Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
De la Banlieue al Olimpo

De la Banlieue al Olimpo

Escrito por: Antonio Escohotado12 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Haciendo tradición de sí mismo, un Benzema que en Pilzen dibujó una obra de arte mostró anoche cómo un pase endiablado de pillar puede transformarse en la más inapelable ocasión de gol, si media un control orientado lo bastante preciso como para descartar al marcador y adelantarse al portero. De buenas a primeras no recuerdo el último control comparable, suyo o de otro, y hora es de insistir en que ha dejado atrás todo cuanto pudo reprochársele. Es un lujo disponer de un jugador que -además de una experiencia y una calidad impar- brega como el que más. Otra maravilla suya debió convertirla Kroos en gol, y bien pudo meter dos tantos adicionales; uno si no lo empujase físicamente el defensa, y otro tras un slalom parecido al de Pilzen, que se estrelló en el larguero con el meta superado.

La regularidad no ha sido su fuerte, y cuesta imaginar que mantenga la excelencia de los dos últimos partidos, donde alegra al público y resuelve los lances, aunque quizá los años añadan madurez a un talento difícil de definir, dado lo versátil de sus dones. Por lo demás, casi tan estimulante como el último Benzema son Odriozola y Reguilón, dos chavales capaces de suplir sin desdoro a Carvajal y Marcelo. Sin hacer el partido de sus vidas, Modric y Kroos se bastaron para superar a la zona creativa del Celta -con la colaboración de un Ceballos que sigue coqueteando con las pérdidas innecesarias, pero marcó un golazo y cortó bastante-, mientras Courtois y Ramos se mostraban intratables en los momentos debidos. Con eso se ganó cómodamente el partido, que añadió al elenco de sus distinguidos dos excepciones memorables.

Bale, la primera, venia de ser invitado por Solari a “comerse” el campo, demostrando simplemente las virtudes de cabeceador, velocista, pasador y cañonero tantas veces exhibidas. Pero algo le pasa, y lejos de aprovechar la superioridad de los suyos para lucirse más bien se escondió, sin aclarar si se debía a andar dolorido o desganado. Su actual nivel de juego no justifica la titularidad, y el banquillo puede ayudarle a sanar tanto algias como desmotivaciones.

El segundo enigma es la titularidad de Vázquez, que a principios de temporada parecía necesitado ante todo de confianza, debido a jugar poco; pero le he observado detenidamente, y lleva 180 minutos sin lograr un solo regate o pase meritorio, aunque parezca imposible, e incluso privado de su proverbial capacidad para cortar. No entiendo cómo en su actual estado puede disputarle los minutos a Asensio, Isco, Mariano y Vinicius.

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

19 comentarios en: De la Banlieue al Olimpo

  1. ¿Suplir sin desdoro, D. Antonio? Ya quisieran Carvajal y, sobre todo, Marcelo, comerse las bandas y tener un porcentaje de centros buenos tan elevado, como tienen estos dos canteranos. Mucho me temo que, como hizo Lopetegui en la Supercopa de España, cuando estén sanos, vuelvan a quitarles un puesto ganado en el terreno de juego y no en el "escalafón".
    Bale, jugó toda la segunda parte con el tobillo hinchado, por la brutal coz que sufrió al final del primer tiempo y que le dejó bastante mermado. Se observó claramente en una carrera, al final del encuentro, en la que no pudo superar a su marcador cuando, generalmente, suele sacarles varios metros. Yo creía que una de las funciones del VAR, era diferenciar si una tarjeta debe ser amarilla o roja. Ayer hubo, como poco, tres ocasiones en las que la tarjeta debería haber sido roja directa. Con el juego detenido por daño del jugador agredido y el VAR ni siquiera entró de oficio a valorarlo. Me pregunto qué habría ocurrido de haber s