Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Merece el Balón de Oro a Luka Modric?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Merece el Balón de Oro a Luka Modric?

Escrito por: La Galerna12 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Quién nos iba a decir que el segundo día de la era postcristiano iba a ser también un día básicamente feliz a base de convertirse en cosa distinta al segundo día de la era postcristiano, a saber: un día más (pero uno importante) en la era Luka Modric.

Qué decir que no sepáis ya sobre el milagro de Croacia en el Mundial. Ayer se cargaron a Inglaterra y se plantan nada más y nada menos que en la mismísima Final, que disputarán el domingo ante Francia gracias a su orgullo indomable y las suficientes -hacen falta muchas- dosis de calidad. Calidad y orgullo que se plasman a partes iguales en la figura menuda pero ingente de Luka Modric. El madridismo está encantado de compartir su amor por Luka con el resto del planeta, somos liberales. El mundo mira con la boca abierta y se abren recopilaciones de firmas en change.org para que este año gane el Balón de Oro quien lo merece más que nadie. Casi cabe preguntarse, en todo caso, si no será el Balón de Oro quien quizá no merezca a Luka Modric.

Cómo te queremos, Luka. No es que te queramos más después de lo de ayer, porque quererte más era en todo caso imposible. Digamos que hoy nos pavoneamos con especial recochineo caminando por la calle de tu brazo, saludando a los viandantes con una sonrisa no del todo humilde.

“Tomás, ¿cómo estás? ¿Qué tal anda Cazorlita? Hace mucho que no la vemos por el barrio. Dale muchos besos, por favor”.

“Antón, ¿dónde vas tan deprisa? Detén tu veloz caminar y no te cambies de acera, guapo. ¿Una cerveza más tarde en el Mesón de las Cuevas?”

Y así. Es inevitable que los que siempre dijimos que era un jugador antológico andemos un poco creciditos contra los Peluka Modrics de turno. La venganza es un plato que se sirve frío, dicen, pero lo que en realidad se sirve más gélido que un gazpacho veraniego es la justicia, la restitución.

Ay, qué risa, de verdad. Hay alguien que ideó esa portada y que sigue por ahí llevando una vida relativamente normal, compra el pan, se atusa el pelo y tal. Hay portadas como esta y tuits como los de Roncero o Meana que son ya grandes clásicos de ayer y de hoy. Son La Gioconda, Tristram Shandy, Casablanca. La de Mundo deportivo de hoy también tiene su mérito, no creáis.

Si los chicos del diario de Godó, grande de España, llegan a sacar a Luka Modric (el líder por excelencia de los croatas) en su portada, habrían sufrido una reacción alérgica que ni con dosis de urbason para caballos. Rakitic, sí, claro, y Mandzukic y quien haga falta antes que sacar a Modric. Un utillero. Una seguidora croata, que suelen dar bien en primer plano y primera plana. Todo menos el jugador menudo de los 42 millones para "tapar vergüenzas". Toma, toma y toma.

Croacia, sí, llega a la luna (afortunada metáfora de Marca) y planta su bandera allí donde la fuerza de la gravedad no tiene nada que hacer frente a la de Modric, que lleva detrás veintitrés o veinticuatro prórrogas, seiscientos dieciséis lanzamientos de penaltis y no para de correr. Disfrutad de Croacia y de Modric. El domingo habrá un madridista (él o Varane) campeón del Mundo, y aunque no es este un mérito estrictamente imputable al Madrid nos alegramos mucho de la gloria de los nuestros.

Pasad un buen día.