Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
José Mourinho según Oliver Sacks

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

José Mourinho según Oliver Sacks

Escrito por: La Galerna21 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Supuse que los recuerdos que tenía -sobre todo aquellos que eran muy vivos, concretos y circunstanciales- eran esencialmente válidos y fiables, y me quedé de piedra al descubrir que algunos no lo eran”.

Buenos días. Este es un extracto de un capítulo del libro póstumo de Oliver Sacks, El río de la conciencia, un capítulo en el que, bajo el título La falibilidad de la memoria, nos explica cómo algunas de las que creíamos nuestras certezas fueron en realidad construidas en nuestra imaginación a partir de otros recuerdos o de las palabras de otras personas:

Asusta pensar que nuestros recuerdos más preciados podrían no haber ocurrido nunca, o podrían haberle ocurrido a otro”.

Hemos recordado este capítulo al leer la prensa de estos días en su campaña de acoso y derribo a Zidane: “¿Realmente ganamos tres Champions consecutivas?”, llegamos a pensar. Nos atormentaba la idea de que la maleabilidad de mi memoria nos hubiera jugado una mala pasada.  “¿Realmente este Zidane al que menosprecian, insultan y vejan en prensa y foros supuestamente madridistas es el mismo que cogió un equipo hundido y lo llevó a ganar esos títulos y un doblete inédito desde el 58? ¿Puede ser que fuera otro calvo el que lograra tales éxitos, ese por el que bebe los vientos la mayor parte de la prensa, y que en realidad nuestros gloriosos recuerdos de Milán, Cardiff y Kiev le hubieran sucedido a otros?”

Entonces vimos la portada de As, en la que encontramos un rostro conocido, la cara sonriente de un tipo muy criticado por esa misma prensa que ahora lo menciona de modo recurrente como solución milagrosa a los problemas del Real Madrid.

José Mourinho.

 

Mou se comporta como un caballero y no solo elogia el trabajo del técnico francés, sino que además destaca un hecho de cuya veracidad, tras los artículos vertidos en días recientes, hemos llegado a dudar: que Zidane tiene al Madrid "cerca del líder y por delante del Barça”.

Bien, puede que nuestra memoria no sea tan frágil, pero la esquina superior del mismo medio nos recuerda que la portería también está “bajo sospecha”. ¿Vuelve a engañarnos la memoria que nos dice que Courtois es el mismo portero que lograra el Guante de Oro del pasado Mundial de Rusia o dos trofeos Zamora consecutivos con el Atlético de Madrid? ¿El mismo que lleva cuatro partidos sin encajar goles con la selección belga? Miramos la clasificación y vemos que Thibaut lleva seis goles en contra, lo cual no es una buena estadística si lo comparamos con el idolatrado Ter Stegen que lleva… un momento que lo buscamos… siete.

Oliver Sacks continúa en el capítulo distinguiendo entre la “verdad histórica” y la “verdad narrativa”, y bastante hay de ambas en estos debates agresivos hacia las figuras de Zizou y Courtois. La verdad narrativa de una prensa tendenciosa nos cuenta una versión que la verdad histórica se encarga de desmentir. “No existe ningún mecanismo en la mente ni en el cerebro que asegure la verdad, o al menos el carácter verídico, de nuestros recuerdos”, continúa Sacks, pero si en algo no falla nuestra memoria es en el absoluto convencimiento de que los carroñeros no van a soltar la presa, como han hecho desde hace años poniendo bajo sospecha a cuanto entrenador o portero ha pasado por el banquillo o la portería del Real Madrid. Keylor Navas siempre nos pareció un magnífico portero, pero esta prensa madrileña solo lo considera como tal desde que perdió la titularidad y mejor portero aún desde que abandonara la disciplina blanca. Poco importa que el miércoles recibiera dos goles en los únicos dos disparos que recibiera del Madrid (por desgracia invalidados).

Marca regala su portada al lateral Sergio Reguilón, firme candidato a sumarse a la lista de ex que marcan al Madrid, y destacan una frase en la que profesa un sevillismo convencido acerca del equipo, el escudo y esa afición que aplaude a los culés ex sevillistas mientras se acuerda de la madre de Ramos cada vez que visita el Pizjuán. Supongo que son las frases que le toca decir al bueno de Sergio, del mismo modo que se ha visto obligado por las circunstancias a cambiar su perfil de Twitter: de aquel “Jugador del Real Madrid cedido en el Sevilla” (que tanto nos gustaba) al menos estimulante “Jugador del Sevilla FC cedido por el Real Madrid”. Que no es lo mismo.

Puesto que hemos comenzado este Portanálisis refiriéndonos a la memoria, no podemos pasar por alto la esquina inferior derecha de la portada: “El deporte como terapia contra el Alzheimer”. Gran iniciativa. También sería deseable el periodismo riguroso como terapia contra la misma terrible enfermedad del olvido.

Por su parte los diarios catalanes van a lo suyo, a ese mundo que empieza y acaba en Messi y su entorno más cercano. La portada de Sport nos demuestra por enésima vez dos cosas:

  • Que no hay una sola combinación bonita de azul y grana, a lo que añadir que es susceptible de empeorar con el amarillo.
  • Que los diseñadores son capaces de pergeñar año tras año un engendro más feo que el anterior, y eso que el nivel de este año parecía difícilmente superable.

El subtítulo dedicado a Messi nos puede llevar al error: “El Barça quiere acabar con la mala racha de resultados lejos del Camp Nou con Leo en el equipo”, frase que se puede interpretar como que se pretende acabar con dicha mala racha gracias a la presencia del crack argentino, o más bien al contrario, que precisamente la mala racha de resultados se daba “con Leo en el equipo”, puesto que los últimos recuerdos de Messi lejos del Camp Nou (y quizás nos falle de nuevo la memoria) nos llevaban directamente a Anfield y a la final de Copa perdida frente al Valencia.

 

“El nuevo tridente MSG”. Ya tiene nombre, oh, Temblamos. Igual que con la temible MSN cuyo glorioso reinado de cinco años enfrentado a la muy menor bbC se saldó con cuatro Champions para el Madrid y cuatro Balones de Oro para Cristiano Ronaldo. Salivamos solo de pensarlo, pero luego pensamos que quizás no es más que un recuerdo efímero construido erróneamente en el cerebro.

Ojalá tengamos un buen fin de semana, ojalá comiencen desde ya a mejorar las cosas. Ojalá Zizou de con la tecla y ojalá Courtois empiece a demostrar lo gran portero que es.

Que disfruten ustedes del fin de semana.