Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Madridismo y redención

Madridismo y redención

Escrito por: Pepe Kollins23 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Apenas habían transcurrido unas horas del anuncio del fichaje del canterano bético Toni Segura por el Real Madrid cuando comenzaron a filtrarse antiguos tuits de su cuenta personal en los que hacía gala no solo de sus simpatías por el Barça y el Atleti, sino también de una indisimulada antipatía por su nuevo club. La polémica estaba servida. Multitud de aficionados blancos repudiaron el antimadridismo del joven jugador canario al tiempo que mostraron su disconformidad con un fichaje que consideraban había carecido del cuidado debido.

Pero más allá de la reacción visceral de quien se siente estafado por haber adquirido un producto defectuoso, sería necesario plantear un par de reflexiones en torno a lo sucedido.

La primera tiene que ver con, efectivamente, la poca diligencia del club a la hora de gestionar el traspaso. Las redes sociales forman parte hoy de nuestra vida cotidiana y no es ni el primer ni el segundo escándalo sucedido por idénticas razones. En el último mercado invernal, el F.C. Barcelona rescindió el contrato firmado con el jugador del Alcorcón Sergi Guardiola como nuevo jugador del Barça B tras descubrir tuits ofensivos del mismo contra el club azulgrana y Cataluña. Unos meses antes, el futbolista Julio Rey había visto frustrado su pase al Deportivo de la Coruña por proferir, tiempo atrás, insultos contra el club gallego a través de la misma red social.

Con antecedentes tan recientes sorprende que un club de la dimensión y los medios del Real Madrid no haya rastreado o cuando menos cuestionado previamente al propio interesado sobre la existencia de algún dato comprometedor que pudiera situar al propio jugador y al club en una tesitura complicada. De haberlo hecho se podrían haber anticipado al problema tomando las pertinentes medidas de discreción. Pero si la objeción con el proceder del club es manifiesta, también lo es con los aficionados que han sentenciado al protagonista del incidente sin margen para la enmienda. Aunque la primera reacción de rechazo en caliente es comprensible, pretender imponer una medida depurativa o más bien punitiva como si el Madrid fuese una mera opción, entre muchas otras, es cuando menos cuestionable.

bernabeu vestuarios

Porque no, el Real Madrid no es una opción, sino la opción. Encontrar a un aficionado del fútbol ajeno al club blanco es sumamente complicado. Todo el mundo alberga a un madridista en su interior, es decir, el conocimiento del Real Madrid despierta una reacción, en positivo o en negativo pero nunca de indiferencia, del mismo modo que hay personas que se niegan a admitir su propia realidad y la rechazan o bien terminan por reconciliarse definitivamente con ella. Si uno proyecta la imagen de un antimadridista, pronto percibe que el Madrid es una parte fundamental de su existencia. En términos futbolísticos ser madridista es una simple cuestión de aceptación. Por tanto el que niega al Madrid se niega a sí mismo, no agrede sino se agrede. Discriminar al que no siente al club blanco es como hacerlo con quien no ve. Y por ello existen pocas circunstancias tan madridistas como la redención.

No son pocos los casos de jugadores del Real Madrid, algunos incluso leyendas del club, que en etapas previas expresaron su afición por otros equipos. Míchel o el mismísimo Arbeloa eran confesos seguidores del Atlético de Madrid. Se puede alegar, en disonancia con lo expuesto anteriormente, que no es lo mismo apoyar a un club que oponerse a otro. Pero en un mundo dividido entre aficionados madridistas y antimadridistas resulta demasiado ingenuo suponer que alguien iba a ejercer activamente de colchonero sin mostrar su reticencia por el club rival. Que esa circunstancia no se publicitase es harina de otro costal.

Guti relataba, entre risas, como en una concentración de las categorías inferiores en el año 1993, mientras los chavales veían un encuentro de Champions League entre PSG y Real Madrid en la Ciudad Deportiva, un compañero recién llegado, proveniente del Atlético de Madrid, no pudo reprimir un grito de celebración en el instante en que los franceses marcaron un gol que eliminaba al equipo español. Con el paso de los años aquel rebelde se convertiría en un mito de Concha Espina tras ganar seis ligas, tres Champions y dos intercontinentales. Nadie, en la actualidad, osaría dudar de su compromiso.

Hace pocos días, Isco colgaba una foto en la que posaba con su hijo en las redes sociales. El niño dormía en la cama enfundado en una camiseta del Real Madrid ante la expresión acaramelada de su padre. El malagueño, que no tardó en convertirse en unos de los favoritos del Bernabéu, también ha hecho su particular camino de vuelta. Barcelonista en el pasado, hasta el punto de llamar Messi a su perro, en una entrevista en 2009 a Superdeporte se confesaba “antimadridista” y detallaba que "el Madrid es un equipo que a mí nunca me gustó. Me da la impresión que es un club prepotente por cómo son los jugadores. Sin humildad no puedes llegar a ningún lado".

Privar del Real Madrid a una persona es como negarle el pan y el agua. Personalmente me produce una gran satisfacción recibir con los brazos abiertos precisamente a aquellos que más se han significado contra la institución. Arrepentidos los quiere Dios. Ayudarles a regenerarse cual Proyecto Hombre. Disfrutar de Toni Segura en 2025 silenciando los pitos del Camp Nou tras haber marcado en un Clásico. Frente a otros clubs que propugnan la segregación como modus vivendi, el Real es sinónimo de reconciliación. Contemplar a una persona, que en el pasado desbordó bilis contra el Madrid, presumiendo y gozando de su renacido madridismo es un testimonio de esperanza. No privemos a nadie de esa oportunidad.

Os estamos esperando. Esta es vuestra casa. La de todos.