Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
La inquina de Bernabéu al Barcelona (1ª parte)

La inquina de Bernabéu al Barcelona (1ª parte)

Escrito por: David Mata4 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A veces, cuando a don Santiago Bernabéu de Yeste le preguntaban acerca de su animadversión hacia el Fútbol Club Barcelona, optaba por responder levantándose la camisa, enseñando la barriga y diciendo: "Esta es mi laureada", mientras exhibía una aparatosa cicatriz. Esa herida era un recuerdo de las semifinales de Copa de 1917, una eliminatoria complicadísima, que se extendió hasta cuatro partidos, y durante los cuales a Bernabéu le habían abierto la barriga de una patada.

Debido a que le habían cosido de una manera un tanto rudimentaria, a Bernabéu le había quedado para siempre aquella cicatriz tan llamativa, pero el resquemor que le producía aquel recuerdo no era tanto por motivos estéticos como por haberse perdido un momento clave en la historia del club. El Madrid se acabaría proclamando campeón de aquella edición de la Copa, tras una década de dominio de equipos vasco-catalanes, y él se perdió el partido por el título por aquella lesión.

En una entrevista concedida al diario ABC en 1957, Bernabéu consideró aquella final de 1917 como el triunfo más importante durante su época como jugador. Y también se refirió a la lesión que sufrió, diciendo, literalmente, que fue a raíz de: "uno de los partidos jugados aquí con el Barcelona". Sin embargo, a Bernabéu la memoria aquí le jugaba una mala pasada. Su rival en aquellos partidos era, efectivamente, un club de Barcelona, pero no el Barcelona.

Se trataba del Foot-Ball Club España, un equipo que durante su breve trayectoria también se llamó Gràcia o Catalunya, y que fue un club con sede en Barcelona pero sin relación con el Fútbol Club Barcelona.

Dado que Bernabéu mezclaba al España con el Barcelona, como si fuesen parte de lo mismo, cabe preguntarse si la animadversión se la tenía al Fútbol Club Barcelona en particular o a los catalanes en general. Si nos atenemos a lo que escribió sobre el tema Julián García Candau, parece que Bernabéu sí que tenía una cierta fijación con Cataluña. Candau aventura que posiblemente provenía de la guerra civil, pues Bernabéu fue cabo de la división de Muñoz Grandes en lo que él describió como "la reconquista de Cataluña" (sic). Sin embargo, Bernabéu no citaba el independentismo como la causa por la que se alistó, si no que dijo ser "voluntario contra el comunismo" (sic).

Lo que resulta más irónico es que Bernabéu fue elegido presidente del Real Madrid -por las autoridades político-deportivas del momento- con el encargo de lograr la paz social con el Barcelona. Fue tras otra accidentada semifinal de Copa, en esta ocasión la de 1943, la del famoso 11-1. El reemplazo se produjo porque el marqués de la Mesa de Asta dimitió como presidente del Barcelona y el entonces presidente de la Federación Española, Javier Barroso, dio la orden de sustituir a Antonio Santos Peralba como presidente del Real Madrid, buscando con este gesto calmar los ánimos en Cataluña. Todo esto bajo la supervisión de la Federación Castellana que estaba presidida por Ernesto Cotorruelo. El colmo de la ironía es que ambos federativos eran hinchas del Atlético de Madrid. Cotorruelo llegó a ser el socio número uno del club y Barroso su presidente.

Inicialmente Bernabéu sí hizo honor al trabajo para el que había sido elegido. Su primera acción como presidente madridista fue enviar un telegrama al Barcelona, que sólo podía entenderse como una oferta de paz. Poco después le sugirió al nuevo presidente del Barcelona, el coronel Vendrell, la celebración de dos "partidos de la paz", uno en cada ciudad. Iniciativa muy aplaudida por la Federación Española que felicitó a ambos equipos. El primer partido se disputó en Chamartín, con los dos presidentes bajando juntos al terreno de juego, ramos de flores, intercambio de elogios y una extraordinaria ovación al Barcelona cuando saltó al campo. Ese primer partido terminó en empate a uno. A la vuelta en Barcelona, Bernabéu se entrevistó con el marqués de la Mesa de Asta y con José Vidal-Ribas, los anteriores presidente y vicepresidente del club, para pedirles excusas por lo sucedido en Chamartín. Hubo más intercambios de regalos, más gestos de afecto y a la salida de los dos equipos el público de Las Corts les dedicó una gran ovación. El Barcelona terminaría ganando aquella "Copa de la Concordia" (sic) por 4 goles a 0.

Sin embargo, la paz duró muy poco. El último partido de la Liga 1943-44 volvió a enfrentar al Barcelona y al Real Madrid en Las Corts y volvieron a producirse altercados. Arbitraba Gojenuri, un árbitro tan célebre que en Valencia su nombre se utilizaba como insulto. Se especula que como él mismo había jugado como defensa, consentía el juego duro, pero fuese por esa o por otra razón, lo cierto es que ese día el partido se le descontroló y el extremo barcelonista, José Riba, acabó con el brazo y la clavícula fracturados [por Moleiro]. El Madrid ganó 1-2 y ahí se acabó la paz, aunque seguramente la paz era frágil porque desde el principio fue un compromiso político y no un gesto sincero.

El siguiente episodio que crisparía los ánimos se produjo poco después (1945). El secretario barcelonista, Labuena, contactó con el jugador madridista Rafa con la intención de ficharlo. El jugador se lo comunicó a la directiva y Bernabéu preparó una trampa. Hizo que el jugador y el directivo fueran descubiertos cuando estaban en la mesa de un café de la Gran Vía. A Labuena le cayeron dos años de suspensión y al jugador una sanción económica. Un año después Bernabéu tomó un tren de camino a Barcelona, paró en Reus, compró el periódico y leyó que Rosend Calvet, el hombre que salvó al Barça durante la guerra, iba en barco de camino a las Canarias para fichar a Luís Molowny. El fichaje de Molowny ya lo habían desestimado anteriormente el Valencia y el Atlético de Madrid, así que a priori no parecía una garantía, pero según su biógrafo, Bernabéu tuvo un presentimiento (sic) y mandó a Quincoces en avión a Las Palmas para ficharlo. Por ironías del destino Molowny debutaría con el Real Madrid contra el Barcelona y marcó el gol de la victoria en los últimos minutos. A pesar de lo que pueda parecer, no existe ningún indicio de que el fichaje de Molowny fuese una respuesta a la intentona con Rafa del año anterior. Ambas anécdotas, aparentemente, no están conectadas.

Algunos años después de estos episodios llegó a España, por invitación del Real Madrid, Ladislao Kubala como parte del Hungaria, un equipo formado por expatriados del este de Europa. El Hungaria debutó ganando en la capital por 4 goles a 2 y el fútbol de Kubala asombró. La versión más extendida dice que Bernabéu descartó su fichaje porque Kubala pretendía imponer a su cuñado como entrenador y por haber bloqueado FIFA sus derechos federativos al estar fugado del Vasas. No obstante, está versión está incompleta. El Real Madrid contactó con Ricardo Cabot, secretario de la Federación, y este le dijo que era imposible obtener el transfer desde su club de origen por su estatus de fugado. Sin embargo, meses después sí ayudó al Barcelona a conseguir firmar al jugador. Cabot había sido directivo del Fútbol Club Barcelona. Pero incluso sin el apoyo de la Federación, es incorrecto decir que el Real Madrid había renunciado al jugador. Se anunció que Kubala llegaría a Madrid para firmar su compromiso, a pesar de que no podía ser alineado en partidos oficiales. Y, supuestamente, el jugador llegó a tener un contrato en su bolsillo al que sólo le faltaba la firma. A partir de ahí existen varias versiones de lo que sucedió:

