Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La fórmula para fichar a Kylian Mbappé

La fórmula para fichar a Kylian Mbappé

Escrito por: Pepe Kollins25 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Vayamos al grano: ¿Dispone el Real Madrid de alguna vía para fichar a Mbappé antes de la finalización de su contrato? La respuesta es sí.

El delantero del PSG tiene firmado un contrato hasta junio de 2022, es decir, todavía le restan tres temporadas más con el conjunto parisino. Esta circunstancia puede interpretarse por la inmensa mayoría como un impedimento infranqueable, toda vez que el PSG es propiedad del Emir de Qatar y no tiene ninguna necesidad de venderlo. Esa era una impresión generalizada y que se extendía, hasta hace poco, a su compañero de equipo Neymar, que también finaliza contrato en las mismas fechas.

No obstante, el contexto ha parecido variar notablemente a final de temporada, hasta el punto de que esa impresión de “jaula de oro” se ha ido resquebrajando poco a poco.

Todo comenzó con una crítica de Neymar hacia los jóvenes de la plantilla, a los que responsabilizó de la eliminación del equipo en Copa, y en especial a Mbappé, de quien resaltó su inexperiencia en la acción por la cual fue expulsado. A aquellas declaraciones le siguió una agresión del delantero brasileño a un aficionado del Rennes. Y, para rematar el cuadro, su marcha de la concentración del equipo, sin avisar a su entrenador, el alemán Thomas Tuchel.

Son hechos que, sin duda, en cualquier equipo acarrearían una sanción e incluso un cuestionamiento sobre la continuidad del insurrecto. Pero si tan solo unos meses antes nos hubieran relatado esos mismos acontecimientos y nos hubieran preguntado si podían provocar la marcha del brasileño del equipo francés la respuesta hubiera sido unánime y rotunda: imposible. ¿Cómo iba a bastar una leve crítica, una colleja y una ausencia de un entrenamiento para desmoronar la resistencia de un estado petrolífero?

Pero sucedió que no solo Neymar comenzó a rebelarse. En un discurso, en la gala de la Unión Nacional de Futbolistas Profesionales (UNFP), Mbappé, ganador del trofeo al mejor jugador, declaró la posibilidad de abandonar el PSG. Fue tal el impacto que provocó esta primera muestra de duda del astro francés que los periodistas le pidieron que lo ratificara al término de la ceremonia. Así lo hizo.

Pese al terremoto que provocaron las declaraciones de Mabppé, nada hubiera alterado la opinión de los aficionados con respecto a las perspectivas de su futuro si no fuera porque, por primera vez desde que los qatarís tomaron el mando del club, cargos de máxima responsabilidad en la entidad abrían la puerta a la venta de una de sus figuras. Primero fue el propio Tuchel, quien manifestó su deseo de que sus estrellas siguiesen. “Pero, si no es así, encontraremos soluciones", matizó. Cuatro días después volvería a declarar que “sería ingenuo asegurar con rotundidad su continuidad”. Y cuando ya hasta se rumoreaba el cese del entrenador por esas declaraciones, era el mismísimo Al Khelaifi quien a una pregunta sobre la actitud de Neymar respondía:

"Quiero jugadores dispuestos a dar todo para defender el honor de la camiseta y unirse al proyecto del club. Aquellos que no quieran o no entiendan, lo hablamos. Por supuesto, hay contratos que deben respetarse, pero ahora la prioridad es nuestro proyecto. (...) Nadie lo obligó a firmar aquí. Nadie lo empujó. Él vino a sabiendas para unirse a un proyecto. Sólo repito que Neymar, como los demás, debe creer en nuestro proyecto y dar todas las garantías de que está implicado. Mientras este siga siendo el caso, no habrá ningún problema con él".

¿Qué había sucedido para que el jeque, famoso por su irreductibilidad, se presentara ante el mundo como un presidente vendedor? ¿Qué había pasado para que el entrenador mostrase su predisposición a no aferrarse a un jugador incluso antes de sus escándalos con la modelo Najila Trindade? ¿Un berrinche del futbolista? ¿Eso era todo lo que hacía falta para hacer saltar por los aires un vínculo indestructible?

La respuesta la daba hace un mes, aunque también la habían citado en octubre, Mundo Deportivo: el “Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores” de la FIFA habilita a todo jugador a rescindir su contrato, sin riesgo de ser penalizado, siempre y cuando la petición se hiciese en arreglo a unos requisitos:

1-Que el jugador no se encuentre en el periodo protegido: “un periodo de tres temporadas completas o de tres años, lo que ocurra primero, tras la entrada en vigor de un contrato; si el contrato se firmó antes de que el jugador profesional cumpliese 28 años, o por un periodo de dos temporadas completas o de dos años, lo que ocurra primero, tras la entrada en vigor de un contrato, si el contrato se firmó después de que el jugador profesional cumpliese 28 años”

2- Que se formalice en plazo: “El aviso de rescisión debe darse durante los 15 días posteriores al último partido de la temporada”

En caso de cumplirse estos dos requisitos la FIFA establecería una indemnización para el club:

“La indemnización por incumplimiento se calculará considerando la legislación nacional, las características del deporte y otros criterios objetivos. Estos criterios deberán incluir, en particular, la remuneración y otros beneficios que se adeuden al jugador conforme al contrato vigente o al nuevo contrato, el tiempo contractual restante, hasta un máximo de cinco años, las cuotas y los gastos desembolsados por el club anterior (amortizados a lo largo del periodo de vigencia del contrato).”

Por lo tanto, la razón por la cual Al Khelaifi y todo el entorno del PSG en bloque accede ahora a lo que nadie creía que podía conceder es que no puede hacer nada para evitar que al termino de la temporada que viene Neymar se pueda ir de manera unilateral acogiéndose a dicha normativa. El PSG escenifica que está dispuesto a venderlo por 300/350 millones porque en un año el precio del jugador, en base a la fórmula de cálculo de la FIFA, rondaría los 170. Y sí, son ricos, pero tampoco son imbéciles y menos cuando hay una nueva normativa de Fair Play que obliga a equilibrar ingresos y gastos.

Neymar se encuentra en esa situación ya que el verano que viene habrá cumplido los tres años de contrato requeridos. El caso de Mbappé es distinto ya que su primer año fue una cesión, y por tanto necesita de un año más para quedar fuera del periodo protegido. O en otras palabras: Mbappé, dentro de dos temporadas, en junio de 2021, podrá rescindir unilateralmente su relación con el PSG pagando una indemnización bastante menor que su precio de mercado. Por lo tanto, el francés, el verano que viene, se encontraría en una situación muy similar a la vivida por Hazard este año o Courtois hace dos: solo le quedaría “un año de contrato” y la actitud de su club, como ya está sucediendo con Neymar, sería mucho más accesible.  De ahí que Al Khelaifi asegure la continuidad de Mbappé  al 200%  pero remarcando que se refiere a “la tempora que viene” (es decir, 19/20) y no en referencia a los años que tiene firmados.

Obviamente todas estas especulaciones saltarían por los aires si Mbappé firma una renovación, en cuyo caso el periodo protegido de tres años comenzaría a computar desde cero. Un hecho que igual también da luz a muchos aficionados sobre algunas renovaciones que últimamente no se han entendido por, aparentemente, inoportunas, y que en arreglo a esta normativa cobran todo el sentido.

 

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna @pepekollins

9 comentarios en: La fórmula para fichar a Kylian Mbappé

  1. Pues muchas gracias por la información, Pepe, porque desconocía esa normativa y no es precisamente un tema que nos comenten todos los días los medios deportivos de este país. Así, la cosa empieza a cuadrar bastante... De todas maneras, yo pienso desde incluso su fichaje/cesión al PSG que el fichaje de Kylian Mbappé por el RMCF está hecho, sólo falta por definir el "cuándo". Muy buen artículo, esclareciendo por completo el contexto en el que nos movemos, gracias.

  2. Reglamentos aparte, no me extrañaría que, si es verdad que el Madrid lo tuvo hecho en su momento, le hubieran aconsejado que pusiera una cláusula de escape en el contrato...

  3. La última frase, ¿ no hará referencia a las renovaciones de Kross. Nacho? Porque, de ser así, sería para morirse de risa. ¿ Pero quién va a fichar y a quitarnos de encima a ese par de paquetes?

  4. Dudo mucho que el Madrid juegue a este tipo de juegos forzando a Mbappé a rescindir unilateralmente el contrato (u amenazando con esa posibilidad el año de antes), porque además la norma especifica sanciones a todo organismo que intervenga en estas decisiones. Por lo que Al Khelaifi estará tranquilo en ese sentido ya que sabe de sobra que un club amigo con el Madrid nunca le haría eso. El caso de Neymar es distinto, ahí si que se la pueden jugar y por eso estas últimas declaraciones que comentas.

    Muchas gracias por la información, la desconocía totalmente.

  5. Información que no sale, ni tienen ni idea, en los medios deportivos de este país. ¿Cómo vamos a saber eso si no nos lo cuentan? ¿Cómo va a saber eso el aficionado si los propios profesionales pasan de ello y lo llaman farragoso porque es mucho más cómodo ponerle pegas a las renovaciones según las creencias e ignorancias del periodista?

    Este hurto d ela información por parte de los responsables de dárnosla es toda una tomadura de pelo, un timo, un fraude a nosotros, a la ciudadanía, al usuario que bebe en esos medios que les han dado una licencia para informarnos.

    Y si conocen esto pero no nos lo dicen porque no les interesa, ya sea por comodidad o por que se les cae el chiringuito del abuso del potente altavoz mediático que carga tintas contra el RM, es peor.

    ¿Qué es preferible: el periodista ignorante que lo hace mal creyendo que está bien por su ignorancia o el que lo hace mal sabiendo que está mal pero le da igual porque así es más fácil meter su opinión por información? Cualquiera d elos dos resultados es maligno y estamos fastidiados, sobre todo los aficionados madridistas.

  6. ¿Y qué hay de la posibilidad de ficharlo según la normativa? En uno de los apartados dice:
    "Los jugadores menores de 18 años no pueden firmar un contrato de profesional mayor a 3 años".

    Si bien recordáis, Mbappé fue al PSG con 17 años, los 18 los cumplió el 20 de diciembre.

    Igual puede agarrarse a eso para solicitar la transferencia, puesto que este año se ha cumplido el 2º año y le quedaría, siempre hablando de la normativa, un año más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram