Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hoy puede ser un gran día

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hoy puede ser un gran día

Escrito por: La Galerna16 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Horas de expectativa y de tensión. Horas donde la legítima esperanza convive con la precaución y la necesidad de neutralizar el mal fario: no, uno casi no quiere ni hablar de ello.

Uno casi no quiere ni hablar de ello pero hoy puede ser un gran día, que cantaba Serrat. Dejémoslo ahí. No mencionemos siquiera la razón ni el contexto que pondera la razón. Hoy puede ser un gran día. Plantéatelo así.

Hoy puede ser un gran día. Aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ellos.

Esa expectativa, esa sensación de inminencia, es la tuya y es la de ellos. Tú no puedes hacer más que encomendarte a tus amuletos. Ellos, por contra, tienen la llave de la consecución del objetivo. Pero la meta es la misma para todos. En eso consiste el milagro muy emocionante y graciosamente absurdo, si uno lo piensa dos veces. Tu vida no va a cambiar si la oportunidad se desliza entre los dedos. Y sin embargo sabes que no vas a superarlo tan fácilmente si la gloria no se consuma hoy. O el domingo. Porque conviene recordarlo de vez en cuando para frenar la taquicardia: caso de que algo falle hoy, queda el domingo.

Pero el domingo el pulso, hoy ya agitado, puede llegar a triturar los medidores. Algo te dice que esto hay que cerrarlo hoy. Te dan ganas de tatuarlo en la piel del titán Ramos, si es que queda un hueco en su epidermis donde hacerlo.

Ramos: sangre, fibra y tinta. La tinta con la que se escribe la leyenda.

Es Ramos pero es también la madurez excelsa de Karim, el faro de sosiego de Kroos, el empaque granítico de Casemiro, la inaccesibilidad de Courtois, la eficacia inmaculada de Varane. Y es el aporte de todos los demás cuando llega la hora de desplegarse, de manera abnegada, sin desmayo, sin tomar nota del penúltimo regate fallido. Zidane ha forjado un ejército mental. Podría pasar, pero es difícil que tanta determinación por parte de tantos caiga en saco roto.

Vamos, carajo. Vamos.

En la otra orilla coinciden en una primera plana donde aparecen los máximos representantes del ataque de ambos aspirantes al título, pero con un titular que sólo puede referirse a uno de ellos. Porque, entre Madrid y Barça, solo uno de ellos tiene hoy un match ball. El otro solo puede aspirar a salvarlo, con la certeza de que habrá otro, en el mejor de los casos.

Tensión. Hay inminencia en el aire. Susurremos un “Hala Madrid” entre los dientes apretados y levantemos la frente.

Solemos concluir cada entrega de esta sección con un luminoso (si se puede) “pasad un buen día”.

Hoy ya sabéis lo que queremos decir con eso.