Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La llamada de Pep

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La llamada de Pep

Escrito por: La Galerna4 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Nosotros veníamos aquí a hablar del partido de madrugada del Madrid contra el Bayern. Veníamos a preguntar -como hicimos anoche en nuestra cuenta de Twitter ante los desatados y sin duda merecidos elogios que recibía Alaba- ¿cuánto querríamos a Marcelo si jugara en otro equipo? Veníamos a celebrar el zurdazo de Danilo, no tanto por el gol, que también, sino sobre todo por el goleador, al que deseamos un año mejor que el anterior. Veníamos también a no hablar de las mechas rubias que se nos ha hecho James, confiando en que su juego esta temporada haga irrelevante cualquier tocado capilar que perpetre, cualquier calvicie, cualquier melena loca. Y, cómo no, veníamos a saludar a Carletto, nuestro querido Ancelotti ceja en ristre ahora en Múnich. Que le vaya muy bien al italiano. Que solo caiga cuando, como anoche, le toque enfrentarse con el Madrid.

As Portada 04.08.16Marca Portada Danilo 04.08.16Ya lo ven. La cosa se va calentando y ya se atisban duelos de mayor enjundia. En esa clave leen el partido las portadas deportivas madrileñas, dada la cercanía de la Supercopa de Europa que disputa el Madrid el próximo martes ante el Sevilla. Así, van incorporándose jugadores al once, va el equipo carburando de menos a más y va Marcelo corriendo a saludar a Ancelotti del mismo modo que juega: alegre, pícaro, danzarín. Qué tipo, Marcelo. Aunque creemos que merece unanimidad, de algún modo nos gusta que no la concite, ya sea porque lo unánime es aburrido y hasta sospechoso, ya sea porque así cabe la posibilidad de seguir elogiando sus maneras formidables frente a quienes lo ven demasiado díscolo. Más que díscolo, discóbolo, que decían Les Luthiers. Justamente así es nuestro estimado Marcelo.

Pues eso, que nosotros veníamos hoy a hablar de todo esto, de los afanes madridistas de cada día, de que ya Modric entra en el once, de que Nacho tiene cara de veterano, de que apenas un respingo de Isco nos hace pensar en lo mejor, de que Cristiano se nos queda para los restos... cuando viene la prensa deportiva catalana a soltarnos, como quien no quiere la cosa, la noticia del día, la bomba informativa.

Mundo Deportivo Portada 04.08.16Sport Portada 04.08.16No, la noticia no es que el Barcelona "se sale" vía Messi, ni que "empieza el espectáculo" también vía Messi. Eso son cosas ya diarias, acostumbradas, repetidas, redundantes, casi obligaciones funcionariales para los hacedores de periodismo culé. Allí todos los días son el mejor día, y eso solo pasa en El show de Truman, con la lógica consecuencia de que el mejor día se revela de cartón piedra, de atrezo, de fachada y propaganada. Así que pasemos a otra cosa.

No, la noticia del día tampoco es esa pequeñita de los bajos de Mundo Deportivo donde aparece el jeroglífico siguiente: "Asensio y James empujan a Isco a irse". Si en (el) Barcelona todos los días son fiesta mayor, una parte imprecindible de su celebración es la caída de la casa Usher del Real Madrid, así que no nos provoca más que bostezos esta enésima alusión a la presunta zozobra blanca. Se confirma que en Villarriba no son capaces de salirse ni de empezar espectáculos sin vaticinar lo peor para Villabajo. Todo en orden.

La noticia del día, queridos galernautas, puede que pase desapercibida para otros, pero no para nosotros. Lejos queda en interés todo lo demás que hemos referido en este portanálisis, Marcelo incluido. ¡Gabriel Jesús, carajo, Gabriel Jesús! Pero, ¿qué decimos? No es tanto Gabriel Jesús, al que la prensa deportiva ha ido poniendo ahora en el Madrid, ahora en el Barça, ahora en el FC Whatever, y parece que ha acabado fichando por el Manchester City, sino el CONFIDENCIAL (por fin un nuevo CONFIDENCIAL, qué falta nos hacía) que, sin darse importancia, coloca en pequeñito Sport en sus bajos. A saber: "La llamada de Pep, clave para cerrar la operación". Bravo, Pep. Lo que no pueda lograr Pep no lo logra nadie. Una llamada de Pep bastará para sanarme, habrá pensado Gabriel Jesús, como es de ley y como casi pide su doble nombre tan bíblico. A nosotros es que un día nos llama Pep y La Galerna pasa a llamarse Seny, el Portanálisis se convierte en una denuncia del centralismo florentinista y nos hacemos rectos cholistas, tal y como mandan las contradicciones del entorno culé.

Pero mientras esperamos la llamada -oh, my sweet Pep- déjennos perseverar en el error del hala Madrid y nada más.