Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Tomás Guasch
Mira, chato (LXXXV)

Mira, chato (LXXXV)

Escrito por: Tomás Guasch31 julio, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tengo manos de ginecólogo

Servidor tiene manitas de ginecólogo. Pequeñas, juguetonas. Cariñosas. Capaces de entrar, moverse y resolver en espacios reducidos. Me lo dijo un profesor hace unos muchos años. “Tú tienes que ser ginecólogo, esas manitas…”. Sí. Mis manos son Amancio en manos. Cito al gallego pues cuando aquel consejo era el rey de la cosa reducida.

No le hice caso al maestro, quizá me equivoqué. El caso es que con mis manitas me fui ayer al campo de fútbol más próximo, el del Mercadal CF, agarré una escalera y con mis manitas medí el travesaño. Me sobró mano derecha. No probé con la izquierda, pero imagino que el resultado habría sido el mismo.

Es un ‘peazo’ madera a lo largo. A lo ancho, poca cosa. Bajé y me retiré unos metros. Ves la portería así, de frente, y concluyes: hay que tener mucho arte para darle una vez a cualquier palo. El Madrid lo hizo cinco veces. Los yanquis acabaron encantados. Buscan show en el deporte y los blancos no le fallaron. Se explica que casi todos sean madridistas.

Leí y escuché que le faltó puntería. Disiento: darle a eso cinco veces, cinco, los pistoleros del Oeste. La portería es enorme y la pelota, como mis manitas, pequeña. Y más allá de la portería está el resto del mundo. Lo normal ‘quicír’ es mandarla al carajo o entre palos. Puede, claro, que si se da esa opción el portero bloque o despeje el lanzamiento. Pero darle a la madera y cinco veces está sólo al alcance de los elegidos. El guardavallas Ter Stegen se rió de lo lindo cuando el zapatazo de Tchouaméni dio en el larguero, en su cabeza y se fue a córner. ¡Qué arte!

El Madrid no me desagradó en ataque. No marcó, pero llegó 28.000 veces. Si hubiera defendido parecido, la cosa habría acabado 0-0. Creo que el reto de Ancelotti y cía está atrás más que arriba. En lo que requiere atención, sacrificio, concentración

Cosa parecida se la vimos al Barça en la final de la sexta Copa de Europa. Tras atracar al Madrid por dos veces, en el Bernabéu y en el Camp Nou, los arbitrajes de Ellis y Leafe, abuelos de Obrevo y Aytekin, se plantaron en Basilea ante el Benfica pre Eusebio. Palmaron 3-2 el gran Kubala y compañía y le dieron tres veces a los palos que eran cuadrados. Un despelote fue. Tanto que la UEFA ordenó que en adelante fueran redondos. Entraban los 60. Con palo cuadrado el Madrid ganó cinco y con los de ahora, nueve. Un detallito.

El Madrid, por cierto, no me desagradó en ataque. No marcó, pero llegó 28.000 veces. Si hubiera defendido parecido, la cosa habría acabado 0-0. Creo que el reto de Ancelotti y cía está atrás más que arriba. En lo que requiere atención, sacrificio, concentración.

Y viene de lejos, no es de este verano. La asignatura del arte la tiene aprobada. Le queda pendiente la del fajarse, también el aseo en la salida una vez recuperada la bola. Marcar no sólo con la mirada. La cosa defensiva que empieza en el ataque.

 

Mbappé, fijo discontínuo del peseterismo

Se lo cuento el 31-J, fecha en la que MBappé debe cobrar una parte de su prima de fidelidad al PSG. Lo que firmaron, vaya. ¡Pesetero! Hombre, si Arabia le iba a dar 700 kilos y los rechazó -también las tres o cuatro ofertas de renovación del todavía su club- estamos ante un pesetero sui generis. Un fijo discontinuo del peseterismo.

Lo del amor por el dinero me excita. ¿Es más pesetero un futbolista que pide lo firmado o uno de los directivos y similares que sacaron más de siete millones del Barça en la cosa Negreira? Sí, nos cuentan que ni un euro acabó en el bolsillo de un árbitro. Vale. Bien. ¿Y la pasta? ¿’Ande’ la llevó el Team Negreira? Eso es amor a la peseta químicamente puro.  Y menos bonito.

Kylian pues fichará -imagino- por el Madrid en agosto. Uno de los hombres clave está preparando la maleta, ojo. No puedo decir más. Agosto. Es su mes. Su momento. Me encantaría que se hiciera oficial en el descanso del partido en San Mamés, primero de la Liga.

EL PSG quiere a Dembelé y me parece bien. Y lógico: Laporta dijo que el llamado Ousman es mejor que el futuro 9 del Madrid. Y Laporta, en materia de fútbol y señoras, es un crack indiscutible.

Tomás Guasch
Tomás Guasch. Periodista.

3 comentarios en: Mira, chato (LXXXV)

  1. Genial Tomás Guasch, siempre ve un poco más allá que el resto...hacer humor y tan bien de haber dado 5 (o 6, según Bengoechea) veces en el palo es de artistas. Enhorabuena!

  2. Vaya, al final me he quedado sin el chascarrillo guaschero sobre la crisis estomacal por los culés... si es que casi se cuenta solo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Tengo el honor de mantener amistad con la ejemplar familia de nuestro ejemplar presidente, y además tuve el privilegio de participar en este libro colectivo sobre su figura.

🔴La prelista de España, confeccionada por EHQEABAM, para la Eurocopa.

Los madridistas estamos eufóricos ante la presencia de jugadores como Baena, Morata o Fermín.

Eso sí, nos resulta intolerable la ausencia del Balón de Oro Leo Messi.

Me produce una ilusión especial publicar este texto en @lagalerna_

Hay muchas razones para querer a Toni, más allá de su fútbol talentoso y pulcro.

Gracias de corazón, @estrella_fmm.

🔴Superliga

La magistrada del Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid falla que UEFA y FIFA han abusado de su posición de dominio e impiden la libre competencia.

Así mismo, ordena que cesen en las conductas anticompetitivas y les condena a retirar todos los efectos de estas

«¿Han llegado los dos mejores equipos a la final de la Champions? Sí han llegado los dos mejores equipos. Otros están de vacaciones y verán el partido por la tele».

@MrAncelotti, genio y figura.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram