Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Dejad trabajar a los que saben

Dejad trabajar a los que saben

Escrito por: Mariano Galindo16 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
@galindobasket

11 comentarios en: Dejad trabajar a los que saben

  1. A mí me parece que la situación es bastante distinta al verano de 2014, aquel en que se pidió la cabeza de Laso tras salir en silla de ruedas del Palau tras una temporada tan decepcionante al final. De hecho, más allá de la llegada del pegamento de Maciulis, la garra del Chapu, la intendencia de KC Rivers y especialmente de Gustavo Ayón, el interior perfecto para el estilo de juego de Laso, fue clave la llegada de Chus Mateo y de Zan Tabak, que dejaba un tanto en evidencia la confianza en el entrenador: sí, tú sigues pero te completamos con otros dos entrenadores para que las variantes tácticas, las opiniones y la gestión general sea más rica y más completa.

    Es muy evidente que incluso el desarrollo del año fue completamente distinto, porque en ese 2013-14 y hasta la Copa, el Madrid hizo el mejor baloncesto que se ha visto en Europa en décadas. Partidos como el que se ganó de 50 en el Palacio al Efes, son auténticas joyas del baloncesto que por muy mal final que tuvo dicha temporada, perdiendo la final en Milán en la prórroga y la liga de mala manera con un Niko Mirotic enfrentado al entrenador(y que puso rumbo a la NBA), no podían más que decirnos que el equipo poder, podía, pero que había que gestionar los esfuerzos mucho mejor, que los récords no sirven de nada si no llegan de la mano de títulos.

    Esta temporada sólo se parece en que parece que la gasolina también se acabó demasiado pronto(lo que vuelve a dejar un tanto en evidencia a Laso por repetir un error que ya le costó ruido de sables en su momento), pero ni se vio el baloncesto que se vio en aquella, ni se vio la comunión de la plantilla, con ciertos versos sueltos(el propio Othello, el ciclotímico Randolph) y tampoco los jugadores son los mismos ni están en el momento en el que estaban en aquel entonces.

    Y para mí ésa es la clave para que el paralelismo NO FUNCIONE.

    Porque en el verano de 2014 Llull entraba en sus mejores años(es innegable que hoy es mejor jugador que en aquél entonces, quizá el único que mejora respecto a lo que fue), pero teníamos a Sergio Rodríguez formando con él una pareja de bases tan complementaria que intentar volver a buscar una igual es imposible. Teníamos a un Rudy Fernández que era una fuerza defensiva pero un jugador en ataque fantástico, que aportaba en todos los aspectos y dominaba los partidos muchas veces sin que los números lo dijeran, pero sí con su aportación en ambas canastas. Y a Felipe con 3 años menos, que en ciertas edades ya son losas más que años, a Ayón buscando un contrato alto para reivindicarse y volver a cruzar el charco(cosa que se notó la temporada pasada en cuanto a su implicación defensiva una vez firmada la renovación), a un Jonas Maciulis que aportaba intendencia y defensa, a un Jaycee Carroll con menos kilómetros en las piernas, un Nocioni cansado de tener todo el peso baskonista en la espalda y que se desató en un rol de especialis