Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Lo de Isco y el Barça

Lo de Isco y el Barça

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon24 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque el espectador lo perdona todo menos el sopor. (Voltaire)

Desgraciadamente este parece el dogma que condiciona la línea editorial de cierto periodismo de este país. El problema es que este tipo de periodismo ha confundido el ser interesante por el ser polémico con el fin de seguir atrayendo la atención de sus consumidores, y eso a no se refería Voltaire.

Seguramente el proceso comenzó cuando las personas que ponen sus dineros para sostener a los medios de comunicación empezaron a comprobar que tres minutos de deportes les daban más audiencia que treinta minutos de información general en los telediarios. Poco a poco el deporte -en realidad el fútbol- fue ganando cada vez más espacio en el panorama informativo español.

Paradójicamente el crecimiento de estos espacios fue inversamente proporcional a la apertura de los clubes en general y de los futbolistas en particular. Ahora el periodista tiene que llenar más espacio con menos información. Seguramente en esta cruel paradoja tenga mucha culpa ese tipo de periodismo que, en ocasiones, ha sobrepasado los límites provocando el hermetismo del deportista. El caso es que la tentación de rellenar esos espacios con polémicas está convirtiéndose en una norma demasiado habitual en el proceder de muchos. Por cada debate interesante que uno puede escuchar o ver tiene que descontar cinco tertulias con polémicas infladas, insustanciales o directamente inexistentes. Y claro, el blanco más sencillo siempre es el Madrid.

Ahora el periodista tiene que llenar más espacio con menos información

El último ejemplo me parece lo que ya se conoce como “El caso Isco”. El malagueño tiene contrato hasta 2018 y todavía no ha renovado con el Madrid. Desconozco si lo va a hacer o no, aunque tengo la impresión de que va a acabar pensando que en ningún sitio le espera tanta dicha como en los próximos cinco años en el Madrid. Con independencia de esto, ha bastado que los aficionados hayamos sido castigados con un nuevo parón por selecciones para que la maquinaria de crear polémicas se haya puesto a funcionar. Y claro, con relación a este tema, ¿qué puede haber más potente que un "Isco al Barcelona"? No hay remilgos en anunciar -justo en este momento de parón, ni antes ni después- que ambas partes ya se han puesto en contacto incumpliendo la normativa que impide negociar con un jugador con más de seis meses de contrato.

Las reacciones de muchos aficionados no se han hecho esperar. Sin que conste para nada la veracidad de estos encuentros furtivos con el entorno culé, muchos a Isco ya le consideran todo un traidor a la causa blanca. Los mismos aficionados blancos que suelen cuestionar la credibilidad de ciertos medios son los primeros en lanzarse a la piscina y comprar estas polémicas tan oportunas en momentos de escasez informativa. Otros simplemente aspiramos a que Isco siga siendo un buen profesional en el Madrid y, con independencia del arreglo al que finalmente llegue con el club, continúe jugando de maravilla y dejando su sello en el campo. Puedo estar equivocado, pero tengo la sensación de que en este caso el malagueño no está alimentando esta polémica y sí está centrado en continuar con una línea que, en opinión del que escribe, le amerita para esperar cada vez más minutos e importancia.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM