Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Neymar, a Las Gaunas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Neymar, a Las Gaunas

Escrito por: La Galerna9 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Unanimidad absoluta en los cuatro jinetes del Apocalipsis a la hora de elegir tema de portada, y ese tema no es otro que Neymar. Salta la sorpresa en Las Gaunas. No, a Las Gaunas no creemos que vaya. Es una frase hecha que ha quedado así en el mundo del fútbol.

Nos aventuramos a afirmar que no va a ir a Las Gaunas, sí, pero poco más podemos decir sobre su futuro. No sabemos qué va a pasar con Neymar. No nos preguntéis más.

Lo que nos indica una mezcla inextricable de intuición y conversaciones más o menos exclusivas es que resulta altamente improbable que Neymar recale en el Real Madrid porque el Real Madrid a día de hoy no le quiere. También es bastante improbable que recale en el FC Barcelona porque dicho club carece de dinero, que es una cosa importante cuando uno va al mercado. Decía Woody Allen que entre salud, dinero y amor no tenía más remedio que quedarse con el segundo porque esgrimir una analítica de sangre y orina intachable no te va a procurar un filete en la carnicería. Estas cosas son así. Bartomeu puede tener la glucosa y el colesterol a niveles plausibles pero no por eso le va a vender el jeque a Neymar por mucho que el jeque ande del carioca hasta las napias, que es una palabra que probablemente no había salido en el portanálisis en toda su historia.

Sociológicamente, el asunto Neymar es fascinante. Hace pocos meses la cosa era así: la generalidad de los madridistas no le querían en el Madrid pero bajo ningún concepto le deseaban de vuelta en el Barça tampoco. Los culés, por su parte, eran en su mayoría reacios a admitir su retorno a Can Barça pero sentían pavor ante la perspectiva de un Neymar vestido de blanco. Lo de Las Gaunas puede ser una solución improbable, pero sí es una que habrían firmado la mayoría de los partidarios de uno y otro club: una solución neutral, bonita, pintoresca, que alejara de ellos el cáliz pero tampoco lo pusiera en los labios del eterno rival. Es un cáliz traicionero para bien, presunta cicuta que muy bien puede tornarse elixir de la eterna juventud.

Eso era hace unos meses. Lo cierto es que, si bien es posible que en los alrededores (físicos y emocionales) de Can Barça se mantenga esa postura -rechazo a la idea de ficharlo, pero aversión aún mayor a la idea de que lo fiche Florentino-, es posible que la percepción del tema Neymar haya cambiado al otro lado del río. El deseo de ver caras nuevas es tan potente entre la parroquia blanca que no es descartable que incluso la cara de Neymar fuera aceptada y recibida con alborozo, trajera el peinado que trajera.

En la cuenta de Twitter de La Galerna, de hecho, hemos preguntado y los resultados son favorables a un posible arribo del brasileño. “Estamos locos? Claro!” fue con un 48% de los votos la respuesta más numerosa a la pregunta “Traerías a Neymar al Madrid cedido con opción de compra la temporada que viene?”. Un 34% de los galernautas votaron “Por nada del mundo”, mientras el restante 18% optó por “LQDZ (Lo Que Diga Zidane)”. Resultados no muy concluyentes por tanto, pero en su mayoría favorables a una llegada de Jr. o al menos a su llegada en los términos expresados en la pregunta.

Así pues, todo parece indicar que hay un giro en la apreciación de la opción Neymar por parte del madridismo, y que se trata de un giro positivo. Las posturas siguen enconadas (a nadie deja indiferente el sujeto de la controversia) pero parece aumentar el porcentaje de quienes no desdeñarían esa posibilidad. Se trataría de un fichaje arriesgado, qué duda cabe, acerca del cual en estas páginas habéis podido leer colaboradores a favor y en contra (sobre todo lo segundo, si somos sinceros). Nuestro presidente, con todo, no parece distinguirse por su aversión al riesgo. El propio fichaje de Ronaldo Nazario, que traía la rodilla de aquella manera, supuso la asunción de una amenaza junto a la promisión del fenómeno.

¿Qué será será?, cantaba la voz de Doris Day, perdiéndose en los pasillos de aquella siniestra embajada, en El hombre que sabía demasiado. Nosotros en cambio, a diferencia del personaje encarnado por James Stewart en el clásico de Hitchcock, no sabemos absolutamente nada, es decir, igual que el resto. Decíamos al principio que el Madrid a día de hoy no le quiere y quizá decidimos decir “a día de ayer”. Todo cambia muy rápido, y más con el cierre del mercado inglés por medio. Pogba es imposible, puede venir Ney.

Pasad un buen día.