Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Justicia poética

Justicia poética

Escrito por: Antonio Escohotado27 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Esta final no la ganó el Madrid tanto como Gareth Bale, apoyado en varios colegas que por orden de excelencia quizá fueron Ramos, Marcelo, Navas, Varane, Nacho, Benzema y Modric. Ramos, por ejemplo, cuajó un partido tan impecable como el que hizo contra la Roma y el Salah de entonces; Marcelo pudo perder algún balón sin perjuicio de generar torrentes de fútbol, Navas reiteró su condición de héroe, Varane es un monstruo por alto y por bajo…

Pero el galés es un elemento sencillamente superlativo, capaz de vengar con creces la afrenta de no ser alineado. Desde ahora está por encima del bien y el mal, como Cristiano, que por cierto pareció jugar lesionado y legó luego un criptograma yoico. De bien nacido es ser agradecido, dicen, y durante media hora Bale ha dado tal lección de acierto atacante y compromiso defensivo que pocos le discutirán un acta solemne de gratitud. Menudo gol le metió al Barcelona, menudos dos al Celta –por mencionar los más próximos-, y qué colección de disparos, pases y galopadas nos viene deparando desde su llegada.

Ha marcado seis veces en los últimos cuatro encuentros, y cuando Fortuna le ayudó a meter el segundo bombazo –decidiendo así el lance- me invadió una alegría reservada a los raros casos donde decide la justicia poética. Luego oigo decir a varios que reclamar la condición de titular es o bien imposible -por opuesto a la libertad del entrenador- o bien “feísimo” según el comentarista Segurola, cuando a mi juicio lo primero es simple hipocresía, y lo segundo una muestra añadida de su parcialidad.

¿Acaso no se sienten titulares, y lo son, Ramos, Marcelo, Carvajal, Modric, Kroos o Benzema? ¿Acaso alguno de ellos se considera cualitativamente superior al MVP de este partido? ¿Puede ponerse en duda que el último trimestre de Bale merece tantos o más minutos que los mencionados, aunque no se haya visto remotamente correspondido por unidad de tiempo? Ahora resulta que aprovechar la ocasión para reivindicarse es insolidario y muy feo, aunque no lo sea cortar el buen rollo de la décimo-tercera copa con mensajes como el de Ronaldo, tras uno de los pocos encuentros donde estuvo irreconocible.

En cualquier caso el récord continúa, el mundo se pasma y la institución Real Madrid sigue campando por sus respetos. Segurola añadió que Ramos puso de los nervios a Dybala y lesionó a Salah, poniendo en marcha una secuencia lógica que presupone malicia; pero mediante observaciones tales solo logra exponerse más aún al chincha y rabia del resentido.

 

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

31 comentarios en: Justicia poética

  1. Bravo. El mejor análisis que he leído hasta ahora. Y hace muy bien el sr. Escohotado destacando la hipocresía de que en el club no debe haber titulares con decreto. Que se comparen los minuto