Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Vuelan las chisteras

Vuelan las chisteras

Escrito por: Antonio Escohotado11 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Si cabía la más mínima duda sobre el gobierno del partido Modric las despejó durante sus 70 minutos sobre el césped, haciendo honor al balón de oro sin perder una sola pelota ni atrás ni adelante, aunque tirase un par de veces de manera ingenua. Lo mismo toca decir de un Benzema que bulló sabiamente, y solo acertó de manera plena en el penalti, fruto a su vez de un Mendy inconmensurable por momentos, que además de abrir en canal al adversario sella con lacre su banda; de hecho, lo hace por el único procedimiento a cubierto de faltas -ganando la posición con una mezcla previa y casi inhumana de zancada y saltos-, cuya explosividad creí reservada a Vinícius.

Mientras los tres florecían, descubrí también que el Real había cedido un par de ocasiones por la banda derecha, pero el resto del campo era ocupado por un Kroos magistral, otra vez artillero y metrónomo, tanto más profundo como acompañado por un Rodrygo a quien veo hacer cosas tan imposibles como las de Mendy y Vinícius –véanse varios controles sobre un ladrillo-, agigantando de paso a un Asensio por el cual pagarían ya mismo 150 kilos varios equipos. Es de esperar que siga luciendo como merengue orgulloso de serlo, sano, alegre y colosalmente peligroso, capaz de amenazar con pases y remates marca de la casa, una exclusiva mallorquina que vista más de cerca brota del mestizaje entre Holanda y Vizcaya.

Con semejante artillería y sala de máquinas lo mejor que podía pasarle al Alavés era no salir goleado de manera escandalosa, y tras media hora de pasársela sin perderla, generando entretanto ocasiones, el Real hizo gala de una precisión desconocida a mi juicio hasta esta misma noche, donde solo desentonaron –y solo un poquito- Casemiro y Vázquez. El primero anduvo reñido con los pases largos, sin duda porque menudo tute lleva en las botas, y el segundo en función de límites ya conocidos, castigado adicionalmente por la inseguridad que le produjeron algunos errores no forzados. Militao no estuvo tan formidable como el otro día, enfrentado a tipos tan poderosos como Burke y Joselu, por más que cumpliera con buena nota.

Varane sigue siendo una bendición, infranqueable por alto y a ras de tierra, que a despecho de su juventud recibió de Benzema el brazalete de capitán, y Courtois ha demostrado que ni Ter Stegen ni Oblak son tan capaces de mantener la meta a cero. Si él está bajo los palos no hay modo de colarla, ni con tiros venenosos ni con cañonazos ni tocando a quemarropa. La hazaña de ganar ocho partidos seguidos está cumplida, y si no me equivoco el Madrid jugó esta noche el mejor partido desde la reanudación por lo menos, a juzgar por la combinación de finura, fuerza y confianza. Vaya equipazo, y vaya míster capaz de armarlo.

Por supuesto, las señales de Hazard son inquietantes; pero si algo necesitaba para jugar con menos presión era un bloque no necesitado de él, y ahí lo tenemos.

 

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

5 comentarios en: Vuelan las chisteras

  1. Un partido más, un partido menos. Y además sin sufrir (casi) Es más angustioso el típico partido embarullado y sin ocasiones estilo Cholo-Bordalás, a que el rival te llegue, porque para eso está Courtois.

    Bien gestionados los minutos de Modric. La pena es que Case y Karim, al no tener relevos tan claros (ay Llorente), empiezan a dar muestras de estar al límite. Muy buenas aportaciones de Asensio y Rodrygo. Con Vinicius en la recámara, tendrán que suplir ente todos el cansancio de Karim. Y a todo ésto, todavía no hemos mencionado a Hazard. Nos sorprenderá (para bien) antes de que todo ésto termine.

    Lo del antimadridismo con los árbitros roza el desequilibrio mental por negación de la realidad.

    El lunes final en Granada. Es mucho más importante este partido que el de Villarreal. Un último esfuerzo para los jugadores y aficionados, que también llevamos lo nuestro.

    Abrazos madridistas a todos los amigos de La Galerna, editor, redactores y comentaristas.