Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Je suis Gerard Piqué

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Je suis Gerard Piqué

Escrito por: La Galerna8 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Érase una vez un país que aceptaba, sin pestañear más de lo estrictamente necesario, ofensas a sus símbolos por parte de ciudadanos del propio país, y que sin embargo montaba en cólera por la desafección de su masa social hacia un defensa central. Las banderas y los himnos y los reyes es lo que tienen: puedes ciscarte en ellos sin que rechisten, dado que o bien son objetos inertes, o bien son unas notas inertes sobre el pentagrama, o bien el ejercicio de su cargo les obliga a comportarse como personas inertes ante ofensas de este tipo. La cosa no funciona igual con los defensas centrales, especialmente con los defensas centrales catalanes que sueltan filardos en la coronilla de directivos de la Federación de Fútbol de su país durante las celebraciones por la consecución de trofeos internacionales. Estos defensas centrales (a diferencia de las banderas y los himnos y los reyes) ponen morritos ante la contrariedad, lo que de inmediato activa todos los resortes mediáticos e institucionales en defensa de la inocente criatura.

Pobrecito nuestro, con lo bueno que es. Le tienen manía, como nos pasaba en el cole con aquellos profesores tan malos que eran incapaces de apreciar el aroma de nuestras bombas fétidas. Por supuesto, lo de las bombas fétidas es solo un ejemplo exagerado y pueril que nos viene a la mente como... Oh, wait.

sport piqué cuestión de estado"Cuestión de estado", dice Sport. Nada más y nada menos. Entendemos que, a falta de un devenir positivo en el proceso de construcción nacional catalán, del cual el Barça forma parte de manera institucionalmente inequívoca, y a la espera de que ese proceso concluya con la esperada independencia, Sport se refiere temporalmente al estado español, que aun siendo opresor (y tal) es lo suficientemente melifluo como para ser arrastrado en la causa de la defensa de este intocable defensa central que se encara con la guardia pública para recibir a cambio este cerrado apoyo por parte de las instituciones imperialistas y opresoras.

Porque nos cuenta Sport que instituciones imperialistas y opresoras como el ministerio y la secretaría de estado del deporte, entidades pertenecientes al opresor estado español, así como la no menos española (y por consiguiente opresora) federación de fútbol, han salido raudas en defensa del maltratado ídolo. "El ministro Méndez de Vigo, Miguel Cardenal, Iker Casillas y Sergio Ramos le apoyan y piden a la afición que le respete", detalla el rotativo catalán, metiendo en el mismo saco, por si cuela, manifestaciones públicas de distinto cariz por parte de los interesados citados.

El entrañable Iker Casillas, que en la selección es una especie de capitán-abuelo que transige ante las barrabasadas de los nietos (especialmente si los nietos son de tendencia culé), le ha apoyado con aquello de "Vamos a ver si entre todos reconducimos la situación", como si fuese esta una cuestión de conciencia social, todos contra el fuego, pezqueñines no gracias y tal. A nosotros se nos antoja no tanto un asunto de sociología como uno de conducta individual, pero es que nosotros somos muy simples y todos nos parece fácil, tan fácil como que un señor concreto y específico deje de comportarse como un completo capullo. Repárese en que nos limitamos a solicitar que un ciudadano determinado deje de comportarse como un capullo, es decir, como si fuese un capullo, lo cual implica que no lo es, lo cual a su vez nos exime de la responsabilidad del insulto. Algo, pues, hemos hecho mal.

En cuanto a Sergio, hace falta ser sesgado para interpretar sus declaraciones como una muestra de apoyo a Piqué. Ese "Sabemos cómo es Piqué y no le vamos a cambiar", acompañado por un jocoso "¿Y por la fiesta no vais a preguntar?" al término de la rueda de prensa, define el espíritu de su comparecencia en mucha mayor medida que aquel "No es positivo que se silbe a los jugadores" de rigor, pronunciado con desgana y extraído con sacacorchos.

Para Sport, sin embargo, todo el mundo apoya sin reservas al sujeto. Todos contra el fuego. Pues bien: La Galerna se declara pirómana.

Por lo demás, el tupé del interesado en la foto ilustrativa de la portada parece sufrir los efectos de una de las bombas fétidas, especialidad del ínclito defensa, a las que antes nos referíamos. También su carita de desagrado. Vamos a ver si hablamos en términos que Gerard pueda entender. Es lo que tiene ser un poco cochinito: el que primero lo huele, debajo lo tiene.

mundodeportivo.750 (16)Mundo Deportivo, que nos conmueve titulando "Piña por Piqué" (¿cuándo y por qué exactamente se empezó a tomar dicha fruta como símbolo de la unidad?), insiste en que "Casillas y Ramos le apoyan y no comprenden los silbidos", cuando pensamos que ya ha quedado suficientemente probado que las declaraciones de Sergio son cualquier cosa menos una muestra de apoyo. Aunque en tipografía menos destacada, los de Godó insisten en que se trata de una cuestión de estado, y nos están insistiendo tanto que a lo mejor nos convencen. A lo mejor resulta que es cuestión de estado el desalojar a este impresentable del que debería ser el equipo de fútbol de todos los españoles.

Por lo demás, se nos informa del traslado del amistoso España-Inglaterra de Madrid a Alicante a resultas del affair. Miles y miles de madrileños se quedan sin la oportunidad de ver jugar a la que (también) debería ser su selección porque hay un tipo al que silban por la sencilla razón de que no sabe comportarse. En referencia a nuestro comentario anterior, pues, nos mostramos pesimistas: va a ser más fácil desalojar a cinco millones de madrileños de la selección que hacer lo propio con el señor (?) Piqué.

marca.750 (17)Al margen de la sana sorna (perdón por la extraña aliteración) del titular, Marca se centra en el partido que España juega hoy contra Macedonia y nos comunica que Del Bosque piensa en De Gea para motivar al equipo (?) y al jugador. Ya estuvo a punto, seg