Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La traición de Zidane

La traición de Zidane

Escrito por: Quillo Barrios21 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Me enamoró el Zinedine Zidane entrenador la temporada pasada. Creo firmemente que revolucionó el fútbol en cuanto a gestión de vestuario se refiere. Consiguió meter en dinámica a casi toda una plantilla en la que la mayoría son internacionales y se miran siempre al espejo pensando que nadie es mejor que ellos. Lo logró, además, con una abrumadora normalidad en tiempo de extravagancias y miles de focos. Dejo a un lado el aspecto táctico pese a que ha demostrado, en partidos grandes, ser un buen estratega: la final de Cardiff y muchos de los minutos de la eliminatoria contra el Bayern son buenos ejemplos.

Digo que dejo a un lado el aspecto táctico porque, a mi modo de ver, el éxito cosechado la temporada pasada radicó en la habilidad que mostró Zidane a la hora de mover las excelsas piezas del puzzle. Incluso Cristiano Ronaldo, otrora indiscutible y cegado por los minutos y los récords, se plegó ante la pausada lógica del entrenador francés en beneficio del colectivo. Zidane contó con todos y la respuesta fue inmejorable. La Liga, de hecho, la terminó de ganar con una segunda unidad comandada por Isco -acabó asentándose en el once inicial-, Asensio y Álvaro Morata. No le temblaba el pulso a la hora de mezclar titulares y suplentes o de, directamente, tirar del mal llamado 'Equipo B' en partidos como, por ejemplo, el de El Molinón. Salió bien. Salió extraordinariamente bien. Y no fue casualidad. Tampoco flor. Fue Zidane. Un Zidane impecable que sólo resbaló al no dar más protagonismo a Morata y Asensio en el arreón final. Sin embargo, esa es una opinión muy personal que perfectamente puede quedar invalidada si uno mira los imponentes números cosechados por el Real Madrid en el último tercio de la temporada pasada.

Quizá por eso me cuesta tanto entender lo que está sucediendo en estos primeros meses de la 2017/2018. Todo ha cambiado demasiado cuando el cambio debía ser mínimo. Zidane  confía ciegamente en su guardia pretoriana, pero ya no tanto en los fieles escuderos que esperan pacientes su oportunidad. La segunda unidad casi no existe. Theo, Ceballos, Llorente y Borja Mayoral suman apenas ochocientos minutos entre los cuatro cuando el Real Madrid ha disputado ya más de veinte partidos. Kovacic y Vallejo entran en la ecuación, pero en sus respectivos casos los problemas físicos han tenido mucho que ver.

La situación se agrava al ver que algunos de los titulares están muy por debajo de su nivel o se les ve, en ocasiones, bajo mínimos físicamente. Marcelo, por ejemplo, pide a gritos una pequeña pausa, y este año, con un sustituto natural de garantías, debería tenerla y no esperar a que le ataque una lesión muscular. Misma situación con Luka Modric, al que la edad -32 años- empieza a obligarle a tener un rol menos protagonista. Sigue siendo indiscutible para todos, pero quizá Zidane deba mimarle más que a otros para que llegue a la fase decisiva en buenas condiciones. El croata lleva muchos minutos encima y los últimos encuentros con su selección -repesca incluida- han sido de una exigencia extrema. Si a ello le sumas que Benzema no arranca y Cristiano vuelve a jugarlo todo, el resultado es un equipo estancado, necesitado de aire fresco, más aún si los resultados no terminan de salir.

No entiendo, pues, el empeño de Zidane en traicionarse a sí mismo, en no repetir la fórmula que lo encumbró hace pocos meses. Ceballos, sin ir más lejos, ha demostrado estar preparado para sumar minutos y asumir ciertos galones -su partido en Mendizorroza lo demuestra-, pero en el Wanda, por ejemplo, ni calentó. Es como si no existiera. Eso no me lo enseñó Zidane la temporada pasada. Zidane no me enseñó a jugar con trece o catorce como si tuviera acento portugués y su segundo apellido fuera Queiroz. Todo lo contrario. Al cielo se llegó con todos remando en la misma dirección, no con algunos haciéndolo y otros mirando desde una dolorosa distancia.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

18 comentarios en: La traición de Zidane

  1. Puede que la traición de Zidane a sí mismo comenzara con la planificación de esta temporada. Aparte de la contratación de Mbappé y la salida de James (la primera errada y la segunda conseguida), desconozco los planes que tenía Zidane para esta temporada. No obstante, era obvio que contaba con la salida de Morata, aunque no la deseara, y ese rol o ese puesto sigue pendiente de cubrir. Máxime con un Benzemá apático, no se sabe si por falta de acierto o por saberse intocable en su puesto frente a un Mayoral en el que parece no confiar Zidane, hecho que hace que su presencia en la plantilla se entienda menos.