La Vanguardia publicó un artículo el 30 de noviembre de 1980, en donde Lluis Permanyer, quien fuera vice-secretario de la junta de Montal i Galobart -la que fichó a Kubala- relata que cuando el Hungaria llegó a Barcelona para jugar un amistoso contra el Español, el Barça aprovechó para enviar a un nadador húngaro llamado "Zalyoni", con el objetivo de convencer al jugador de que rompiese su compromiso con el equipo blanco. "Zalyoni" se llevó a Kubala de juerga por la ciudad, como parte de su plan de seducción. Y cuando finalmente condujeron a Kubala a ver al presidente del Barcelona, el jugador sacó del bolsillo el contrato con el Real Madrid y dijo que lo que quería era exactamente eso.

Por su parte, el historiador y crítico de cine Edmond Orts, aseguró en una entrevista concedida a la revista deportiva 23 perico, que no sólo el Madrid fue burlado, sino también el Español. Supuestamente, el club perico quiso fichar Kubala después de que este hubiese deslumbrado en un par de amistosos contra el equipo. Y por esa razón les había convocado a él y a su cuñado Daučík a las oficinas de Sarrià. Pero el jugador nunca apareció, porque un enviado de Samitier (¿"Zalyoni"?) se lo llevó al hotel Majestic y allí lo contrató el FC Barcelona. A Orts esta anécdota se la explicó Francisco Rovira Belet, el director de la película "Once pares de botas" (1954), y lo hizo durante la retrasmisión de un programa que Orts hacía para Radio Nacional. Estaban presentes el cuñado de Rovira Beleta, José Manuel Soriano, famoso por ser el doblador de Rock Hudson y otros actores importantes de la época.

Para rizar el rizo, se supone que una escena de la película "Once pares de botas" sería una dramatización de este fichaje frustrado. El argumento de la escena consiste en que un club ficha a un jugador, pero este nunca llega a su destino porque el secretario de otro equipo le localiza en el tren y le hace bajarse una estación antes de lo debido. El papel del secretario en la película lo interpretó Samitier, quien casualmente era el secretario del Barcelona que fichó a Kubala. Esta escena en particular la habría escrito el vicepresidente españolista Luis Trias de Bes.

Otra versión aun aparece en el libro de Jimmy Burns Marañón "Barça: la pasión de un pueblo". Allí se recoge que Enrique Llaudet contó como Samitier simuló ser directivo del Real Madrid para conseguir firmar a Kubala. Ayudándose para ello de la afición del jugador por el alcohol y de un compinche que le hizo de traductor, el misterioso nadador "Zalyoni". El libro describe una escena en un tren digna de una comedia de enredo. Con Kubala ebrio y preguntando que si iban a Madrid y Samitier diciéndole que por supuesto, mientras que el jugador protestaba porque en los carteles de estación se leía Barcelona.

Candau escribió sobre este asunto que el Madrid no hizo de ello "cuestión de gabinete ni produjo la polémica en la prensa de otros casos". Pero parece que el Madrid sí que lo tenía presente y cuando pudo devolvió la jugada. Según Enric Vidal-Ribas, nieto de Enric Martí Carretó, tiempo después del fichaje de Di Stéfano hubo una conversación entre Bernabéu y su abuelo en la que el de Almansa dijo: - "Mira, Martí, a Kubala me lo robasteis vosotros y a Di Stéfano os lo he robado yo, y punto: uno a uno". Jimmy Burns también considera que lo de Di Stéfano fue la venganza por el vodevil del caso Kubala. Si damos crédito a todo esto, además se vengó usando el mismo puñal, porque el fichaje de Di Stéfano tuvo muchísimas claves, pero una de ellas fue que el Madrid consiguió contactar con el jugador en Barcelona, y esa información se la facilitó el mismísimo Samitier. Así lo reveló Saporta en una entrevista.

Documentalista. Antropología del fútbol. Cuenta oficial, pero no oficialista.

11 comentarios en: La inquina de Bernabéu al Barcelona (1ª parte)

  1. Interesantísimo artículo.
    Ya conocía parte de la historia del fichaje de Kubala por el Barcelona, pero no todos los detalles que se aportan por el señor Mata. Desconocía que el Español también intentó ficharlo.
    Por otra parte, el nuevo formato qwue permite acceder fácilmente a los artículos anterirores del autor, o a artículos relacionados, me parece muy buena idea.
    Saludos.

  2. Leer a David Mata sobre el Madrid es un auténtico privilegio. ¡Que siga la cosa!

    Para mí, es obvio que estos encontronazos eran prácticamente inevitables desde el momento en que el Madrid empezó a recuperar su capacidad para competir con el Barcelona, durante la larga posguerra (y mencionemos, de paso, que el Barcelona, curiosamente, salió de la guerra civil en muchísimo mejor estado que el Madrid).

    Sólo a posteriori, me parece, se han interpretado esos conflictos en clave política: aquí, es clave la figura de Manuel Vázquez Montalbán, un periodista e intelectual, por lo demás, muy estimable —quiero decir que no era una medianía como tantos de sus sucesores—. Pero al régimen franquista, en primer lugar, no le gustaba ninguna alteración del orden, viniera de donde viniera; lejos de promover polémicas contra el Barcelona, trataba de apaciguarlas o de reprimirlas por todos los medios. Y, en segundo lugar, los cargos de la política del fútbol estaban ocupados por personas concretas, cuyas simpatías futbolísticas (que no políticas) podían inclinarse hacia el Madrid... o todo lo contrario.

    "Once pares de botas" es una película muy decente y divertida. Están José Isbert y Manolo Morán. Me hace mucha gracia el papel que representa Ramallets, todo un dandy (el equipo ficticio al que pertenece, y en el que juega el protagonista, José Suárez, es de Barcelona, y se llama "Hispania"). Y hasta hay una breve aparición de Di Stéfano.

    (Una pequeña corrección: donde pone "Se anunció que Kubala llegaría a Madrid para firmar su compromiso, a pesar de que no podía ser alienado [sic] en partidos oficiales", debe poner "alineado").

    1. El Madrid no le hubiera "alienado".
      Por decirlo todo, Vázquez Montalbán, periodista y conocido novelista, era miembro del PSUC, (sección del PCE en Cataluña, y luego partido autónomo) y es el padre de esa frase tan repetida der que el Barça es el "ejército desarmado de Cataluña". Es decir, el deporte al servicio de la demagogia nacionalista y de lo que ahora se conoce como "el relato". Relato al que Vázquez Montalbán empezó a dar forma, y que, en su parte deportiva, se resume en F.C. Barcelona = democracia, Real Madrid C.F. = franquismo.
      Una idea fuerza tan sencilla como esa, contra toda evidencia histórica, ha prendido en buena parte de la sociedad española, porque desde la esquinita y todos sus medios de propaganda se repite incesantemente, y en cambio, desde la Meseta, o desde el Madrid nadie se ha ocupado de contrarrestarla, y de hacer "nuestro relato", para lo que basta con contar la verdad de los hechos.
      Por eso saludo todos los esfuerzos que se están haciendo en la Galerna en esa dirección.
      Saludos.

      1. Yo creo que MVM identificaba más bien al Madrid con centralismo y al Barcelona con regionalismo. E identificando ambos como tan vinculados a esos conceptos, de forma consciente o inconsciente, asume que el conflicto era aun más inevitable, si tienes en cuenta lo que comentábamos de luchar por los mismos títulos y jugadores.

