Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Molti di noi

Molti di noi

Escrito por: Jesús Bengoechea6 abril, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En el actual fútbol de élite, aquel donde los futbolistas viven aislados del mundo en mansiones de muros infranqueables, pocas veces existe la posibilidad de contrastar si los héroes empatizan con el sentir de los aficionados. En el caso del Madrid, y por muy ejemplares que en general nos parezcan nuestros futbolistas, parecía existir un desajuste entre su forma de afrontar la rivalidad con el Barça y el modo en que lo vive el hincha.

Esa aparente disparidad murió ayer.

El 0-4 en el Spotify cierra la herida, clausura la divergencia. El aficionado blanco se sintió ayer representado por su equipo en el modo en que este se deshizo de la piedad mal entendida y no reservó energías en el empeño de hacer trizas a quien, sencillamente, lo merece.

Ya no hay duda. Lo saben como nosotros. Lo ven como nosotros. Anoche exhibieron, por primera vez en mucho tiempo contra el Barça, un afán vengativo que es el nuestro, una rabia espumeante en la que nos reconocemos, una furia que nos extrapola

Y no lo merece en aras de una simple rivalidad deportiva, sino en virtud de la consideración ética que abre un abismo entre quien compra árbitros y quien no lo hace, quien niega desvergonzadamente la evidencia o (aún peor) saca pecho ante sus propias tropelías y quien asiste colérico a la indecencia. El Barça se ha situado- institucional, mediática y sociológicamente- más allá de los límites de la moral más laxa, y el Madrid se encuentra en el polo opuesto no solo porque su historial es infinitamente superior en lo competitivo (anteayer, ayer y hoy) sino porque ese historial no es fruto de ningún acuerdo secreto con el estamento arbitral. El aficionado del Madrid se preguntaba hasta la noche del 0-4 copero si sus jugadores sentían lo mismo que él, sí sentían o no el mismo ansía de reparación moral que hervía y aún hierve en su interior, muy especialmente desde que las revelaciones sobre Negreira disiparon cualquier duda sobre la completa falta de limpieza de la competición, algo que quien más quien menos ya sospechaba con fuerza.

Ya no hay duda. Lo saben como nosotros. Lo ven como nosotros. Anoche exhibieron, por primera vez en mucho tiempo contra el Barça, un afán vengativo que es el nuestro, una rabia espumeante en la que nos reconocemos, una furia que nos extrapola.

Para identificarnos con la forma de vivir el madridismo de un jugador actual o pretérito, el vikinguismo tuitero ha tomado prestado del italiano la fórmula “uno di noi”. Desde la gloriosa temporada pasada intuíamos que se nos ha quedado corta. Son muchos “uno di noi”, demasiados. Son “molti di noi”. Uno di noi es Benzema, acumulando goles y sutilezas desde su seriedad profética. Otro di noi es Vinicius, espíritu indomable en cuerpo virguero, como lo es Camavinga adaptando cualquier puesto en el campo (y no al revés) a su porte incomparable y su clase refulgente, como lo es la gravedad imbatible de Militao, la sabiduría inmarcesible de los injubilables Modric y Kroos, el trabajo denodado de todos los demás. Han dignificado esta Copa del Rey con un recorrido memorable, y solo resta ganar la final (no será fácil) para consagrar la identidad suprema.

Molti di noi.

Fundador y editor de La Galerna (@lagalerna_). Autor de Alada y Riente (Ed. Armaenia), La Forja de la Gloria (con Antonio Escohotado, Ed. Espasa) y Madridismo y Sintaxis (Ed. Roca). @jesusbengoechea

5 comentarios en: Molti di noi

  1. Bien, don Jesús, pero a mí me faltó algo de sangre, tras el 3-0 hubo unos minutos en el que el cuarto se mascaba, luego tras los cambios del Barça hubo unos minutos de contemporización, que me desesperaron (2 goles arriba no es tanto) y al final un carrusel de llegadas que se cortaron con el cuarto gol, porque el Barça con buen criterio decidió ir a que expulsaran o quitaran a Vini, que como un Aquiles en el Escamandro deseaba más y más.

    1. Eres representante, como yo, de ese perfeccionismo exagerado que comentaba en otro de los artículos de La Galerna. Disfrutemos. Repito que yo no había vivido un 0 4 en el Camp Nou. Es cierto que parecemos tan superiores que da rabia no aplastarlos aún más, pero coincidamos en que el resultado es histórico y la segunda parte maravillosa.

  2. De todas maneras, no vayan a pensar que nos olvidamos de pedir justicia y limpieza en el deporte español. Hay que castigar severamente al 8cholona ( recordemos que el 4 es un submúltiplo del 8) por décadas de ganar gracias al arbitraje.

  3. Ahora hay que mostrar esa misma rabia en el juzgado, exigiendo al juez un 0 a 4 en una sentencia que represente todo esto que sentimos. Sin piedad ni medias tintas. Hay que goear en el juzgado.

  4. Gracias equipo, porque hicieron que “tutti noi” disfrutásemos de una exhibición grandiosa humillando al equipo tramposo, en su propia casa. Que gozada ver cómo los descubridores del fútbol, los del estilo, los del ADN, eran sometidos por nuestro equipo, hasta tal punto que lo único que les preocupaba después del cuarto gol era que no les cayesen más goles. Por otro lado, sus aficionados hicieron gala de sus “valors” lanzando objetos al terreno de juego, e increpando a algún seguidor del Madrid que estaba en las gradas. Capítulo aparte merece ese macarra perdonavidas, GAViolento, que la prensa tribunera de este país se ha propuesto colocar a la altura de crack mundial. Jugador limitadito, que no ha empatado con nadie, antideportivo, sucio, que fuera de esta Liga, donde es impune, no le valdrian sus marrullerias. !!! HALA MADRID !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Surcando mares bravos que otros solo intuyen vive el Madrid. Ancelotti capitanea la nave y el #portanálisis glosa sus maneras.

👉👉👉 https://shre.ink/85Yj

📝Desde ya en @lagalerna_ comentamos la victoria del Real Madrid femenino ante el Levante que prácticamente certifica un nuevo subcampeonato. Lejos del Barça, lejos del resto: la gran paradoja del proyecto.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram