La Galerna

Misión cumplida

Hoy es mi último día como redactor jefe en La Galerna. Al iniciar mi labor, hace ya más de dos años, me propuse como objetivos que la web ampliase notablemente su alcance, reforzase sus señas de identidad y estableciese como pauta innegociable el respeto hacia todo el mundo. Creo humildemente que, gracias al trabajo de todos, se consiguió.

Y no fue fácil. No lo fue porque el fútbol es un ámbito profundamente emocional que hace gravitar a los aficionados hacia los extremos, lo que con frecuencia deriva en perspectivas sesgadas y posturas demasiado rígidas.

Lo primero que hicimos fue abrir las puertas a todos los aficionados blancos. Es el madridismo una comunidad diversa que se estratifica en múltiples bandos genéricos (oficialistas, opositores, haters, happy´s …), pero que también fructifica con facilidad en interminables filias individuales (casillistas, mourinhistas, raulistas, lasistas, etc..) a cada una de las cuales se le opone, con afán cainita, su fobia correspondiente.

el fútbol es un ámbito proFundamente emocional que hace gravitar a los aficionados hacia los extremos, lo que con frecuencia deriva en perspectivas sesgadas y posturas demasiado rígidas.

Lejos de optar por un posicionamiento definido, nosotros decidimos constituirnos en un foro que diera voz a todos. Aunque es cierto que no a todos por igual, ya que, de forma natural, nos alineamos, en mayor medida, con las personas que, desde hace seis años - periodo desde el que existe la web -, están al cargo del club, cada una en un área y nivel diferente. Sin renunciar a un espíritu crítico, que la entidad viviese un momento esplendoroso desde el punto de vista deportivo, económico e institucional, así lo justificaba.

No obstante, jamás se le negó la voz a alguien. Todo lo contrario. Se puso empeño en que nadie se quedase fuera y que todas las opiniones tuvieran su oportunidad. Rastrear esos matices en las redes y darles un espacio proporcional fue una labor esencial. Editar un texto que reflejaba un prisma completamente contrario al tuyo se convirtió en algo habitual. Curiosamente, esa apuesta por la diversidad, no fue bien acogida en un principio. Pero con el tiempo, al menos, todos asumieron que eso era La Galerna: el espacio donde podían expresarse todos los madridismos.

con el tiempo, al menos, todos asumieron que eso era La Galerna: el espacio donde podían expresarse todos los madridismos.

Esa tolerancia se convirtió en una seña de nuestra identidad. En la Galerna escribieron y escriben personas que no disimulan otra adscripción deportiva, como también acudimos, en alguna de nuestras entrevistas, en busca de voces discrepantes con nuestro club para contrastarlas con la nuestra.

Otras de las características que mejor nos han definido han sido las que reza nuestro lema: madridismo y sintaxis. Siempre hemos tenido el empeño de contar el Real Madrid desde diferentes ángulos, pero, sobre todo, contarlo bien, haciendo uso de un lenguaje adecuado y, a ser posible, con estilo. El nivel de muchas de nuestras firmas así lo demuestra.

Siempre hemos tenido el empeño de contar el Real Madrid desde diferentes ángulos, pero, sobre todo, contarlo bien, haciendo uso de un lenguaje adecuado y, a ser posible, con estilo.

Una visión multidisciplinar del madridismo fue otro de los rasgos que aportamos. Percibir el Real Madrid no solo como un club o un equipo de fútbol sino, también, como una manera de ver la vida a través de los valores que lo han significado. De esta manera, introdujimos en la visión madridista ámbitos como el cine, la música, la literatura, la filosofía o la historia. El Madrid como medio para llegar a todo.

La Galerna ha sido exaltación de nuestro club, pero a la vez defensa del mismo. Nuestros Portanálisis son el principal medio para conseguirlo con una crítica mordaz contra los medios de comunicación y rivales, en ocasiones, incluso, resultando cáusticos. Una licencia que nos permitimos mitigándola a través del humor, otro de los factores que distingue a esta sección y que también nos distingue como web.

La Galerna ha sido exaltación de nuestro club, pero, a la vez, defensa del mismo. Nuestros Portanálisis SON el principal medio para conseguirlo

Por último, el respeto fue una pauta en la que hemos hecho especial énfasis, tanto en los textos como en los comentarios. Respeto por todos: por los medios, por los periodistas, por los árbitros, por los dirigentes, técnicos y jugadores, propios y rivales. Toda la pasión que sentimos no compensa traspasar esa línea roja. Es posible debatir, es necesario criticar y defenderse sin faltar a la dignidad de nadie. Es fácil dejarse arrastrar por las fuertes emociones que nuestros equipos nos provocan. Si alguna vez sucede, conviene disculparse. Eso es todo. Pero si no podemos controlarlas por sistema aquello que tanto queremos carecería del valor que le presuponemos. Respetar al otro es respetarte a ti y a los tuyos: Enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano sin envidias ni rencores.

Esos han sido, en resumen, las metas que nos marcamos y que se seguirán marcando, junto a otras muchas a las que apuntarán, los que en este proyecto se quedan, todos de enorme valía. Toda la suerte para ellos y para La Galerna.

Gracias a todos. Hasta pronto. Y ¡Hala Madrid!

Salir de la versión móvil