Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Julián Ruiz y la ayahuasca

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Julián Ruiz y la ayahuasca

Escrito por: La Galerna12 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos y bienvenidos a este portanálisis vespertino. El verano es lo que tiene: la relajación muscular producto del calor conduce a la atonía y esta puede sobrevenir desidia. La desidia es precisamente una de las cosas que brillan por su ausencia en el diccionario personal de Cristiano Ronaldo, que viene a las portadas de la prensa deportiva madrileña. Recogen As y Marca las celebraciones de la selección lusa en Lisboa tras su heroico triunfo en París. Así que eso es lo que las portadas madrileñas nos traen: una gesta para la posteridad, un nuevo y más que previsible Balón de Oro para el genio de Madeira (ni la condición de MVP del torneo para Griezmann mueve a este a osar disputarle el galardón a CR) y -todo tiene su lado malo- la más que previsible ausencia de Cristiano en la final de la Supercopa de Europa que está, como quien dice, a la vuelta de la esquina.

As Portada Cristiano 12.07.16Marca Portada Cristiano 12.07.16Lo que nos ocupa sobre Cristiano hoy, en cambio, no tiene que ver con lo que dicen las portadas de As y Marca, sino que nos referiremos a lo que ha opinado en El Mundo el eximio Julián Ruiz, que se permitió dudar de la lesión de Cristiano en dicha final, amén de emitir una soflama anticristianista que no habría firmado ni el mismísimo Hristo Stoichkov.

Siempre hemos sido capaces de admirar un curriculum heterogéneo que denote una variedad de inquietudes vitales y profesionales. Por eso nos gustaría poder admirar a un tipo que ha sido y/o es crítico musical, productor de discos y comentarista de fútbol, y que además luce siempre unas chaquetas horrorosas, varias tallas por encima de la suya. Un tipo así, en abstracto, debería suscitar toda nuestra admiración. El problema es que no hablamos en abstracto, sino que hablamos de Julián Ruiz.

Julián Ruiz tiene la rara habilidad de sacarnos de quicio en sus con frecuencia intolerables artículos aun cuando estamos de acuerdo con él, cosa que pasa en ocasiones. Es muy incómodo cuando coincides en el fondo de lo que alguien dice pero detestas de tal modo sus formas que se va al carajo cualquier atisbo de afinidad. Nos pasa con muy poca gente. Creemos que solo con Ruiz.

Con la última columna de Ruiz no tenemos sin embargo ese problema, dado que discrepamos con ella en fondo, forma, significado, significante, piel, víscera y esfínter. En un delirio inconcebible se mire por donde se mire, el irrefrenable y vitriólico Julián llega a sugerir (como indicamos) que Cristiano fingió la lesión que le apartó de la Final de la Eurocopa en los primeros compases de la misma, además de acusarle de querer monopolizar el orgullo de toda una nación. Hay infamias. Hay mentiras. Hay calumnias. Hay maledicencias. Y luego hay otras cosas: hay exabruptos que solo la ayahuasca o determinados hongos alucinógenos pueden llegar a hacer concebir, cuando no el mero afán de epatar a base de emitir la mayor barbaridad posible a sabiendas de que lo es. Si se trata de lo segundo y no de la ayahuasca, recomendamos a Ruiz una previa declaración de intenciones ante sus lectores.

-Hola, soy Julián Ruiz y digo memeces abracadabrantes, escribo dislates desaforados a sabiendas de que lo hago y solo para que vosotros los comentéis. Pero vamos, que no me hagáis mucho caso porque lo hago solo para eso. De sobra sé, por ejemplo, que la lesión de Cristiano por obra y gracia de Payet fue absolutamente real, pues a quién se le ocurriría (y cuánto menos si ese "quién" es Cristiano) rilarse de un partido de esas características. Sé que digo tonterías, pero las digo para que digáis que lo son, pura y simplemente. A que molo?

No estaría de más una declaración de ese tipo para que los lectores de Ruiz supiéramos a qué atenernos. En ausencia de una declaración así, no estaría de más que el ínclito Julián hiciera un favor al género humano y se limitara a ejercer su faceta de productor discográfico, limitándose a ofrecer al planeta una nueva cosecha de discos infumables.

Por lo demás, Bale no está en el once de la Eurocopa. Ignoramos hasta qué punto cierto crítico y productor musical de infames chaquetas ha estado involucrado en el designio de ese once.

Besos a Julián y los mejores deseos para todos los demás.