Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Tomás Guasch
Mira, chato (LXXVI)

Mira, chato (LXXVI)

Escrito por: Tomás Guasch29 mayo, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¿A la Premier, Bengoechea? Sería bueno para todos

 

No es el primero que me lo comenta o se lo leo. Que el Madrid debería irse de la Liga, apuntarse a otra. El Espanyol le acompañaría encantado, por cierto.

No encuentro Liga en el mundo donde el arbitraje influya para mal tanto como en la española. Ninguna. Va tomando cuerpo la teoría de que con otro montaje arbitral, el desenlace del torneo hubiese sido distinto por arriba, por abajo y por la mitad.

Gil Manzano Valencia Espanyol

A lo que íbamos. Jesús Bengoechea votaría que el Madrid se fuera a la Premier. Confirma algo tremendo: mucho madridista está hasta el moño de la Liga. Tanto que huiría por la izquierda, a lo León Melquíades. Votaría lo que Jesús.

No encuentro Liga en el mundo donde el arbitraje influya para mal tanto como en la española. Va tomando cuerpo la teoría de que con otro montaje arbitral, el desenlace del torneo hubiese sido distinto por arriba, por abajo y por la mitad

Laporta, primera etapa, preguntó en Francia si le dejarían llevar a su Barça allí. Eran los tiempos del ‘procés’ más rugiente y el presidente estaba cachondo con esa y otras posibilidades. Le dijeron que no. En ese contexto, lo más parecido fue la huida de Puigdemont a Bélgica. Le pilló algo mayor, con menos años igual hubiese pedido probar en el Anderlecht. Fue una pena. Lo del Barça, digo. Hubiese estado muy bien verle recibir a Troyes, Guingamp, Rennes. Sochaux, y viajar a Reims, Toulouse, Brest y cía.

¿A la Premier, Jesús? Ellos estarían encantados. Son la NBA del fútbol, les falta el Madrid… y nada más. Tú, como mucho madridista, entiendes que el equipo competiría de igual a igual, excepto en algo que luego comentaré. Igualdad en el trato y en los arbitrajes. No veo a la afición del Aston Villa recibiendo al Madrid al grito de ¡monkey, monkey! Ni a su VAR eligiendo imágenes, trazando líneas propias de jovencitos una noche de sábado.

La tiranía del Real

Las últimas experiencias con equipos de allí, Chelsea, Liverpool, City, incluso el vecino Celtic de Glasgow, avalan esa teoría. El Madrid ganó, perdió o empató. Sin más. Es verdad que el gol del City en Chamartín llegó tras una acción irregular, la pelota que salió por la línea de banda y no lo advirtieron linier ni VAR. ¡Comparado con lo de aquí, aquello fue un penalti a favor…!

La Premier tiene un gran problema, quizá el único, pero muy gordo: permite que compitan clubes estado, que rima con dopado. City y Newcastle, a la cabeza. Para jugarles de igual a igual deberíamos vender al Madrid a un jeque con mando en plaza. Y eso, al madridismo doliente no le gustaría un pelo. Podría intentar meterles en cintura y que la Premier fuera de verdad una Liga seria. Sería razonable.

¿A la Premier, Jesús? Ellos estarían encantados. Son la NBA del fútbol, les falta el Madrid… y nada más

Cuando la semifinal se publicó un datito demoledor: en los últimos siete años, el cálculo fichajes-ventas de jugadores arrojaba un saldo positivo de +10 en el caso del Madrid y de menos 670 en el del City. Es decir: la suma/resta de lo que compró y vendió el Madrid le supuso ganar 10 millones mientras que el equipo de Manchester perdió… 670. Y no pasa . Unos artistas. Consentidos.

Si se resolviera la cosa no le vería mayor problema. Sería beneficioso para todos. Para el Madrid, una experiencia nueva, muy agradable incluso en la derrota. Que alguna habría, claro. Y la Liga descansaría feliz pues se habría librado de su club más nocivo, odioso y perseguible. Sería bueno para todos, sí.

Vini grada Mestalla

Como eso, lo de la marcha a Inglaterra, lo veo complicado, sí iba a escribir, y lo hago ya, que entra junio, acaba el campeonato y el 12 de agosto Dios mediante empezará el siguiente. Y el Madrid estará en la línea de salida salvo sorpresón.

Lo cual quedará como un enorme gesto de generosidad del club hacia el resto de competidores y aficiones todas. Digno de un Princesa de Asturias. El Madrid retocará su equipo buscando ser mejor —y de conseguirlo lo aprovechará la Liga— siendo consciente de que le tomarán el pelo una vez más y desde la primera jornada.