    Concuerdo contigo en que Theo y Ceballos requieren de más minutos; más protagonismo. Ese protagonismo que se dio el año pasado a Asensio y que, junto con su talento y desparpajo, le llevaron a destacar como destacó. El propio Asensio necesita más minutos este año también. Theo y Ceballos pueden terminar quemándose con Zidane al ver que sus compañeros no terminan de carburar y ellos están como locos por saltar al campo a demostrar que son dignos de la camiseta que portan. Es una situación peligrosa, aunque quizá su condición de recién llegados todavía pesa más que la sensación de que su entrenador pueda no estar confiando en ellos todo lo que debería.

    Por último, quiero señalar algo impopular. Desde mi humilde punto de vista, hay un hecho que lastra al juego del equipo, y es el juego clásico de Isco. Me explico: Isco fue muy importante en la recta final de la temporada pasada, pero Isco jugó sobre todo soltando rápido el balón; dando fluidez al juego. Esta temporada veo a un Isco más "estilo Barça"; con mayor retención de balón. Esto es algo que, en mi opinión, lastra a un equipo diseñado para mover el balón de manera fluida y llegar con relativa rapidez al area rival para aprovechar el talento de Cristiano en el desmarque y el remate. Creo que la desesperación de Cristiano en los últimos partidos se debe a esto. No le llegan balones suficiente o no le llegan a tiempo. Pienso que Isco debe volver a jugar fluido, aunque el periodismo español más mediático le elogie cada vez que toca y retoca el balón. El hecho de que Isco sea el mejor en los partidos que el Madrid pierde y/o peor juega en conjunto creo que muestra lo que digo, aunque muchos lo tomen como muestra de lo contrario (de que Isco es el único que está bien).

    Saludos.

  2. El problema es que en estos momentos hay unas urgencias que no existían el año pasado. Además, los suplentes del año pasado salían con la mentalidad de quienes tienen que ganarse por méritos la oportunidad de jugar más, y salían con ambición e ilusión, ya que la política rotatoria de Zizou ayuda a no desesperarse. Este año me han dado a veces la impresión de que no importa cómo lo hagan, Zidane les va a dar una oportunidad porque sí. La liga no se gana contra el Atleti o el Barcelona, sino contra el Levante, Betis o Girona. Lo bueno que se veía el año pasado es que contra estos equipos, que salen ultramotivados contra el Madrid, oponíamos un equipo igualmente motivado, pero de mayor calidad, porque nuestra "unidad B" tiene más calidad que la inmensa mayoría de los equipos de primera división. Y así iban cayendo los puntos mientras teníamos nuestros primeros espadas más descansados para envites de mayor magnitud. Este año parece que vamos a contrapié, pero creo que deberíamos jugar cada partido sin mirar la clasificación, y como si fuera una final, contando además con todos.

  3. No suelo comentar aquí, pero me parece que ya está bien de autoflagelarse, además desde el amor a los colores. Hay amores que matan. Desde las, tantas veces crueles, “notas” postpartido a los jugadores hasta estas apreciaciones respecto al entrenador. Lo que nos hizo grandes, por ejemplo los dos ultimos años, siempre fue la paciencia y la lealtad. Ambas ausentes en este articulo.
    Puede que este año no se gane nada, ¿Y qué? Durante muchisimos minutos este equipo nos hace disfrutar de buen futbol y buenos jugadores, nuestros jugadores. No dudemos de ellos ni de su entrenador. Lealtad y, su otra cara, paciencia.

    1. Estoy de acuerdo contigo. Toca paciencia y, como en baloncesto, no mirar el marcador. Aunque sea una frase atribuida al solo chimeone, la filosofía del "partido a partido" y contar con todos, es la adecuada aquí. No es más que sentido común. Creo que tenemos un equipazo aunque me da la impresión de que se fio mucho al frustrado fichaje de Mbappé, por lo que se dejó marchar a Mariano y Morata. Aún así creo que tenemos la mejor plantilla de primera división. Lo malo es cuando va corriendo el tiempo y no parece terminar de cambiar la tendencia.

    2. Discrepo. La pasada temporada la clave no fue la paciencia porque no hizo falta. El Madrid no estuvo a 10 puntos del líder, ni tenía la liga muy difícil ya en noviembre, de hecho fue más bien al contrario. Si me hablas de la temporada que empezó Benítez la paciencia tampoco tuvo nada que ver, al menos en la presidencia que se cargó al entrenador y con Zidane no íbamos a ponernos de uñas por cómo se encontró el equipo. Así es que la paciencia no fue la que nos hizo grandes y exitosos sino los resultados que acompañaron casi siempre y como colofón los títulos.
      La lealtad, pues no sé qué decirte, todos los entrenadores tienen sus leales y sus críticos y con los jugadores pasa lo mismo, pero insisto, lo que nos hizo campeonar estas dos temporadas fueron los resultados como consecuencia del gran momento de un plantillón.
      Entiendo que haya gente como tú que piensen que si no se gana esta temporada pues no pasa nada, porque hemos tenidos dos temporadas muy exitosas en las que nos han hecho muy felices. Yo no soy de esas, yo si esta temporada no ganamos nada no me consolaré pensando que tenemos los títulos por castigo. Tampoco pediré que se carguen a media plantilla ni a Zidane, pero vamos, que yo no voy estar contenta con el rendimiento del equipo. Entiendo que es muy pronto para ir quemando jugadores y a Zidane, pero que no estamos nada bien estos meses es un hecho, que Zidane tiene pinta de no contar nada con los fichajes que le han hecho pues también. Que algunos de los pesos pesados están para echarse a llorar se ve, por más cariño que les tengamos y por más agradecidos que estemos por lo que nos han dado. Que no hay que matarlos ni venderlos, pues tampoco, pero que algunos banquillitos y recuperar la meritocracia sería de agradecer. Claro, que también puede ser que los suplentes no merezcan más, que sería muy triste, porque entonces los fichajes han sido un tremendo fiasco.
      Saludos

    3. Totalmente de acuerdo, aquí predomina lo inmediato y hay que ganar siempre si o si. Lo habitual es que si cambia el viento y al final se ganan cosas todos estos que ahora critican agriamente se subirán al tren de la victoria sin ningún rubor. La mayoría de las críticas tendrían valor si se hubieran producido inmediatamente después del triunfo en Cardiff, pero entonces todo el mundo estaba a muerte con el proyecto.Es lo que yo defino como el madridismo bipolar, nada de términos medios.

      1. Yo es que siempre estoy subida en el tren o en el carro del Real Madrid porque soy madridista y por lo tanto no me produce ningún rubor están ahí en las victorias porque jamás me he bajado de él, llueva o caigan chuzos futbolísticos de punta. No soy más madridista cuando ganamos que cuando perdemos y estoy enfadada, frustrada o decepcionada según lo que yo haya visto en el campo o a lo largo de una temporada.
        Pero a lo mejor tenéis razón y no merecemos ser madridistas porque somos una rémora para el éxito del club. Quizá el Madrid debería borrarnos de la faz del madridismo y quedarse con los "buenos" madridistas. Tal vez la historia del Madrid habría sido mucho más exitosa sin tanto madridista bipolar en lugar de una afición homogénea, centrada, equilibrada y paciente.
        Quizá los socios compromisarios deberían plantear dentro del orden del día en la siguiente reunión, una buena limpieza "étnica" dentro del madridismo.

        1. Yo no me he referido a Vd. en ningún momento, si por algún motivo, que desconozco, Vd. se considera incluida en el grupo a que me refiero ese es su problema no el mio. Y lo de "merecer ser madridista" , "borrar de la faz" , "limpieza étnica" creo que son expresiones desafortunadas y que están totalmente fuera de lugar; simplemente se pueden ver las cosas de forma diferente.

          1. En ningún momento he interpretado que se refería a mí personalmente, pero sí a los madridistas, entre los que me incluyo, que criticamos al equipo cuando no nos gusta y lo vamos a celebrar sin ningún rubor, faltaría más, los éxitos del Madrid. Y posiblemente he usado expresiones desafortunadas por lo excesivas, pero no menos lo es el término bipolar que usted emplea para referirse a una parte del madridismo con la que ni comulga.
            Dicho esto, intentaré en lo sucesivo ser menos excesiva.

          2. Con el término bipolar solo he pretendido ser descriptivo en lo que respecta a pasar, en breve espacio de tiempo, de un optimismo desmesurado a un pesimismo depresivo, cosa bastante habitual en esta y otras webs que dan voz parte del madridismo , en ningún caso he tratado de ser ofensivo y si Vd se ha sentido aludida o molesta le ruego me disculpe.

