Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hola, mi nombre es Llave

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hola, mi nombre es Llave

Escrito por: La Galerna17 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Ya es 17 de julio y os venimos a contar casi lo mismo que el 17 de junio, que, posiblemente, coincidirá, salvo sorpresa, con lo que os contaremos el 17 de agosto. Y es que el Barcelona quiere a Marco Verratti. Si no lo consiguen sacarán algún canterano con buen catalán y amor por el club para que quede la imagen de que Ernesto Valverde y Leo Messi confían en La Masía, pero, hoy por hoy, el objetivo número uno, dos, tres, cuatro y siete -cinco y seis están reservados para Messi por si siente la necesidad de renovar otra vez- es el futbolista del PSG.

Es curioso cómo ha ido cambiando el culebrón con el paso de las semanas. Al principio, el Barça, lanzado y con confianza, estaba dispuesto a pagar casi cien millones de euros por el jugador. Además, contaba con el beneplácito del propio Verratti, loco de amor por la entidad blaugrana. Sin embargo, las cosas se han ido torciendo y ahora Paulinho aparece como un 'Plan B' cada vez más 'Plan A' -igual que cuando vas a por la Champions League pero te conformas con la Copa del Rey tras caer en cuartos de la máxima competición continental- y los cien millones por Verratti son menos. Renovó Messi y las arcas están para lo justo, por lo que la solución es incluir jugadores que permitan abaratar la operación. Más viejo que el hilo negro. Pese a ello, el Barcelona ya tiene a los elegidos para ser moneda de cambio: Llave y Llave.

Ojo, no nos vayan ustedes a malinterpretar. André Gomes (Llave) y Rakitic (Llave) son vistos como monedas de cambio, pero con cariño, joder, mucho cariño y respeto. Podrían incluirlos en la operación porque son hombres de club, tan preparados para lucir el escudo del Barça como listos para salir del Camp Nou si la entidad presidida por Leo Messi y el padre de Neymar lo necesita. La única duda es si irían los dos en un pack  o si jugaría Bartomeu a piedra, papel o tijera para ver quién se marcha a París.

Pero no es Verratti todo lo que reluce en Can Barça. En el horizonte, no demasiado lejos, se vislumbra una nueva renovación -de las caras, además-. Se trata de Neymar, que el otro día deslizó en una entrevista aquello de "nunca se sabe" cuando le preguntaron por su futuro. La historia ha ido madurando y ya ha llegado al manido capítulo de protagonista descontento que necesita mimos porque sin mimos no hay paraíso y sin más millones la tristeza se multiplica. Ojo, no lo dice 'La Galerna', lo dicen los amigos de 'Sport', que empiezan ya a cebar una historia que acabará en firma y foto con Bartomeu o pataleta y salida del Barcelona.

A lo de Neymar hay que sumar que el culebrón de Paulinho parece vivir sus últimos capítulos. El Barça sigue subiendo su oferta como si en China necesitasen dinero. Anda ya por los treinta millones de euros, que es una cifra mayor de la que pagó el Real Madrid por Toni Kroos, para que se hagan ustedes una idea. Lo cual quiere decir que el tal Paulinho será bastante mejor que nuestro Toni... o que en el Camp Nou andan tan desesperados por encontrar un centrocampista -luego te cuentan que hay overbooking en la medular- que están dispuestos a tirar la casa por la ventana.

En Madrid, mientras tanto, 'La Ouija Today' vuelve por sus fueros y lleva a portada una noticia con más de 24 horas de antigüedad. Se trata de las declaraciones de José Mourinho dando por imposible el fichaje de Cristiano Ronaldo. Qué mal lo pasa esta gente cuando no hay catarsis en el Real Madrid o a Relaño no se le ocurre atizar a Florentino Pérez.

Por último, ya en 'Marca', entrevista exclusiva a Gareth Bale, quien asegura que nunca ha pensado en salir del Real Madrid. Y nosotros, sinceramente, lo celebramos. Pese a las críticas, los deseos de algunos y la