Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hey Jude

Escrito por: La Galerna28 diciembre, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos. En 1968, los Beatles lo petaron con Hey Jude, un himno destinado a convertirse en uno de los grandes clásicos de los Fab Four merced a su melodía irresistible, sus arreglos de piano y percusión y su imparable, eterna coda final.  Ese nah-nah-nah-narananah que todos hemos coreado en el coche con los niños (al menos todos aquellos que tengan coche y tengan niños) es más grande que la vida, más inolvidable que la silla de Alaba, más tarareable que las mocitas y más eterno que el mismísimo fútbol (de hecho, dura casi más) aunque no tan eterno como el Madrid (ya dijo Valdano que creía en la eternidad del Madrid más que en la eternidad del balompié. Habrá que preguntar a Valdano cuánto cree en la eternidad de Hey Jude). Lo único que distingue la coda final de Hey Jude del Real Madrid es que la primera hace un fade out y luego acaba. Ninguna de las dos cosas entra en los planes del Real Madrid, obviamente, pero el paralelismo está servido.

Hey Jude es tan descomunal que le perdonamos la ausencia de la preceptiva coma del vocativo, que nunca se ha escrito en este caso. Solo se nos ocurren otras dos palabras de ánimo en que proceda omitirla, a pesar de que sobre el papel debería incluirse: Hala Madrid, precisamente. ¿Coincidencia? No lo creemos.

La letra de esta canción incomparable ha estado siempre sujeta a múltiples especulaciones. Una de las más célebres atribuye a Paul McCartney la intención de consolar a Julian Lennon tras el divorcio de John y Cynthia, sus padres. Según esta versión de los hechos, Paul habría optado por cambiar el título original (Hey, Jules) por el conocido Hey Jude. Siempre hemos encontrado insatisfactoria la hipótesis. ¿Qué sentido habría tenido ese cambio, siendo además Julian (Jules) alguien tan importante como —supuestamente— el destinatario del mensaje? ¿Por qué pasar a llamarlo Jude? Si un amigo os dedicara una canción específicamente a vosotros, ¿pasaría a llamaros José Luis siendo vosotros Arturo o Doña Águeda?

¿No será que el mensaje, en realidad, no buscaba dirigirse a ningún Julian (o Jules) sino a alguien llamado realmente Jude? ¿No es esta una hipótesis más natural?

Portada Marca

Impresionante (si bien no sorprendente, estando como estamos ante un genio siempre adelantado a su tiempo) la visión profética de McCartney al anticiparse casi cincuenta y cinco años al momento en que el verdadero Jude (sí: Jude Bellingham) necesitaba su aliento y su consejo. El primer verso de dicho consejo es suficientemente explícito:

Hey Jude, don't make it bad.

Don´t make it bad, Jude. No la cagues. No te vayas al City ni al Liverpool ni a ningún petroestado real o potencial. No la cagues y firma con el único que te garantiza la gloria deportiva, que es lo que anhelas por encima de todo. No te dejes deslumbrar por el brillo del vil metal y sigue fiel a la que parece tu idea inicial, es decir, transitar la senda de los dos británicos que te precedieron en el desenlace de la Orejona. Don´t make it bad, a lo que añade Take a sad song and make it better en clara alusión al himno del Centenario de Plácido Domingo, majestuosa canción pero con un punto plomizo que Jude sin duda será capaz (ya McCartney lo intuía) de tornar tan alegre y pinturera como su deslumbrante juego de fintas y controles orientados.

A partir de este punto, la letra nos desorienta pasando a referirse al empeño de lograr el amor de una mujer. ¿Qué tiene esto que ver con lo que nos ocupa?

Remember to let her into your heart.
Then you can start to make it better.
Hey Jude, don't be afraid.
You were made to go out and get her.

Un momento. A ver si lo que va a suceder es que la capacidad profética de McCartney no se circunscribe a la portada de Marca de finales de casi cincuenta y cinco años más tarde, sino que alcanza a las del resto de periódicos.

