Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Indiana Jones, el Madrid y la Cruzada permanente

Indiana Jones, el Madrid y la Cruzada permanente

Escrito por: Athos Dumas25 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace unos días vi por enésima vez “Indiana Jones y la última cruzada”, clásico plan para ver con la familia un domingo por la tarde. El tramo final de la película se desarrolla en el Cañón de la Media Luna, donde se encontraba la antigua ciudad de Alejandreta  hoy en día Iskanderun, en Turquía–, y muy cerca de esa ciudad, Steven Spielberg y George Lucas habían situado el templo secreto donde se albergaba el Santo Grial.

En la película, “La Hermandad de la Espada Cruciforme” luchaba desde hacía siglos para proteger y salvaguardar el sagrado objeto contra todos los aventureros, malvados, contrabandistas, bandidos y saqueadores que se habían querido apoderar del Grial para destruirlo o para utilizarlo para fines malévolos o crematísticos.

Muchas veces, cuando leo y escucho las barbaridades que se escriben y se dicen sobre el Real Madrid, siento que sólo en el reconfortante blog de La Galerna –y algunas hermandades afines, desgraciadamente pocas– algunos Cruzados siguen –seguimos– defendiendo a capa y espada, contra vientos, huracanes y maremotos, en las victorias y en las etapas de malos resultados, a nuestro Real Madrid.

Todo son ataques permanentes e infatigables contra el club merengue. Cuando gana, ha sido porque el rival siempre ha hecho su peor partido del año, o ese día todos los jugadores que se enfrentan al Madrid han engordado la noche anterior y envejecido de repente (curiosamente como el malvado Donovan de la película, al beber del cáliz equivocado). Cuando empata o pierde –pocas veces–, sobre todo en partidos que juega en casa, el caos, el Apocalipsis, la barahúnda. ¡Anoche escuché en una emisora que Zidane estaba cuestionado! ¡Que había ruido de sables en Valdebebas!

El Real Madrid sufre ataques permanentes

Para los desmemoriados recordemos que este club, a día de hoy, a finales de septiembre, es nada más y nada menos que:

  • Campeón de Liga en vigor
  • Actual Campeón de la Copa de Europa
  • Campeón Mundial de Clubs
  • Campeón de la Supercopa de Europa
  • Campeón de la Supercopa de España (este último título levantado hace apenas un mes tras haber infligido un 5-1 al FC Barcelona)

Cuando Indiana Jones llega por fin, tras superar secuestros, persecuciones y peligros diversos, a la sala donde se aloja el Santo Grial, veo a mis compañeros de La Galerna reflejados en la figura del caballero de la Primera Cruzada que, tras varios siglos de lucha y de cumplimiento de su deber, vuelve a blandir su espada cruciforme para seguir defendiendo lo más sagrado, el Real Madrid C.F. Pese a que lleva años y años soportando ataques, traiciones, despropósitos, injusticias, el caballero, prácticamente exhausto por la fatiga y por su avanzadísima edad, en cuanto ve peligrar la custodia de su preciado objeto, no duda en levantarse de nuevo y alzar su hierro ante un nuevo posible enemigo o ultrajador.

Y así habrá de ser en los años y decenios venideros. Siempre habrá varios de nosotros para combatir y defender a nuestro club, vengan los ataques contra él de donde vengan.

Los enemigos acechan constantemente y no descansan nunca en sus labores de acoso y derribo. Hay cientos y cientos de sociedades secretas –o no tan secretas– dispuestas día y noche, infatigables e inquebrantables al desaliento, para tratar de derribar al coloso del fútbol mundial, intentando siempre buscar grietas y puntos débiles en sus mecanismos de defensa.

Últimamente son especialmente fieros y tenaces, por ejemplo, los ataques de la Cofradía Anti Expreso de Cardiff. Llevan 4 años martilleando sin parar el nombre de Gareth Bale y negando todas las virtudes del galés y borrando toda traza de sus numerosos logros deportivos desde que llegó al Real Madrid.

Clásicas son también los embestidas por parte de los miembros de la afanosa Sociedad por la Defensa de la Roja, que están siempre dispuestos a arremeter contra todo aquél jugador que supuestamente puede frenar la progresión de un jugador español en el Madrid, se llame Benzema, Kovacic, Bale, Casemiro o en su momento Danilo o James.

La Congregación de Amigos de la Flor dio mucho que hablar la temporada pasada, hasta que cayeron un montón de títulos en las arcas del Real Madrid. Pero esta agrupación tiene fuerza y numerosos adeptos, que precisamente se vuelven a levantar estos días tras haber sufrido el Madrid algunos tropiezos seguidos en el Bernabéu.

Especialmente machacones son los socios del Gremio El Madrid Nunca Puede Quejarse de los Árbitros, pese a que las estadísticas dicen que desde que llegó Sánchez Arminio a la Presidencia del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF hay un enorme desequilibrio entre el número de penaltis a favor –y sobre todo en contra– que se pitan al Barcelona y al Real Madrid. O lo mismo en cantidad de tarjetas rojas –y amarillas– mostradas. Son especialmente activos en este colectivo los numerosos periodistas y comentaristas que se declaran abiertamente simpatizantes del mal llamado Equipo del Pueblo. Esos mismos que nunca reconocerán que Clos Gómez les regaló la Copa del Rey de 2013 en el Bernabéu ante el Real Madrid, pero que en cuanto tienen oportunidad nos recuerdan a todos el fuera de juego de Ramos en Milán (y que jamás dirán que antes del fuera de juego, Sergio Ramos estaba siendo agarrado dentro del área por Godín).

Hay enemigos que, en cambio, llevan ahí mucho tiempo, y que, francamente, hacen poco daño, dan más bien pena y de vez en cuando nos hace reír mucho, como la Corporación de Diarios Culés Reconocidos. Nunca nos darán ni agua, pero tampoco pueden hacernos agravios puesto que, al menos, desde el minuto uno se quitaron la careta y son abiertamente anti-madridistas.

Mucho más peligrosas son, a veces, sociedades supuestamente afines a nuestro club: Diario de la Hernia, por ejemplo. En conflictos bélicos, muchas veces no hay nada más peligroso que el Fuego Amigo, como bien se sabe. Y que pretenden hacernos creer, por ejemplo, que uno de los atracos más grandes de la historia, el de Aytekin en el Camp Nou ante el PSG, fue algo “Apoteósico”.

Últimamente molesta mucho, aunque es muy discreta, la Mutua del Silencio de los Corderos. Se sabe que existe, pero nadie habla de ella, y mucho menos en medios deportivos, teniendo muchos motivos para mencionarla y para por lo menos sacarle los colores. Esta asociación no ataca directamente al Real Madrid, pero sí que le perjudica enormemente. Precisamente se están destapando estos días grabaciones sobre supuestos tejemanejes de muchos personajes (Gaspart, Cerezo, Soler…) con relación a la RFEF, al TAD, influencias, conversaciones particularmente graves sobre posibles irregularidades y tropelías en el llamado