Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Madridistas mundialistas: 1ª parte (1934-1986)

Madridistas mundialistas: 1ª parte (1934-1986)

Escrito por: Alberto Cosín8 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En pocas semanas se disputará el Mundial de Rusia de 2018 y el Real Madrid volverá a estar muy bien representado en varias selecciones de todo el planeta. Salvo lesión, serán 15 los futbolistas blancos que acudan al torneo en un dato que significa un récord hasta la fecha.

La primera vez que algún jugador merengue representó al Real Madrid en la Copa del Mundo fue en Italia 1934 tras no ir ninguno a Uruguay en 1930. El seleccionador español Amadeo García convocó a cinco jugadores para la cita en el país transalpino: Ricardo Zamora, Ciriaco Errasti, Jacinto Quincoces, Luis Regueiro e Hilario Marrero.

El Madrid ganó semanas antes la Copa y entre 1932 y 1933 reinó en el panorama nacional con la Liga. Por ello cuatro jugadores fueron básicos en sus esquemas y el único que no tuvo minutos fue Hilario. ‘El Divino’ jugó ante Brasil y el primer partido contra Italia en la llamada Batalla de Florencia. Sin embargo, una lesión le impidió actuar en el desempate. Lo mismo le ocurrió al zaguero eibarrés Ciriaco. Luis Regueiro por su parte se perdió el debut ante los sudamericanos pero jugó y a gran nivel contra la ‘azzurra’, marcando además un gol en el primer choque. Por último Quincoces, que fue elegido tras el Mundial como el mejor defensa del mundo, es el único que participó en los tres partidos del equipo nacional español en el Mundial.

La ausencia de merengues en el Mundial de Francia 1938 hizo que hasta el periodo posterior a la II Guerra Mundial no se viera de nuevo a un madridista en el torneo más prestigioso del fútbol. Y el único que viajó a Brasil 1950 fue Luis Molowny, pese a que Miguel Muñoz fue reclamado por parte de la afición en el país. Guillermo Eizaguirre confió en el joven interior canario pero, debido a la gran competencia en su puesto, sólo disputó 90 minutos. Indiscutible en la clasificación ante Portugal, ‘El Mangas’ vio cumplido su sueño de jugar un Mundial en el primer partido de la segunda fase ante Uruguay. El duelo se celebró en Pacaembú y España rayó a gran nivel contra las charrúas que días más tarde darían la sorpresa en el mítico ‘Maracanazo’ frente a la anfitriona Brasil.

Hasta 1958 hubo que esperar para que un extranjero blanco vistiese la camiseta de su país en una edición mundialista. Y era uno de los mejores jugadores del mundo: Raymond Kopa.

El francés, que se alzaría ese año con el Balón de Oro, completó un Mundial de Suecia extraordinario. La estrella gala del equipo que dirigía Albert Batteux comandó a su selección a un tercer puesto histórico hasta ese momento. ‘El pequeño Napoleón’ participó en los seis partidos de los ‘bleus’, marcó tres dianas (ante Paraguay y Escocia en la liguilla y Alemania Occidental en la lucha por la tercera plaza) y asistió en varias ocasiones a su compañero Fontaine, al que ayudó a lograr el trofeo de mejor realizador del Mundial.

Cuatro años después, España regresó a un Mundial tras doce años de ausencia. En la lista confeccionada por Pablo Hernández Coronado y el entrenador Helenio Herrera, figuraron siete madridistas, de los cuales la mayoría habían formado parte del glorioso cuadro blanco que gobernó la Europa futbolística desde 1956 a 1960. Ese curso el Real Madrid también se presentó en la final de la Copa de Europa pero por primera vez perdió ante un Benfica guiado por Eusebio. El arquero Araquistáin, los defensas Santamaría y Pachín y los atacantes Del Sol, Puskas, Di Stéfano y Gento fueron los elegidos para un Mundial en el que la selección tenía puestas muchas esperanzas.

Sin embargo, rápido se torcieron las cosas para ‘La Saeta Rubia’ que se lesionó días antes y no pudo dejar su huella jamás en un Mundial. Además Araquistáin llegó como suplente de Carmelo, pero tuvo su oportunidad ante Brasil en el tercer partido de la fase inicial. En cuanto a los defensas, Santamaría fue fijo para Herrera y Pachín entró en escena tras caer en el debut la selección contra Checoslovaquia. ‘Siete Pulmones’ Del Sol disputó los dos primeros encuentros y fue suplente contra la verde-amarela en el duelo decisivo, y tanto Puskas como Gento formaron parte del ataque en los 270 minutos disponibles en el torneo. El magiar no tuvo un papel muy destacado al contrario que ‘La Galerna del Cantábrico’, que deslumbró sobre todo contra México con una jugada extraordinaria a poco del final para servir a Peiró el gol con el que se derrotó a los aztecas.

En 1966, de nuevo la selección española fue la única en la que figuraron jugadores del Real Madrid para el Mundial de Inglaterra. José Villalonga, extécnico madridista y campeón dos veces de la Copa de Europa, contó con Antonio Betancort, Manuel Sanchís Martínez, Zoco, Pirri, Luis del Sol, Amancio y Gento. El arquero canario no tuvo ninguna opción con Iríbar en el marco, pero el resto fueron parte de la columna vertebral del equipo nacional. Sanchís (logró un gol célebre y magnífico ante Suiza) y Zoco jugaron los tres partidos de España y, en el último contra la RFA, el navarro lo hizo como capitán. Los otros cuatro merengues actuaron en dos partidos, Pirri y Luis del Sol en la derrota ante Argentina (el ceutí consiguió un tanto) y la victoria contra Suiza. Amancio, por su parte, salió ante los suizos (a los que anotó una diana) y ante los teutones, mientras que el capitán de la selección Gento participó en el estreno contra la albiceleste y también ante los centroeuropeos, para ser relegado al banquillo frente a Alemania Occidental.

Uno de los Mundiales más notables de la historia, el de México en 1970, se completó sin presencia madridista, y cuatro años más tarde únicamente Netzer se enfundaba la zamarra blanca. El cerebro rubio, un gran mediocampista que en 1972 deslumbró a todo el viejo continente en la Eurocopa, apenas tuvo participación en la Copa del Mundo con sede en su país. La base del equipo era la del Bayern y el seleccionador Schon le dio un papel testimonial con sólo 22 minutos en el duelo ante la RDA. Días más tarde, Netzer sería el primer campeón del mundo que pertenecía al Real Madrid, pero lo vio todo sentado en la banqueta.

Tras dos Mundiales ausente, España volvió en Argentina 1978, y Ladislao Kubala incluyó en su lista a cinco madridistas: Miguel Ángel, San José, Pirri, Santillana y Juanito. ‘El Gato’ tenía toda la confianza del seleccionador en la portería, y completó un Mundial fantástico con paradas fenomenales, aunque no pudo impedir la caída a las primeras de cambio. San José, especialista defensivo, también jugó los tres partidos, y a Santillana y Juanito les tuvo en cuenta Kubala después de perder en el estreno contra Austria. Mientras que Pirri, el capitán, empezó a buen nivel contra los austriacos pero luego dejó de contar en el choque contra Brasil del famoso fallo de Cardeñosa, y únicamente salió a jugar la segunda parte ante Suecia donde se confirmó la eliminación de España.

La gran esperanza de organizar un Mundial en casa, en 1982, se tornó en fracaso tras apenas unos días de competición. España dio una imagen muy pobre pese a que Santamaría llamó a Camacho, Juanito, Santillana, Gallego y Miguel Ángel y fue apeada en la segunda ronda. Arconada llevaba ya un tiempo como titularísimo en la portería, y eso dejó sin oportunidades a Miguel Ángel, que contaba con 34 años. Gallego, uno de los jóvenes, aprendió lo que era un Mundial y debutó en una gran cita internaciona