Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La venganza de la concha

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La venganza de la concha

Escrito por: La Galerna29 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"Tomátela, la concha de tu madre". Con estas cariñosas palabras se dirigió Leo Messi a uno de los asistentes durante el Argentina-Chile que tuvo lugar hace unos días. Al final del partido, el jugador del Barcelona se encaró con dicho juez de línea, volvió a arremeter contra él y acabó negándole el saludo justo después de estrechar la mano con el árbitro principal y el otro asistente.

Este ejemplar y deportivo comportamiento no gustó a la FIFA, que decidió sancionarle con cuatro partidos. En Barcelona, evidentemente, ven una mano negra, un complot, una vendetta, un penalti de Mascherano, un fuera de juego de Mijatovic en Amsterdam, una ola de rencor. Lo ven todo. Messi tuvo una actitud tan correcta que resulta escandaloso ver cómo le cae una sanción por ello.

En La Galerna estábamos convencidos de la absoluta inocencia de Leo Messi, pero decidimos asegurarnos al cien por cien, por lo que fuimos directamente a por el diccionario de idioma culerado que nos presentó en su día @mrsambo92. En él encontramos el significado de las palabras del argentino. "Tomátela, la concha de tu madre", viene a decir lo siguiente: "Tomemos un café juntos, lo pasaremos de puta madre".

Viendo la traducción, entendemos la indignación que hay en Barcelona con una sanción que, curiosamente, al que más beneficia es al propio club blaugrana, ya que Messi quedará liberado de su selección y podrá centrarse en el equipo que le paga. Es inadmisible que la FIFA castigue a un jugador por decirle a un juez de línea que tome un café con él.

Muchos también apuntan que el hecho de retirarle el saludo al asistente supone una falta de respeto. La realidad es que Messi quiso hacer como Will Smith en 'El Príncipe de Bel-Air', pero se le olvidó girar su tronco y hacer el "Tssss" correspondiente.

En Madrid, mientras tanto, celebran la aparición del VAR, esa tecnología que, según Javier Tebas, no llega a la Liga española porque Villar no quiere -ahora nos cuadra todo-. Resulta que el VAR le dio a España una victoria que, en condiciones normales, no habría obtenido, ya que el colegiado se equivocó en un par de acciones y tuvo que ser corregido desde fuera.

Sería interesante ver el VAR en España, más que nada por Javier Mascherano, Luis Suárez y esos partidos en los que el Barcelona tira de su épica particular y acaba resolviendo por la vía rápida: silbatazo y banderín arriba.