Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La campaña más escandalosa de la historia de España

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La campaña más escandalosa de la historia de España

Escrito por: La Galerna14 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Por decir algo. Seguimos atónitos a lo que ha sucedido en torno al Real Madrid y la Selección en las últimas 72 horas. Atónitos a todo lo que se ha dicho, lo que se ha insinuado, lo que se ha denunciado. Atónitos, pese a la experiencia que ya tenemos, con el comportamiento de una prensa deportiva que presionó hasta la extenuación a Luis Rubiales para así poder cagarse a Lopetegui. Ha sido un escándalo mayúsculo, sin precedentes. Comportamientos casi mafiosos, advertencias que sonaban más a chantaje que a consejo, declaraciones absolutamente intolerables. Y todo para hundir a Lopetegui e intentar destrozar la imagen del Real Madrid.

A Lopetegui lo echa la prensa, que ha encontrado en Luis Rubiales a la marioneta perfecta. Ahí no tiene nada que ver el Real Madrid. De hecho, el club blanco ya contaba con que Lopetegui no trabajaría en el Bernabéu hasta que finalizase el Mundial para España. Sí, el Real Madrid, ese que piensa que él y no en los demás, robó de su propio tiempo con tal de no desestabilizar a ese combinado nacional secuestrado por los de casi siempre.

Sorprende ver a 'Sport' más rojigualda que nunca. Es puro antimadridismo. La selección les da igual. Vamos a jugar todos con las cartas marcadas, por favor. Caretas fuera. Lo único que le preocupa a 'Sport' de la Selección es que los del Barcelona jueguen bien. Por lo demás, su sueño es que Messi gane el Mundial, algo que iremos descubriendo con el paso de los días. Guarden esta portada, ya que la sacaremos más adelante si, por lo que sea, Argentina se cruza con España. Ahí veremos el sentimiento patriótico de dicho periódico.

Aún así, no han sido 'Sport' ni 'Mundo Deportivo' los que han encabezado la salvaje campaña. Todo se ha cocinado desde Madrid. Empezaron aquí y aumentaron la virulencia de la misma aprovechando la presencia de sus enviados especiales en Rusia. No citaremos todos los medios que han formado parte del aquelarre porque no tendríamos espacio suficiente.

Lo peor es que han huido de la verdad porque sabían que, con ella por bandera, su cruzada perdería fuerza. Son conscientes de que Luis Rubiales mintió -la primera versión, luego destruida, del propio comunicado de la RFEF reconoce que sí habían sido informados del fichaje de Lopetegui por el Real Madrid- y que, en ningún momento, Florentino Pérez y el nuevo entrenador blanco negociaron a espaldas de la Selección. En ningún momento. Lo saben y les ha dado igual.

Empezaron atacando con dureza extrema al Real Madrid, acusándolo de no preocuparse por la Selección. Después, ensuciaron, especialmente desde 'La Ouija Today', el nombre de Florentino Pérez como si el presidente merengue no pudiera hacer lo que otros hicieron en su momento -Chelsea con Conte, Fenerbahce con Aragonés, Manchester United con Van Gaal- y acabaron con el toque de gracia, que no fue otro que, a través de una maniobra de acoso y derribo nunca antes vista, lograr la destitución de Julen Lopetegui. En la rueda de prensa de este miércoles, a Luis Rubiales sólo le faltó decir que fue una decisión tomada tras escuchar a Manolo Lama y compañía.

"Rubiales ha sentido avasallada la dignidad de la Federación por él y por el Real Madrid, que han actuado a sus espaldas y con deslealtad", escribe hoy Relaño en su editorial.

Sabe que no dice la verdad. Sabe que no han actuado a espaldas de Rubiales. Sabe que nadie ha herido la dignidad de la Federación. Sabe que no ha habido deslealtad. Sabe todo eso. Pero uno no construye un papel ignominioso como el suyo sin renunciar a según qué valores. Y Relaño renunció a todos los que arman a una buena persona y buen profesional.

Es una pena que esta prensa tan preocupada por la Selección y el fútbol español se haya tomado más molestias en despedir a un entrenador que contaba co