Portada Sport

Va ser eso, no cabe la menor duda. Son versos hechos ya a la medida no de Jude Bellingham sino de Ferran Torres, de quien no se puede negar que en cuanto a let her into his heart (siendo her la hija de cierto técnico) ha empezado to make it better. Todo le ha empezado a ir mejor desde que dejó de estar afraid y consiguió get her. Escalofriantes las dotes de pitoniso de Macca (hablamos de Sir Paul, no de McManaman) cuando recomienda a Ferran to let her into his skin para empezar a prosperar. Dicho y hecho.

The minute you let her under your skin,
then you begin to make it better.

Descomunal Sir Paul. Qué manera de atinar. ¿Será por ventura que el resto de la letra es alusiva al resto de las portadas de finales de diciembre de tantísimos años más tarde?

Portada As

Pero vamos, clavado. Palabras de consuelo a Karim Benzema, aunque (sin duda por descuido) le siga llamando Jude. El autor del clásico se solidariza ahora con el dolor del francés, ninguneado por algún malaje que no puede ser sino Deschamps.

And anytime you feel the pain, hey Jude, refrain.
Don't carry the world upon your shoulders.
For well you know that it's a fool who plays it cool
by making his world a little colder.

Exacto. ¿Qué es Didier sino un fool que juega a hacerse el cool castigando al Balón de Oro con su frialdad, hasta el punto de ponerlo en el avión de vuelta a Madrid? Visionario el beatle, hasta el punto en que no quepa descartar que Let it be esté dedicada, asimismo, a Karim Benzema en la hora aciaga de tener que encajar la existencia del zampabollos de Deschamps.

La canción vuelve a continuación a lanzar un mensaje de empoderamiento a Jude Bellingham, rogándole que no espere que otro le saque las castañas del fuego cuando ya esté en el club blanco, dado que la asunción de toda la responsabilidad es propia de cada futbolista del soñado equipo de Concha Espina.

You're waiting for someone to perform with.
And don't you know that it's just you, hey Jude, you'll do,
the movement you need is on your shoulder.

Esa mención al hombro (shoulder) vuelve a dejarnos perplejos, pero del estupor pasamos a la admiración cuando nos echamos a los ojos la última de las portadas del día, la de Mundo Deportivo, en la que aparece Busquets... (sí, amigos, sí)... echándose la mano claramente al hombro en busca del movement que precisa el Barça para salir de la ruina económica y deportiva en que se encuentra.

Portada Mundo Deportivo

A partir de ahí, vuelven las referencias a la novia del Yernísimo antes de fundirnos con la coda final , ese nah-nah-nah-narananah que simboliza el perpetuo trajín del mundo del fútbol, ese que Sir Paul plasma en esta tonada, mostrando preclaras aptitudes para la videncia.

Hey Jude, don't make it bad.
Take a sad song and make it better.
Remember to let her under your skin,
then you'll begin to make it
Better better better better better better, oh.
Na na na nananana, nannana, hey Jude...
(repeat X number of times, fade)

Y tal.
Pasad un buen día, amigos.

Tweets La Galerna

💕Por la presente queda convocado el I Certamen de Cuentos Madridistas de San Valentín de La Galerna.

💌Tienes de plazo hasta el 13 de febrero al mediodía.

🎁El vencedor ganará una camiseta firmada por una leyenda del @realmadrid y un Casio.

⚙️Bases👇

https://www.lagalerna.com/i-certamen-de-cuentos-madridistas-de-san-valentin/

El Madrid pierde un encuentro que diríamos que jugó muy mal si el partido se hubiese jugado de verdad.

Como es habitual, no faltan las mentiras de la prensa ni el racismo.

Lo contamos en el #Portanálisis.

👉👉👉http://bit.ly/3wXNAi5

Y ¿cómo que le desquicia? Pero si Vinicius está intachable aguantando las mierdas del tipejo este. https://twitter.com/movistarfutbol/status/1622317953680015362

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram