Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Hay que comprar a Canales

Hay que comprar a Canales

Escrito por: Mario De Las Heras22 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Quizá algún lector piense, debido a mis últimos artículos, que no me gusta Courtois. Pero no es cierto. A mí Courtois me gusta. Es un guardameta con unas condiciones estupendas. Posee todas esas cosas que dicen los entendidos: sale bien por alto y todo lo demás... pero pienso que hay que venderlo. Ya expresé en otro artículo las razones por las que creo en esta salida casi irreverente. Una decisión políticamente incorrecta que subsanaría la decisión políticamente correcta de ficharlo.

Aunque no lo crean (al menos de momento), no he venido hoy a hablar del portero belga. O no del todo. Yo he venido hoy a hablar más bien de Canales, de la portada de Marca y la rodilla tatuada del santanderino (como Gento), exmadridista que ha vuelto de tres lesiones muy graves y del que ahora se vuelve a hablar felizmente. Esa rodilla con una raspa de pescado es el triunfo de la humanidad sobre su infortunio. Y que Canales vuelva a salir a en las portadas deportivas es una cosa emocionante.

Yo soy de los que querían ver triunfar a ese niño en el Madrid porque Canales era un poco canterano. Un canterano cedido al revés en el tiempo en el Racing. Me gustaba verlo allí con esa juventud salir de pronto al campo vestido de blanco. Era una gran esperanza española, uno de esos chicos que con el tiempo da nombre a una quinta, pero no pudo ser. No le llegó para ser nada en el Madrid y, tras una cesión prudencial de un año, al siguiente decidieron venderlo.

Estaba pensando que vendería a Courtois de la misma forma que no hubiera vendido a Canales. La venta de Canales fue tan políticamente correcta como la compra de Courtois, y esto los hace caprichosa e inversamente proporcionales. La paciencia (en este capricho comparativo) yo la hubiera tenido con el joven Sergio, que para eso era joven, del mismo modo que hoy no la tengo con el espléndido Courtois (joven, pero ni mucho menos tanto), que no llegó para esperanzar sino para hacer lo que tantas veces había hecho en sus equipos anteriores.

Canales tenía algo de Butragueño, y de Guti. Gento dijo que, como él, iba a lograr muchos triunfos con el Madrid. Canales era un niño que jugaba al fútbol tan bien que imagino que lo llevaron a Chamartín sin enterarse, igual que no debió de enterarse cuando ya no lo quisieron. Yo lo he estado viendo sacar la cabeza a la superficie en el Valencia y en la Real con curiosa alegría. Supe de sus lesiones con tristeza y he podido comprobar con esa misma curiosa alegría (una alegría madridista) que el ostracismo no ha podido con él.

Recuerdo su última lesión porque jugaba la Real en el Bernabéu. Canales se rompió, por tercera vez, el ligamento cruzado. Lo recuerdo por el callado y lastimoso “no puede ser”, el enarcamiento de las cejas y el fruncido de la boca. Otra vez le perdí la pista durante años y resulta que aquí está otra vez, y cómo, desde el Betis llamado para la Selección, con ese pescado audaz tatuado en la rodilla como si fuera un poderoso amuleto que da igual si funciona o no. Es muy posible que nadie esté pensando en la venta de Courtois, del mismo modo que nadie esté pensando en la compra de Canales, pero yo pienso que ambas decisiones serían tan políticamente incorrectas como bonita la segunda.

 

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

16 comentarios en: Hay que comprar a Canales

  1. Entiendo el artículo y entiendo el sentido. Y en ese contexto estoy totalmente de acuerdo. Pero creo que tenemos en Odegaard la oportunidad de redimirnos por el pecado cometido con Canales. Tengo ilusión de que vuelva este verano y comience a hacer historia en el primer equipo. Es más, es mi aliciente para ver mañana el partido de España contra Noruega.