Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Dos más dos son tres

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Dos más dos son tres

Escrito por: La Galerna15 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Orden y concierto. Los de Mbappé a un lado, los de Semedo al otro. Los de Madrid por aquí, los de Barcelona por allá. Marca y As de la manita, Mundo Deportivo y Sport cogiditos del brazo. Todo así resulta mucho más sencillo para el portanalismo, que no se ve en la tesitura de tener que comentar cada una de las cuatro portadas deportivas por separado mientras intenta asociarlas, vincularlas, encontrar un patrón común o acaso un relato que las mantenga en relación. Hoy ese trabajo ya viene hecho por los respectivos editores. Hoy, queridos galernautas, de cuatro portadas hemos pasado a dos y que salga el sol por Antequera, por Antioquía o por donde quiera el astro rey, que para eso es verano y vaya si nos lo deja clarito la estrella de los coj...

Pero no nos desviemos, que íbamos bien. Decíamos que hoy hay solo dos portadas, aunque en rigor deberíamos hablar de dos parejas de portadas, que tanto monta, monta tanto MarcAs como Sportivo. Pero el dato sigue sin ser del todo descriptivo, o al menos precisa de un detalle no poco importante; un detalle que marca el destino de cada una de las parejas, ay.

Mundo Deportivo Portada Semedo 15.07.17Sport Portada Semedo 15.07.17Semedo besa el escudo del Barcelona en Sportivo. Semedo llega pleno de compromiso y admiración por su nuevo club. Semedo parece no saber bien qué ha hecho él para merecer este salto. Semedo ha costado una pasta (y puede aún costar más con esto de los dineros variables) pero eso a nadie le va a importar, porque es sabido por todos desde hace como diez minutos que Semedo es el nuevo Dani Alves y con eso basta para que Mundo Deportivo y Sport renueven sus votos de casamiento, nos inviten a un banquete frugal pero sentido, nos proyecten el vídeo de la luna de miel y no nos dejen en paz hasta altas horas con su amor para arriba y su amor para abajo, como si nosotros no tuviéramos nada mejor que hacer.

Así es Sportivo, así es Mundosport: una pareja que ha disuelto en unidad el número dos porque ese es el principal reto del amor romántico, la fusión con aquello que se ama hasta desaparecer el amante mismo y no ser ya cosa diferente más que el amor en sí, puro, etéreo, universal. Claro, la cosa amada aquí es el Barcelona en toda su extensión, que es una extensión cósmica, que llena la estética, la ética y también las crónicas de juzgados. Así que Sport y Mundo Deportivo solo quieren entregarse a su amor y ser él, y Semedo es solo el enésimo pretexto para buscar la fusión incandescente. Semedo besa el escudo y Sportivo no puede resistirse a ese fulgor. Semedo dice que lo va a dar todo, que va a sudar hasta la última gota de sangre -menuda sorpresa, imaginen a un jugador que, en su presentación, suelta algo así como "bueno, correré más o menos y eso", o algo como "a mí lo que me gusta es que corran los demás, que yo ya si eso"-; Semedo, decíamos, expresa públicamente su voluntad de sacrificio y Mundosport alcanza un nuevo orgasmo a mayor gloria del onanismo cósmico que sostiene sin mácula al més que un club.

Marca Portada Mbappé 15.07.17As Portada Mbappé 15.07.17Pese a que las declaraciones de Mbappé que recoge MarcAs pudieran dar a entender que estamos ante un caso similar al de la fusión amorosa de Sportivo, hay un detalle no menor que convierte a esta pareja en cosa bien distinta. ¿Mbappé respondió a As o Marca estuvo con Mbappé? Dicho de otro modo, ese "no sé si seguiré en el Mónaco" que copa ambas portadas, ¿se lo dijo el delantero francés al enviado de Marca o al enviado de As? Vayan ustedes a saber, porque incluso pudo ser que se lo dijera a un nutrido grupo de periodistas allí apostados y que cada uno de ellos pretenda hoy agenciarse la exclusividad de la declaración.

Se ve entonces que el caso de Marca y As no es igual que el de Sportivo. Aquí no hay fusión ni nada que se le parezca. Aquí han coincidido hoy en lo mismo (ya lo han hecho en el pasado y volverán seguro a coincidir en el futuro) porque el verano es el verano, porque la cosa de los fichajes es casi lo único que echarse a la boca y porque había que aprovechar que Mbappé pasaba no por Valladolid, sino por Suiza para seguir dejándose querer por el Madrid. Así que al contrario que en el caso anterior, esta coincidencia, esta cercanía no revela una identificación plena, sino una lucha, una competencia, una rivalidad por querer destacar más que el otro elemento de la pareja y así, suponemos, intentar mejorar la cuenta de resultados, y no sabemos si tanto la calidad de información.

Allá ellos con sus cuitas, que nosotros nos quedamos con el amor puro que nos regala Semedo en las portadas sportivas y con el aún más puro que muestran a cada paso los medios implicados. Semedo, queridos amics. ¿Que quién era Semedo hace dos días? Qué sabemos nosotros, o mejor, qué falta hace saberlo cuando hemos podido llegar a saber lo bien que besa Semedo un escudo y lo mucho que quiere sudar. Besemos y sudemos, a ser posible en pareja.