Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Militao y el toro con los ojos de Gabriel Jesús

Militao y el toro con los ojos de Gabriel Jesús

Escrito por: Mario De Las Heras2 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Imagínese que es usted Éder Militao y que dentro de unos días va a disputar el partido más importante de su vida en la eliminatoria de octavos de final de la Copa de Europa en casa del rival, el poderoso Manchester City. Usted, con veintidós años, va a sustituir al capitán, mito viviente y corriente del Real Madrid, Sergio Ramos.

Yo me lo estoy imaginando y me tiemblan las canillas. Es algo parecido a cuando una vez en el callejón de una plaza de toros, asomado al burladero, sentí las pisadas del toro retumbar en el suelo. Pensé que tenía que salir allí, a su encuentro, y no lo resistí. Dicen que una vez Curro se negó a salir al ruedo tras una ventolera de miedo como aquella.

Sobre Militao no se cierne un peligro como este, pero sí una sensación parecida. Es cierto que los ojos con los que miramos los aficionados los momentos decisivos no son los mismos ojos con los que los miran los profesionales, por jóvenes que sean. De la reciente entrevista al brasileño en As, se desprende que su pasta, como la de los toreros, es otra.

Es como si Éder llevara toreando vaquillas desde niño y no le impresionara el ruido cercano de quinientos quilos porque ha pasado su infancia sintiendo el ruido de doscientos. De la simpleza de sus respuestas sale mi confianza de madridista ante el próximo envite. Si algo necesita un joven deportista es aprender a mirar las cosas al revés de un histérico aficionado.

Y Militao las ve así. Éder se muestra tranquilo ante esta alternativa. No entiende de presiones en su imaginario. Sólo de concentración y trabajo. Admira a sus compañeros, a Ramos, a Casemiro, a todos. Se siente en el mejor club del mundo y lo dice con el corazón. Y yo le creo porque hace que me lo crea, como si calmara mis nervios. Cuánta ligereza en aquellos que hacen vulgares juegos de palabras con su nombre.

Siente que es su gran oportunidad, pero no la última. Tiene confianza en sí mismo. Acepta su papel actual en el Real Madrid con humildad y sin conformismo. Sabe que creen en él y aspira a reafirmarles, a reafirmarnos. Lo mejor es que lo hace como el niño que no pensaba en lo que quería ser de mayor y sólo quería correr y jugar en la calle con sus amigos.

Militao ha conseguido hacer realidad aquellos sueños impensados. Y dice además que va a salir a la yerba del Etihad a buscar el gol. Qué mejor disposición de espíritu ante este toro con los ojos de Gabriel Jesús.

 

Fotografías Getty Images.

 

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

Un comentario en: Militao y el toro con los ojos de Gabriel Jesús

  1. Es preciso elevarse con las alas del entusiasmo, como dijo Anatole, lo hace Militao, todo el Real Madrid y su mejor Madridismo.
    HALA MADRID, HASTA EL FINAL VAMOS REAL!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *