Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Las mejores delanteras del Real Madrid: 1902-1950 (1ª parte)

Las mejores delanteras del Real Madrid: 1902-1950 (1ª parte)

Escrito por: Alberto Cosín10 enero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A lo largo de sus ya 114 años de historia, el Real Madrid ha tenido numerosas vanguardias legendarias, desde los tiempos del fútbol en blanco y negro, cuando se jugaba con cinco hombres en el ataque, pasando por varias parejas míticas o tridentes formidables como el que ahora forman Bale, Benzema y Cristiano, la célebre BBC.

Remontándonos a los comienzos del club merengue hay que destacar el frente ofensivo que integraron Pedro Parages, Federico Revuelto, José Giralt, Manuel Prast y Armando Giralt en los primeros años de vida de la entidad madrileña. Parages fue un extremo diestro sensacional con una lectura de juego fantástica que adquirió en sus tiempos como estudiante en Manchester. En el otro costado, Armando Giralt destacaba por la velocidad y sus precisos envíos. Su hermano José fue un delantero muy potente y a su lado contaba con el efectivo rematador Prast y el gran conductor y realizador guatemalteco Revuelto.

Juntos resultaron clave en la consecución de los Campeonatos de Copa de 1906 y 1907. En el mes de marzo de 1906, el equipo blanco, con ellos en el campo del Hipódromo, derrotó al FC Internacional en un choque decisivo de clasificación para el torneo del KO. Un mes más tarde, aún con el mediano de los hermanos Giralt, José, actuando en la media, apabullaron primero al Huelva Recreation en semifinales y luego al Athletic Club en la final con sendos dobletes de Prast y Parages.

Abajo de izquierda a derecha Parages, Prast, José Giralt, Revuelto y Armando Giralt

La siguiente temporada, José Giralt ya pasó a la punta en sustitución de Alonso y se volvió a completar el quinteto para el partido clave de Copa que le midió al Club Vizcaya. En la liguilla, ambos conjuntos habían empatado a puntos y se tuvo que disputar un encuentro para encontrar al campeón. De nuevo el interior Prast fue básico y, con un tanto en el minuto 80, dio el tercer título seguido para la institución merengue.

En la década posterior, el eje ofensivo más despampanante lo formaron Antonio De Miguel, José María Sansinenea, Santiago Bernabéu, Ricardo Álvarez y Sotero Aranguren. El extremo De Miguel fue un futbolista inteligentísimo, con gran desparpajo y habilidad que estuvo cerca de ir a los JJ.OO de Amberes 1920. Sotero Aranguren, por su parte, era un jugador rapidísimo, lleno de técnica y control del cuero y muy difícil de parar. En el enlace Sansinenea y Álvarez poseían visión, calidad en el pase, dinamismo y una buena llegada a gol desde la segunda línea. En la punta de lanza Bernabéu descollaba por su potencia, versatilidad, astucia para el remate y magnífico dominio del juego aéreo.

Se destaparon con una grandiosa temporada 1916-1917, en la que lograron el Campeonato Regional Centro y la Copa. La primera vez que se les contempló sobre un campo fue en la ida de los cuartos de final de la competición copera. El rival era un Sevilla con Spencer que sucumbió con estrépito por 8-1 en O’ Donnell. Bernabéu, en una campaña muy prolífica, anotó ese día cuatro dianas, mientras que las otras se las repartieron Álvarez, Sansinenea, Sotero Aranguren y el gran René Petit.

Santiago Bernabéu

En la vuelta, sin embargo, perdieron y se tuvo que jugar un ‘replay’ en el campo Mercantil de Sevilla un día más tarde. El ataque madridista volvió a cuajar un excelente papel y, con cuatro goles en su haber, pasó a semis. Allí esperaba un duro FC España de Barcelona, con el que se jugaron cuatro choques. El quinteto al completo participó en el tercero, el primer desempate que concluyó con tablas en el campo de La Industria. Tras vencer 20 días más tarde en el segundo ‘replay’, el Madrid accedió a la final de Copa, aunque con una baja de suma importancia: Santiago Bernabéu, que resultó lesionado. Sin el futuro presidente, pero con sus cuatro socios del frente ofensivo más Muguiro, se venció al Arenas por 2-1 para conquistar aquella edición del trofeo del KO.

Ese curso además levantaron la Copa Foronda ante el F.C. Barcelona después de que en el primer choque con la deslumbrante delantera desde el inicio doblegaran a los culés por 3-1 con un doblete de Bernabéu incluido. En la posterior campaña de 1917-1918 aún llegaron a participar en dos partidos del Campeonato Regional que se resolvieron con victoria, el primero frente al Athletic de Madrid por 3-1 y el segundo contra el Racing con un triunfo por la mínima.

En los 20 se vivieron unos años complicados sin ningún título nacional al perder dos finales de Copa, aunque se alzaron un total de siete Campeonatos Regionales. En la línea ofensiva llegaron a juntarse cinco enormes jugadores en la temporada 1923-1924, José María Muñagorri, Manuel Valderrama, Juan Monjardín, Félix Pérez y Victor Del Campo.

Monjardín

La alineación conocida de carrerilla por los niños en esos tiempos se iniciaba con un extremo diestro vertical, rápido, eléctrico y driblador como Muñagorri. A su lado Valderrama era un jugador fino y técnicamente muy bien dotado. El artillero fue el sobresaliente Monjardín, todo nobleza, valentía, raza y lucha. Su principal virtud eran los testarazos y su duro disparo con la diestra. En el interior izquierdo brillaba Félix Pérez por su elegancia, plasticidad, desborde, pase y gran capacidad física. Mientras que el puntal zurdo era Del Campo, un ‘winger’ veloz, habilidoso, regateador y con una zurda excelente para centrar desde la banda. Formó una gran sociedad con Monjardín que se aprovechó de sus pases para marcar de cabeza.

Su estreno se produjo a finales de 1923 en un amistoso contra el Celta en el estadio de Ciudad Lineal que terminó con victoria blanca. En el torneo Regional dejaron huella contra el Unión Sporting al que derrotaron por una manita a domicilio pero fue en la Cop