Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Messi y el exilio de Rajoy

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Messi y el exilio de Rajoy

Escrito por: La Galerna3 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Messi ha ganado su sexto Balón de Oro y la prensa deportiva trae unas portadas de una uniformidad tal que ríete tú de la prensa generalista de ayer y las portadas compradas por Endesa. Esa homogeneidad de ayer no era nada comparada con la de hoy, donde el único resquicio fuera del triunfo cósmico del argentino es ese pequeño recuadro que casi todas las primeras planas dedican a la prohibición por parte de la Federación Galesa de jugar al golf durante la Euro. Estamos seguros de que Bale cumplirá con lo que sus compatriotas médicos le indican.

Por lo demás, Messi ha ganado el Balón de Oro porque no ha habido este año un jugador que haya destacado en momentos clave (Van Dijk estaba nominado pero el triunfo del Liverpool es eminentemente coral) y porque es extraordinario. El Madrid debe poner en perspectiva la grandeza de sus éxitos recientes a la luz de la magnitud de Messi como futbolista. Mantenemos la distancia sideral que le sacamos al FC Barcelona a pesar de que el Barça ha vivido su era Messi. Negarle méritos al argentino supone, en cierto modo, minimizar los éxitos del propio Real Madrid, que ha conseguido ignorar la grandeza de Messi y proseguir en su senda de la gloria. Ayer decía Rajoy que la única forma de lograr que el Madrid triunfe es que Leo se vaya a jugar a Australia. Si no supiéramos que ha sido Presidente de España, se diría que el que ha estado exiliado en Australia todos estos años ha sido Rajoy, quien desde cerca de las antípodas tampoco se ha conectado ni una sola vez a internet para enterarse de que el Real Madrid, a pesar de estar Messi en la escena (no precisamente australiana) ha ganado 4 de las últimas 6 ediciones de la Champions League. El madridismo de Rajoy.

Intentemos fijarnos en las peculiaridades de cada una de estas portadas, prácticamente indistinguibles entre sí. Todas se rinden a la Pulga, tanto la prensa cataculé como la caverna capitalina, que tiene tanto de caverna como para redefinir el mito de Platón.

Pero vamos a ver. Sabemos que existe la moda de sustituir letras por números para crear efectos de espectacularidad. Pero la regla (no sabemos si escrita) es que la letra y el número se tienen que parecer un poco. Por ejemplo, la parida de llamar a Messi D10s, aunque a todas luces irreverente a ojos de cualquier creyente, tiene sentido porque la I se parece al 1 y la O se parece al 0. Sin embargo, la E de Messi se parece al 6 como un huevo a una castaña. Lo de M6SSI no procede.

Hecha estas sonrojantes explicaciones, seguimos el repaso. Encuentren ustedes las diferencias.

Mundo Deportivo hace un juego de palabras que está mejor traído. MESSIX, en alusión al número de Balones de Oro que atesora el argentino. Sensacionalista. Hortera. Lo que queráis. Pero la segunda S y la I final de Messi dan para añadirles una X. No hay trampa aquí. No es como lo de M6SSI, que presupone una similitud entre la E y el 6 que no hay quien encuentre por mucho que se retuerza el concepto de madridismo filoculé.

Ejem.


La de Marca, como suele pasar en estos casos, es la más potable de las primeras planas de la jornada. Un discreto recorrido histórico por los Balones de Oro ganados por el rosarino y para casa. Nuestro traje favorito sigue siendo el de 2012.

... And at last but not least... (como suele decirse en cualquier entrega de premios que se precie). Llega la pieza más macarrónica, hiperbólica y risible de la colección. “El fútbol solo tiene un Dios”, reza (nunca mejor dicho) el titular (como está todo en mayúsculas no sabemos si poner Dios con D mayúscula o minúscula). Titular dogmático a más no poder sobre foto de tintes místicos, con Messi mirando al horizonte en éxtasis ante lo que parece una visión sobrenatural.

En una noche escura,

con ansias en amores inflamada,

¡oh dichosa ventura!,

salí sin ser notada,

estando ya mi casa sosegada.

San Juan de la Cruz era culé, hermanos. Regocijaos y amad a Messi con toda vuestra fuerza, con toda vuestra alma y con toda vuestra devoción, porque de Él es el Reino de los Cielos, o de los Ci6los, por seguir con los parámetros del As.

Felicitamos a Messi por su galardón y os deseamos un martes muy feliz.

37 comentarios en: Messi y el exilio de Rajoy