Será pues justo y necesario valorar como se merece que el Madrid se presente y lo haga con cara risueña y sonriente. Me recuerda a mis años juveniles cuando me dio por el póker —barato, éramos unos tiesos— con amigos: sabía que me iban a tangar y seguía yendo y yendo. Era como la Liga, un torneo de la regularidad: siempre pasaba lo mismo. A no ser que yo tuviera cuatro ases. O cinco. Que lo bordara, vamos.

 

Getty Images.

Tomás Guasch
Tomás Guasch. Periodista.

5 comentarios en: Mira, chato (LXXVI)

  1. Pues sí. Liga, y si solo fuera la LFP ...nos daríamos con un canto en los dientes, putrefacta a más no poder. O "a todo poder", como diría el blanquecino Iniesta.
    El "ganador" , vía trampas varias, y el Español por las mismas causas, en el amplio sentido de la palabra.

  2. El Valencia (y la mayoría de equipos de primera división) no tienen "fans", ni "supporters", ni "aficionados", tienen "clientes" como cualquier sociedad mercantil.

  3. Siento el descenso del R.C.D. Espanyol, y más con las circunstancias en que se ha dado, don Tomás. Yo lo del VAR cada vez lo entiendo menos, bueno sí. Si no se selecciona por mérito, sino por motivos "políticos" los árbitros además de malos actuarán por motivos políticos

  4. LA DISTANCIA ENTRE LO CRUEL Y LO INADMISIBLE

    josé antonio manzano martín

    El domingo 21 de mayo, a las 18,30 horas, jugó el Madrid, el Real Madrid de los Benzemá, Kroos, Modric y también de Vinicius Junior en el estadio valenciano de Mestalla. El estadio lleno, gran emoción y se vaticinaba una gran tarde de fútbol. Hasta ahora, nada de lo escrito se puede discutir como cierto, es historia. Pero no acudo esta cita para hacer historia de la historia como la base de mi relato; eso no tiene ni mérito ni valor. Me quiero centrar en otro aspecto de lo sucedido en Mestalla: El fenómeno social. ¿Qué es el fútbol?. ¿Un divertimento?, ¿un espectáculo?, ¿una atracción? ¿un lugar de esparcimiento, ¿un circo romano donde la masa inclina su dedo hacia arriba o abajo en función de? O, simplemente un fenómeno de masas donde se mueven múltiples intereses y encontrados sentimientos. Dicho de otra manera, ¿qué diablos tiene el fútbol para que un hecho aislado e incluso esporádico o premeditado, pueda provocar todo un revuelo social, de dimensiones siderales, que activan los mecanismos para que, cada cuál, dependiendo de qué, emita su juicio en uno u otro sentido. He tenido la oportunidad de escuchar argumentos de unos y otros, argumentos variopintos que, en algunos casos alcanzan, según mi limitado entender, cotas de manifiesta ridiculez, de estupidez supina. No me voy a detener en ellos, se juzgan por sí solos. No se puede defender lo indefendible por la provinciana razón del sí porque sí. Hay un hecho que es inalienable, que es fruto de la condición humana: nadie pide al nacer ser blanco, negro, amarillo, cobrizo o malayo. El caso es que, si la genética dicta su sentencia, estamos sujetos, durante el resto de nuestras vidas, a ser víctimas de nuestra propia condición humana. Deducimos entonces, que estamos condenados a arrastrar todas nuestras miserias allá por donde el camino y el azar, caprichosamente tenga a bien disponer, por el mero hecho del color de nuestra piel: el hecho diferencial. Pues sí. Ese es el encanto del fútbol, para gozo de los que lo aman y para el hartazgo de los que lo sufren. El fútbol tiene una fuerza inmensa, una fuerza ciclónica que lo hacen indestructible. Es intransigente, cruel y, a menudo, injusto. ¿Acudimos a un campo de fútbol a ver ganar a nuestro equipo? Sí, pero no exactamente. El fútbol es el escenario propicio para aflorar lo peor de la condición humana. Amparados en el anonimato de las masas, y con el pretexto de una decisión errónea o no, da igual, del colegiado de turno, que contravenga los intereses locales, se desatan verdaderos cataclismos, como el actual, difícil de controlar.
    No me cabe la menor duda de que el escándalo de Mestalla es una demostración popular de manifiesto racismo, aunque no afecte por entero a todo el respetable. No estoy juzgando como tal la conducta de toda la afición valenciana, ni mucho menos. Estoy seguro que el hincha che, el que se gasta su dinero para animar y ver ganar a su equipo, se siente escandalizado al ver la repercusión social que ha tenido, este episodio racista. Es cierto que, el espectador trata es desatar toda la furia que se lleva dentro de sí y, a propósito de una jugada, mal juzgada, o cualquier otro pretexto, sirve para aflorar el bestia que lleva aparejada. Seguro que en sus casas, son maridos o hijos educados y modélicos. Pero, ¿contra quien va dirigida la artillería y el haz de insultos desde las gradas?. Al mejor de tu equipo, al que hay que dislocar, provocar para que su rendimiento se vea mermado y, si el objetivo es un jugador de color, pues el escenario perfecto. Es por esa razón, a mi entender, por la que el que la sufre es Vinicius Junior.
    Hay muchos culpables en esta historia. Vinicius, “a los cinco minutos” de llegar a España, le dieron un mordisco en Valdebebas jugando con el Castilla, y la jugada se saldó con tarjeta amarilla para él. Ya tenemos a otro estamento, amén de las gradas, implicados en esta ecuación: jugadores y árbitros, los primeros por emplearse de forma violenta con el brasileño y, los segundos, por no cumplir estrictamente con el reglamento. Si se quiere encuadrar la conducta arbitral como prevaricación, pues acéptese el término. Pero hay más supuestos culpables. Vinicius, ¿Es un “lenguas”?, sí, ¿un protestón?, sí, ¿se enfrenta a la grada, a los árbitros y a cualquiera que pase por ahí? sí, ¿va de “sobrao”? si, ¿desquicia al rival, lo cita y lo ridiculiza? si. Pero eso, no le puede convertir, en modo alguno, en un jugador detestable y en un ser humano despreciable. Es el chivo expiatorio, el malote de esta desagradable película que estamos viendo una jornada sí y la otra también. Y ahí viene la tercera pata de este banco. Los medios, los otros culpables de esta supuesta trama. Vinicius Junior, ha sido carne de “meme”, de chanzas, de burlas, de risas, de chistes y de algarabías, cuando marraba un gol, en algún programa televisivo de masiva audiencia, con la aquiescencia de su director. En ese mismo programa, un tertuliano se atrevió a mandar al brasileño a bailar la samba a su país. Hace tiempo que no veo el programa pero, creo que todavía sigue como tertuliano. Estos periodistas y asimilados, estos odiadores a tiempo parcial del brasileño, son los primeros responsables de inocular por doquier esta semilla de maldad, ese caldo de cultivo que está dando paso a la mala hierba, que se está instalando a través de todo el espectro radiofónico, sobre todo en lugares muy concretos y señalados de la geografía española, y por supuesto en casi todos los estadios de nuestro país. Y este es el resultado. Un jugador vejado, humillado, hundido anímicamente que sólo quiere, simple y llanamente, jugar al fútbol.
    España no es un país racista. Eso lo saben los cientos de miles de extranjeros que tienen fijada la residencia en este país, y los millones que nos visitan cada año. España es un país amable, acogedor, abierto, cercano, con un clima envidiable y una cocina extraordinaria. Que hay racistas y episodios de xenofobia en España, si, pero, como lo hay en cualquier parte del mundo. Eso no se puede controlar. Es cuestión de educación y, la primera asignatura, la primera lección que el niño debe recibir y aprender en las escuelas y en sus respectivos hogares es EL RESPETO A LOS DEMÁS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Haremos como si no supiéramos que Messi y @3gerardpique usaron a Rubiales para presuntamente desviar fondos UEFA de la pandemia a sus inescrupulosos bolsillos, y comentaremos las portadas del día, para las cuales este asunto no existe.

#portanálisis

10 años de la Décima, puro ADN blanco.

"Aquel gol agitó como pocos el corazón blanco y modificó el destino de un partido clave, costumbre arraigada en Chamartín".

Vía @lagalerna_

👇👇👇

Se cumplen 10 años del no gol más importante de nuestras vidas. Hubiese dado años de vida por que ese cabezazo de Ramos en el 93 hubiese entrado. Qué felices hubiésemos sido.

En @lagalerna_

«Decían de Van Basten que te devolvía la pelota perfumada. @ToniKroos te hace lo mismo y además te regala bombones, y te pasea al perro si tú andas liado».

Es un gusto cuando @Laboreiro viene a echar un rato con nosotros.

👇👇👇

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram