Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Jump!

Escrito por: La Galerna14 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Corría el año 1983 y la banda estadounidense Van Halen grababa su disco 1984, donde se incluía Jump!, la canción que se convertiría en su mayor éxito y en el perfecto santo y seña de cualquier ocasión motivante, de cualquier impulso de celebración tras haberlas pasado canutas. Cuando suena Jump! uno sabe que cabe lamerse las heridas y propiciar lo mejor, uno renueva sus mejores deseos de venirse arriba, uno sabe en definitiva que ha llegado la hora, nena, que hemos visto lo malo y hemos sabido reponernos para apoyarnos esta noche en la máquina de discos y simplemente saltar.

I get up and nothing gets me down. Me levanto y nada puede desanimarme. Así comienza la declaración de intenciones, no sin antes recibir la electricidad juguetona de unos infalibles teclados ochenteros que se han quedado para la Historia como se queda el contragolpe perfecto, como se queda el primer gol tempranero que inicia una remontada, o una chilena en Champions, como se queda un campeonato de Liga que toca ganar... Como la sonrisa ilusionada y desafiante que se le pone a uno un domingo de mediados de junio cuando, al despertar, sabe que hoy regresa el Real Madrid tras haberlo tenido todos muy difícil (I've seen the toughest around). Vuelve Vini, vuelven Benzema y Bale, vuelve Hazard e incluso vuelve Marco Asensio, que se ha repuesto de los golpes (you've got to roll with the punches) mientras todos íbamos lidiando con los nuestros. No nos digan que no son motivos para saltar, amigos. Oh, can't you see what I mean?

Vienen días de mucho fútbol tras demasiados días de todo lo contrario, porque, si no es la primera vez que nos leen, no les extrañará que La Galerna viva el fútbol y/o viva el Real Madrid como lo más parecido a la pura vida que habita bajo el cielo, en perfecto aire de familia con todo lo demás que también es pura vida y que tanta falta hace tras meses de desesperante (y hasta desesperanzadora) presencia de sus contrarios. Así que por nosotros no va a quedar ese salto que les proponemos como quien sale por fin al parque, como quien se planta cerca del mar, cierra los ojos y respira profundamente, como quien sabe que hoy mismo juega el Real Madrid.

O como quien vio que ayer volvía el Barcelona y lo hacía goleando al Mallorca, en perfecta motivación para que nuestro salto de hoy sea más alto, más vigoroso, más desmelenado, más ochentero. No por casualidad la portada del disco de Van Halen muestra a un angelito con cara de niño provisto de sus correspondientes alas, de leve e infalible tupé rubio y de dos cajetillas de cigarros, no vaya a ser que una no sea suficiente para esta noche en la que dices que no sabes y que no sabrás hasta que no empecemos (you say you don't know, you won't know until we begin).

El rock'n'roll se dice de muchas maneras y una de ellas es el Real Madrid cuando se desboca, cuando está loco por volver, cuando, ahora que viene el verano y el sol todo lo aclara, nos queda conjurarnos para saltar, nena.