempre el corazón (pero no la cuenta bancaria, desgraciadamente), un mundo de color, un mundo de ilusión, lleno de alegría y de morro. No rima pero es la verdad.

Con todo, Sport no se conforma con tratar de aplicar al alicaído barcelonismo el paño caliente de la ficticia llegada de Neymar, sino que por el mismo precio y en la misma portada pretende derrumbar las esperanzas blancas de hacerse con Mbappé (“... y declarará intransferible al francés”). Nos preguntamos si de verdad es posible ser más pueril y tomar por idiota a tu lectorado de una manera más estomagante.

-No os preocupéis, niños. Hemos palmado contra el Madrid a pesar de habernos pasado la semana previa descontando que les íbamos a arrasar diciendo que nos tenían “pánico” y “que viene que viene” Messi. Pero todo está bien, queridos niños, y sabéis por qué? Porque vamos a fichar a Neymar a cambio de unos pocos tiquitacacoins y los malos no van a poder fichar a Mbappé. Yupiiiiii.

SI lo de Sport es patético, aún no se ha inventado la palabra para describir lo de Mundo Deportivo, que toma por todavía más tontos a sus lectores que Sport (no sabemos si son en esencia los mismos lectores) por cuanto quiere venderles no la moto de Neymar, sino la de Ferrán Torres. Un mundo de ilusión, lleno de alegría y de pasión. Vamos todos al circo con cara taciturna mientras el padre escolapio que nos guía restalla al frente de la comitiva una sonrisa profidén que a nadie contagia.

Por lo demás, solo nos restaría felicitar a la Real Sociedad (y en particular a Ødegaard, que es nuestro) por el pase a la Final de la Copa del Rey 32 años después. Lo de “32 años después” nos suena a todos. A ver si Ø tiene la misma suerte que el club al que pertenece la última vez que fue a jugarse algo importante 32 años después.

Pasad un buen día.