      2. "El ejército desarmado simbólico de Cataluña", creo que era su expresión exacta. Lo de "simbólico" es importante; más que nada, porque, tratándose de símbolos (como tratándose de metáforas), no se puede decir que una afirmación así sea verdadera o falsa.

    2. Yo también creo que el choque de dos gigantes es inevitable. Compites por los mismos títulos y jugadores. De MVM algo hablaré en la segunda parte, sí. "Once pares de botas" es bonita, sí. Yo no se si la recomendaría a alguien que no haya crecido viendo cine de esta época por TV, pero es curiosa sí. Lo de alienado me lo chivo por el pinganillo ya mi compadre Daniel antes que nadie y creo que ya está editado. Un saludo

  3. Buenísimo artículo, me ha gustado mucho conocer detalles del fichaje de Kubala que desconocía, porque, evidentemente, no forman parte del Relato Oficial, faltaría más. Gracias David!

  4. Buenas tardes, a mí personalmente no me constan las idas y venidas de Kubala con un contrato u otro en la mano, donde el Varcelona como si fuese una comedia o un vodevil, se hace con los servicios del húngaro, a Kubala y a su equipo, el Hungaria lo trajo a España D. Santiago, no sólo eso sino que les organizo una gira por el país, además de darles un cantidad de dinero, que les supuso a los integrantes del HUNGARIA, un respiro económico. Con todos estos antecedentes si Kubala no firmo por el Madrid fue porque al presidente un tal Muñoz Calero un atlético y al que mandaba de verdad en el fútbol español, el varcelonista Dr. Cabot, secretario técnico, general y lo que hiciese falta entonces, le dijeron al magiar, que o fichaba por el Varcelona o no jugaría profesionalmente en el fútbol español, seguramente y muy a su pesar, Kubala firmo por el Varcelona, porque la idea de volver a Francia, Italia con el Hungaría le aterrorizaba, porque en la mayoría de los sitios eran recibidos de malas maneras con manifestaciones y huelgas, dada su condición de exiliados de la República Comunista Hungara. Tanta historia con el trenecito y el contrato, que si para aquí, que si para allá, cuentos chinos, una manera de no colgarle el fichaje de Kubala al franquismo y blanquear la imagen del Varcelona, o ES QUE SE CREEN QUE LA ENTREGA DE LA INSIGNIA DE ORO Y BRILLANTES DEL Varcelona al dictador en 1951, durante la final contra la Real Sociedad, por el presidente del equipo catalán D. Agustín Montal, fue casualidad, como si no conociéramos como son, por la cara se la iba a dar a Franco-.
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

  5. Buenas tardes, lean y vean lo que ya escribía en un ya lejano Noviembre de 2016, sobre el tema Kubala, por supuesto lo que ya escribía y lo leído ahora, no se parecen en nada, porque el tema Kubala fue una cabronada, de la Federación controlada ya entonces( como no) por un varcelonista el Dr. Cabot, secretario general, y un atlético que hacia de tonto útil. Entre Paréntesis

    Buenas tardes para aclarar el tema Kubala les pongo a continuación parte de un artículo escrito por D. Félix Martialay y D. Bernardo de Salazar, historiadores no precisamente madridistas y que explica el fichaje de Kubala por la Orga. Estamos en 1950, la selección española prepara su intervención en el campeonato del mundo a celebrar en Brasil y contrata como ´´sparring´´ a un equipo formado por exiliados de países de la Europa comunista. Al ser mayoritariamente húngaros a tal equipo se le llamo ´´Hungaria´´ dónde destacaba sobremanera un delantero centro por su clase y eficacia. Este equipo de exiliados deambulaba por Francia e Italia tratando de jugar partidos amistosos siempre con grandes problemas con los partidos comunistas francés e italiano que siempre montaban manifestaciones y huelgas en la localidad donde jugaban al ser mayoritariamente anticomunistas los jugadores e impidiéndoles fichar por las amenazas que los clubes recibían de los partidos comunistas. Enterado D. Santiago Bernabeú ( es decir el Madrid) del problema se arriesgó a contratarles por una cantidad que les solucionaba la vida una buena temporada. Les montó una serie de partidos con la selección nacional y otros equipos españoles. El Hungaria debutó en Chamartín. Ganó 4-2 y gustó mucho.
    Madrid y la Orga pusieron sus ojos en su delantero centro. Laszlo Kubala se llamaba que se deja querer por unos y otros.
    Tras los partidos españoles el Hungaria se disolvió el 26/07/1950. Esa misma fecha adelantándose a cualquier equipo el Madrid se dirigió a la federación española pidiendo autorización para fichar a Kubala. Ésta estaba en manos de D. Ricardo Cabot que había sido jugador profesional del Barcelona, vicepresidente con el señor Gamper y presidente de la federación catalana. La contestación federativa al Madrid fue que no podía ficharlo (a Kubala) por estar el jugador dado de baja en la FIFA y no tener el certificado de transferencia de la federación húngara.
    Ante el asombro de todos 3 meses después la Orga alinea a Kubala en 6 partidos sin que estuviera inscrito. Fue una rebeldía insólita que le costó al Barcelona una multa por parte de la federación de 50 pesetas por partido.
    Lógicamente el Madrid reclamó ante la federación y recibió, firmado por el secretario general técnico D. Ricardo Cabot un oficio a los merengues que: ´´debido a la inconsistencia de los motivos que hasta ahora había quedado el trámite en suspenso, esta federación ha decidido autorizar al Barcelona para que pueda alinear válidamente a dicho jugador´´.
    Naturalmente el Madrid pidió explicaciones por escrito en el sentido de que la fecha de su petición de fichar a Kubala era muy anterior a la de la Orga y que la federación estaba obligada a comunicar al Madrid antes que a nadie lo de la ´´inconsistencia de los motivos´´ para que pudiera reanudar las gestiones que había sido el primero en iniciar para fichar a Kubala. No hubo respuesta federativa. El señor Bernabeú se murió sin que le llegara la explicación de aquella ´´inconsistencia de motivos´´. El Madrid nunca supo cuanto antes había presentado la documentación del húngaro. D. Santiago jamás pudo saber cual era la ´´inconsistencia de motivos´´ pero D. Ricardo Cabot era un hombre honrado. El centralismo madridista quedó una vez más perjudicado pero D. Ricardo Cabot era un hombre honrado. Kubala fue al Barcelona pero D. Ricardo Cabot era un hombre honrado.
    La Orga se hace con los servicios de Kubala el 15/06/1950 pero por problemas burocráticos con la federación húngara no puede jugar hasta la primavera del 51´. El 27/06/1951 es nacionalizado(Kubala) por el gobierno de Franco saltándose etapas legales para que no tuviera que esperar los obligatorios dos años de residencia en España. La federación húngara siguió sin dar el transfer y reclamando a la FIFA. Hasta 1954 no se solucionó el problema merced a la constancia de la federación española.
    Desde que Kubala juega con la Orga, las competiciones se cuentan por triunfos: Copa 1951, Liga 1951-52, Copa 1952, ...
    Saludos blancos, castellanos y comuneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Me gusta rodearme de buena gente, de gente sana, de gente que vale la pena. @TheLastJourno es una de esas personas. Y si encima puedo leerlo en @lagalerna_, mejor que mejor. Merece todos los altavoces que pueda tener. https://t.co/ZbY9rLkAgf

Cuando el que informa no cuenta la verdad | @TheLastJourno https://t.co/EWpD0RNzm7 via @lagalerna_

Fue un gran placer saber de madridismo y ecología gracias a las explicaciones de Jaime de Jaraíz en @lagalerna_

https://t.co/vZAFnnqljM

¿Condescendencia hacia Zidane? https://t.co/5FFNyq9h0D vía @lagalerna_

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram