Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La marmota no tuvo el día

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La marmota no tuvo el día

Escrito por: La Galerna26 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Con semejante pelete en la noche de Ucrania bastaba con echar un vistazo al banquillo madridista para pensar que se nos había adelantado la Navidad. Con tanta mantita, tanto gorro, tanto guante y tanto cachete colorado de Benítez uno podía imaginar fácilmente una chimenea emitiendo volutas de cálido humo hogareño, la suerte de calor que precisaba ayer el todavía maltrecho ánimo del aficionado madridista. Alineados los suplentes en la banqueta, bajo tanta parafernalia invernal, resultó difícil no pensar en una tarde festiva en la que, tras copioso banquete, la familia disfruta en familia –y valga la redundancia- de un clásico de la sobremesa navideña televisiva. Por ejemplo, el Día de la Marmota (Atrapado en el Tiempo), la producción hollywoodiense que tanto entusiasma a Alfredo y sus muchachos a la hora de triturar y desmenuzar cual Termomix descontrolada las “homilías habituales” de Florentino cuando sale a la palestra en momentos de crisis.  Por aquí ya tenemos asumido que es precisamente AS quien lleva desde tiempo inmemorial viviendo en Punxsutawney.

as.750 (7)

marca.750 (9)Anoche, por un pelo, la marmota sin embargo no tuvo el día. Ansiaba su oportunidad de mutar en feroz castor y roer el astillero blanco hasta reducirlo a una mota de serrín, pero no pudo ser.  Dadas las circunstancias, la marmota no pudo abandonar plena su madriguera, aunque sí tuvo oportunidad de asomar la cabeza para lanzar unas cuantas dentelladas. Todo marchaba plácidamente en Ucrania con un Real Madrid sólido que pudo ahuyentar sus propios fantasmas durante 78 minutos ante un Shakhtar al que la guerra ha convertido en una desangelada sombra de sí mismo. Cristiano volvía a sentirse Adonis, Lukita volvía a celebrar un tanto como madridista, Carvajal dejaba un golazo con rosca y Bale volvía a galopar por el carril de Bartra. Insuficiente para dejar atrás las truculentas memorias de pesadilla que aún hoy flotan en la mente del hincha tras el esperpento del sábado en el Bernabéu, pero un buen primer paso para evitar acudir a la consulta del psiquiatra bajo el síndrome de depresión post-clásico. Entonces sobrevino una pájara que ríase usted de aquel ciclista que sube el Mortirolo con un plato de macarrones en el cuerpo. Diez minutos así en unos octavos de final ante, no sé, pongamos un Oporto, y el Madrid acaba facturado de vuelta de la Champions como paquete frágil.

El preocupante desfallecimiento blanco, con el equipo completamente pajarito a unos cuantos grados bajo cero, propició no solo tres goles del Shakhtar, sino que abrió la caja de los truenos de la prensa deportiva en forma de titulares bipolares, además de refrescar en radios, tertulias y televisiones imprescindibles de la literatura del siglo XIX como El extraño Caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Podría decirse que La Central Lechera se sirvió del clásico de Robert Louis Stevenson para buscar su propia Isla del Tesoro, que no es otro que el sopapo a FloPer. Pocas veces una pájara resultó tan apropiada para que Marca y As descongelaran los precocinados encabezamientos de sus primeras planas. “Ni un partido tranquilo”. Así nos lo dice el Diario de la Hernia y con esta prensa madridista no nos queda otra cosa que dar fe como aquel aplicado notario del extinto programa de Buenafuente.

El Daily Ouija por su parte, fiel a su estilo campechano y dicharachero, prefiere un titular metafórico a la par que costumbrista. “De rodillo a coladero”, nos sugiere As y uno imagina una cartilla dominguera en el diario para coleccionar cupón a cupón ambos instrumentos de cocina. No se sorprendan, queridos galernautas. Si el Sport regala botes de KH7, ¿por qué Relaño no va repartir rodillos y coladeros?

El que no necesita desengrasante para engrasar sus tortazos al Real Madrid es el propio Alfredo en su tribuna. A ‘Freddy’ “le parece” que Cristiano juega sin el respaldo de su club y compara la lesión de Varane con la maldición de los violadores de la tumba de Tutankamón. Para quedarse embalsamado cual momia polvorienta. Sin embargo, hay un detalle que podría resultar menor de no ser por la insistencia supina y suprema de As con este asunto desde que Pérez saliera a la pizarra el otro día tras la debacle ante el Barcelona. Marca sí lo reconoce en portada. “Gol de Florentino en los tribunales”, dice el rival de As a propósito del cambio de estatutos que endurece las condiciones para acceder a la presidencia del Real Madrid y que un grupo de socios –y Alfredo- consideran ilegales por abusivos. La fiscalía pidió ayer la desestimación de la demanda, y de este asunto no hay rastro alguno ni en el púlpito ni en la portada de Relaño. Curioso tratamiento de la información. Cuando no le conviene a su línea editorial, el Diario de la Ouija prefiere tirar de más allá que de más acá. Nada nuevo bajo el sol.

mundodeportivo.750 (11) sport.750 (14)Tampoco hay novedades en esa arcadia feliz que es la prensa deportiva catalana. Eso sí, si usted padece problemas de azúcar le aconsejamos humildemente que no pase por las primeras planas de la Factoría de Butifarras. Mundo Deportivo nos ilustra con una portada de “10” sobre una efigie de Leo Messi de espaldas en la que refulge su estrafalario tatuaje como si este hubiera sido tatuado contra su voluntad por algún chamán africano en una choza de la sabana. Las claves del diario de Godó, grande de España, para ilustrarnos sobre el buen momento del Barça son, dicho sea de paso, dignas de pitufos y gallifantes.

“Europa a sus pies”, asegura por otro lado Sport en un titular mundano impropio del diario que maravilló al mundo con se “RetARDA”. Lo que no pueden evitar los amics de Mascaró es venirse arriba, “calentarse” como se dice vulgarmente. “De golear a terminar haciendo el ridículo” nos dedica Sport, calenturiento, crecido, retador, confiante que diría Cristiano. Ya conocen aquello con lo que nos ilustró Newton hace unos cuantos siglos. La única diferencia es que Isaac se valió de una manzana mientras que los chicos del Sport comprobarán cómo funcio