  4. Segunda unidad (uno por línea) de la temporada pasada: Pepe, James, Morata.
    Segunda unidad (uno por línea) de esta temporada: Vallejo, Ceballos, Mayoral.

    Creo que es fácil entender por qué usa menos este año la segunda unidad...

    1. Al único que veo por debajo es a Mayoral. Vallejo me parece que es una de las pocas buenas noticias las pocas veces que ha podido salir (porque hasta ahora está tan lesionado como Pepe la temporada pasada). Creo que Ceballos no desmerece para nada a James, aunque el James de la temporada pasada llevaba ya tres temporadas y no necesitaba nada de adaptación.

  5. Últimamente están sonando mucho los nombres de Morata, James, Pepe, e incluso Danilo. Y están sonando mucho porque los encargados de que suenen o no suenen nombres – la prensa – también hicieron que sonaran esos mismos nombres el año pasado, aunque con objetivos distintos.

    La temporada pasada no paraban de recordarnos (a nosotros y a los propios jugadores) lo “poco” que jugaban, lo mucho que se merecían jugar más y lo bien que harían en cambiar de aires para tener más minutos…
    Pues dicho y hecho.
    Lo que pasa es que esta temporada lo que toca es “echarles de menos” y culpar al Madrid por haberles “dejado escapar”…

    La “experiencia” es otra palabra ligada a los que se fueron y de la que al parecer carecen los que han llegado.

    ¿Cómo empezó Morata a jugar en el primer equipo del Real Madrid?
    Pues alternando muy poquitos minutos en ese primer equipo con el Castilla. Y así sucedió durante dos o tres temporadas. No fue llegar y besar el santo. Cosa que ya se está exigiendo con los Ceballos, Theo, Llorente o Mayoral.

    James. ¿Alguien cree realmente que James iba a seguir un año más sin ser titular indiscutible? ¿Y alguien cree que de seguir en el equipo sería titular indiscutible?

    Pepe. Rajadas contra el Madrid aparte, ¿era Pepe un jugador infalible que nunca cometiese errores? Al menos tantos como puedan cometerlos Varane o Nacho. Y si la edad de jugadores como Cristiano o Modric parece preocupar a un cierto sector del madridismo (y sobre todo de la prensa) ¿la edad de Pepe no preocuparía en absoluto este año?

    Danilo. No entiendo por qué incluir en esta lista a Danilo. ¿Realmente alguien le echa de menos? Achraf, a pesar de su poca experiencia, resulta bastante más seguro en su puesto. Con Danilo se tuvo una paciencia que no se recuerda con ningún otro jugador.
    Aunque tal vez los detractores de Benzemá no estén de acuerdo con esta última afirmación…

    El caso es que sucede lo de siempre. En el Madrid solo son buenos aquellos jugadores (o entrenadores) que están por venir o que ya no están…

  6. Tiempo al tiempo amigos, tiempo al tiempo.
    Tenemos que estar "confiantes" como diría el mejor jugador que han visto mis ojos.
    Hala Madrid y nada más!!!
    Doroha do Kyyeva!!!
    Camino a Kiev!!!
    Road to Kiev!!!

  7. Es que la temporada pasada había un segundo equipo profesional y esta temporada hay un grupo de meritorios sub 21 de los cuales ninguno ha despuntado en el futbol de élite profesional y de los que me temo, algunos nunca lo harán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

"Ante la eventualidad de repetir la más dolorosa de todas las derrotas, los atléticos se replegaron. Los madridistas, en contra, siguieron deseando por encima del miedo...".

✍️ @fantantonio ha encontrado algo recordando la Undécima:

https://www.lagalerna.com/clattenburg-y-el-triunfo-de-la-voluntad/

"La gente no quiere comprar que un jugador que parece vivir fuera del Real Madrid termine siendo la viva imagen del Real Madrid." @Blayasensat sobre @GarethBale11

👉👉👉 https://bit.ly/3d5sPFz

"...hablar del Real Madrid me produce un EXTRAÑO PLACER, un cosquilleo parecido al del PRIMER BESO. Es algo desconocido, no se puede explicar. Y eso que NO SOY DEL REAL MADRID...". @Blayasensat

Quien lo diría, Albert, pero te comprendemos. 🙂

https://www.lagalerna.com/gareth-bale-y-la-nostalgia/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram