Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Juanito: el siete de corazones

Juanito: el siete de corazones

Escrito por: Amalio Campa1 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Echando la vista atrás y utilizando los ojos y la memoria de un madridista confeso, caigo en la cuenta de que mi ínfima historia ligada a la historia mayúscula del mejor club del siglo XX se resume en una sucesión de sietes. Y en esta ocasión no comenzaré por el principio, sino por el final más reciente. Cristiano Ronaldo es el delantero perfecto, una máquina engrasada al servicio del juego ofensivo con poder de destrucción total. Antes que él, Raúl González portó el mismo dorsal, y previamente Emilio Butragueño desde aquel mágico día en Cádiz donde demostró la madurez que no se le suponía en un principio. Los tres jugadores con perfiles diferenciados, habilidades diversas y personalidades en ocasiones casi contrapuestas. Sin embargo, existió alguien muy especial antes que todos ellos, otro siete mágico e icónico que a nadie dejaba indiferente, un espíritu libre y en constante ebullición, un hombre visceral y de raza. Juan Gómez era todo eso y mucho más. Un mito, el siete de corazones.

Corren tiempos algo revueltos para el madridismo conceptual. Mucha gente se arroga el derecho y casi la obligación de ser los portadores de la esencia, el título honorífico de repartidor de carnets de sentimiento. Jamás se me pasará por la cabeza pedir el ingreso en este selecto departamento de recursos humanos de la empresa Real Madrid, pese a que fui socio desde que tenía un mes de vida hasta los 28 años. No soy más madridista que nadie ni nadie lo es más que yo. Por consiguiente, no me veo capacitado éticamente para discernir si las palabras de Raúl acerca de la posibilidad de trabajar para el Barcelona vienen a cuento o por el contrario serían moralmente cuestionables. La tarea que me importa del penúltimo siete ya la realizó con creces. Dicho esto, entiendo perfectamente a quien se haya sentido molesto u ofendido. Citaba don José Ortega y Gasset que el yo es yo y su circunstancia, por lo que no me veo en la necesidad de aplicar la frase a Raúl González Blanco y nombrar una circunstancia que todos conocemos, la de que no fue un madridista de cuna y que entiende su profesionalidad a su propio modo y manera.

Juan Gómez “Juanito” tampoco fue nunca un madridista de cuna con ADN blanco al ciento por ciento. Para aquella minoría que aún no conozca su historia aclararemos que jugó en las categorías inferiores del Atlético de Madrid e incluso llegó a ponerse la elástica colchonera del primer equipo en un partido amistoso contra el Benfica. Ese día, una gravísima rotura de tibia selló su destino para siempre. Tras la recuperación y un paso exitoso por el Burgos, el Real Madrid lo fichó en 1977. Fue indiscutible hasta la llegada de Butragueño como punta de lanza de una generación de jugadores estupendos que marcarían el paso hacia una versión de juego estética y conceptualmente más moderna. No es mi labor elaborar una lista con los títulos ganados, ni los goles marcados, ni siquiera de las expulsiones ni de las salidas de pata de banco de un hombre visceral pero puro y sincero como ningún otro que el club haya tenido en sus filas jamás.

Todos definen a Juan como un excepcional jugador, dotado de una clase, una velocidad y una técnica envidiables, y sin embargo casi nadie lo incluiría en un once ideal histórico. Seguramente hayan existido bastantes jugadores mejores que él en su mismo puesto, pero el malagueño irradiaba un aura especial que lo hacía conectar con la grada. Simplemente hay personas que nacen dotadas de un don único, no le demos más vueltas. En mi cerebro persiste una imagen que jamás olvidaré, la definición perfecta de madridismo. Nadie pronunció una palabra, nadie gritó a los cuatro vientos una proclama tribunera ni dio botes en un palco de una institución oficial celebrando un título. Juan Gómez era sustituido en el último minuto del partido de vuelta contra el Borussia Moenchengladbach en la UEFA de 1985. Aquella salida del campo de juego camino a los vestuarios resume, en mi opinión y si eso es posible, 115 años de historia. Si los científicos del SETI tuvieran hipotéticamente que lanzar en una cápsula espacial informaciones de la vida en este planeta, y en un ejercicio de irresponsabilidad me pidieran elegir un momento para explicar lo que es este club, les aconsejaría que grabaran esas imágenes y las lanzaran rumbo a Trappist 1B. Señores alienígenas, esto es el Real Madrid, y si no les gusta, no vengan.

Juan Gómez tendría ahora mismo 62 años. Una fatídica noche del 2 de abril de 1992 murió camino de Extremadura mientras dormía. Se van a cumplir 25 primaveras de un hecho luctuoso que elevaría a los altares emocionales del madridisimo a un tipo pasional, contradictorio y transparente. La primera vez que asistí al Bernabeu allí estabas, con tu porte chulo, provocador, genial. Los mitos viven, el minuto siete será siempre tuyo, cabezón. Honor y gloria, hermano.

 

Soy madridista de cuna, literalmente. La primera vez que asistí al Bernabéu jugaba un tal Juan Gómez, JG7. Incrédulo, suspicaz, inconformista. Tengo alergia a dos cosas en esta vida: a envejecer y a la mezcla de azul y grana. Escribir lo que se me ocurre es una de mis pasiones.

5 comentarios en: Juanito: el siete de corazones

  1. Esa imagen que dices es para mí la más hermosa de Juanito en el campo y también me viene siempre que se menciona su nombre, por lo que representó y porque no puede destilar más madridismo. Nos debemos quedar con ella porque también en sus sombras siempre había un rayito de luz, ya que enseguida con una tremenda humildad pedía perdón de corazón.
    No voy a hablar de otros madridistas más recientes y de la imagen que se ha quedado en mi retina porque es un post para Juanito, el eterno 7 del Real Madrid porque así lo siente cada día el Bernabéu en el minuto 7 y contra el corazón no se puede ir porque es el único músculo u órgano que no te engaña jamás.
    Saludos e Illa, Illa, Illa, Juanito Maravilla.

  2. Maravilloso artículo, a mis 42 años mis ídolos siguen siendo Juanito y Fernando Martín.
    Jugadores Alfa y Madridismo en vena. Saludos desde el rinconcito.

  3. Juanito y su carácter , se extinguieron en el Bernabéu y bien que se los echa en falta. Hugo Sánchez supo mantener esa llama eterna, después, el desierto. Arbeloa lo intentó, pero era un jugador menor en cuanto a trascendencia en el juego y proyección mediatica. una pena.

  4. El farsa se comporta como el típico macarra de instituto que está todo el día provocando para que tú saltes y tengamos bronca, si saltas te vas a llevar todas las hostias y si no saltas vas a quedar como el típico cobarde, nenazas,

  5. Queridos amigos. Yo también disfruté enormemente con aquella dupla maravillosa Juanito-Santillana y me emocioné con noches maravillosas como la del mítico 4-0 contra el Borussia. Pero el espíritu del Real madrid tiene otro nombre y no es el del añorado Juanito, que tuvo sus enormes luces, pero también alguna que otra sombra. El espíritu del Real Madrid lleva el nombre de Pirri y la imagen extrema del madridismo es la del ceutí jugando con la clavícula rota y el brazo en cabestrillo, no una, sino ¡dos veces!, contra el Chelsea en la final de la Recopa del 71 y contra el equipo de la esquinita (a mi también me produce alergia la mezca de grana y azul) en la entonces Copa del Generalísimo. Quizá es sólo una cuestión de edad, pero quienes hemos visto a Pirri durante toda su carrera profesional no tenemos duda alguna de qué jugador encarna con mayor fidelidad los valores del Real Madrid. Sólo un apunte más: de no quedarme con Pirri, Don Carlos Alonso "Santillana" ha sido el jugador más entregado y a la vez caballeroso que yo recuerdo. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Mi columna de este sábado en @lagalerna_ . Zidane tiene que reflexionar. https://twitter.com/lagalerna_/status/1350402329279926272

Hoy, en el #Portanálisis de La Galerna, observamos que, al parecer, Hazard ha perdido un tren. Esperemos que sea el Orient Express y no le involucren (también) en la trama ideada por Agatha Christie.

👉🏻👉🏻👉🏻https://bit.ly/3soKfoG

2

✍️🏻@jluisllorente ha transformado un hallazgo arqueológico-periodístico de @albertocosin acerca de la opinión que Gento le merecía a Maguregi en esta deliciosa reseña sobre el jugador y entrenador vasco.

Disfruten, merece la pena:

https://www.lagalerna.com/gento-rial-di-stefano-maguregi/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram