Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Blanco Garbiñe

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Blanco Garbiñe

Escrito por: La Galerna16 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Ni siquiera hoy podemos descansar del todo. Ni siquiera hoy, cuando deberíamos estar absolutamente todos prendados de Garbiñe -el calor nos derrumba y nosotros nos enamoramos-, nos dejan hacerlo plenamente. Es cierto que tres de cuatro portadas deportivas glosan la hazaña de Garbiñe en Wimbledon, pero no es menos cierto que una de ellas relega la gesta a un espacio mínimo mientras destaca lo mismo de ayer, lo mismo de anteayer, del día antes de anteayer y ya nos parece que de todos los días del pasado que, como Rebeca, no termina de convertirse en presente. "Anoche soñé que volvía a Manderley", o lo que es lo mismo, "anoche soné que volvían a hablar -que no paraban de hablar- de Paulinho y de Verratti". Qué cruz, amics, qué cruz.

Marca Portada Garbiñe 16.07.17As Portada Garbiñe 16.07.17Mundo Deportivo Portada Garbiñe 16.07.17Aquí tienen la glosa, tal vez destacando sobre el resto la foto y también el titular de Mundo Deportivo. Fue muy grande la final de Garbiñe Muguruza. Algún miembro del consejo de redacción de La Galerna decía que se pareció a la final de la Duodécima: una primera parte disputada y tensa, y una segunda de paseo y garbo y lustre y victoria inapelable. Cuentan que Garbiñe es culé -ella misma lo dejó bastante claro aquí- pero ya ha quedado para la Historia el "nadie es perfecto" de Con faldas y a lo loco, acaso como anuncio de que aquello que cree uno ser, aquello que parece definir, delimitar y cercar, en el fondo puede no ser más que una declaración de intenciones puesta en entredicho por los modos de hacer. Si esto es así -permitan que fantaseemos con esta opción- ayer Garbiñe vistió de blanco inmaculado para hacer lo que pide el blanco inmaculado que se haga en una final, qué les vamos a contar a ustedes que no hayan visto doce veces ya.

Así que gloria para Garbiñe, felicitaciones para Garbiñe y nuestro reconocimiento a los tres medios que han sabido ver que la noticia deportiva del día, la única realmente importante, es la victoria de Muguruza sobre la hierba de Londres; hierba no inspeccionada por Xavi Hernández antes de la final, dicho sea de paso. De haber estado el jardinero oficial del tiki-taka por allí, estamos seguros de que habría peligrado la disputa del partido, de tan gastada, maltrecha y hasta marrón que estaba la hierba en no pocas zonas de la pista. Ens roban.  Por supuesto, le dio igual esta circunstancia a Garbiñe, acaso porque, ya decimos, iba de blanco inmaculado y no se hizo el blanco inmaculado para quejarse del estado de la hierba.

Sport Portada Paulinho-Verratti 16.07.17Pero ya decíamos que no todo iba a ser blanco Garbiñe en este día que tanto pedía esta exclusividad. Hay quien no puede dejar que la realidad (el blanco en este caso) le estropee una noticia, o una no-noticia, porque ya nos dirán ustedes qué adelanta Sport con los dos rostros de su portada. Dos rostros bastante diferentes, por cierto, y no solo por sus fisonomías. Mientras Verratti -ese que no viene, pero viene y vuelve a no venir- nos ofrece una expresión como de primera comunión, Paulinho -ese que ya había venido, pero ahora no porque el presidente del Guangzhou amenaza con denunciar al Barcelona por sus malas artes- se nos aparece sudoroso y desencajado, como pidiendo agua, refresco, descanso, un peinado y hasta que acabe viniendo Verratti y no él, de tan exhausto que parece el brasileño y de tan angelical que parece el italiano.

Mientras, arriba, clava Garbiñe sus rodillas en tierra y lleva las manos a su cara por la emoción de haber ganado su segundo gran torneo. El Wimbledon de Conchita Martínez ya es también el de Garbiñe Muguruza, y nosotros, ya decíamos, nos enamoramos.