Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Goebbels no tenía razón

Goebbels no tenía razón

Escrito por: Juanma Rodríguez16 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Algo tienen ya en común Rafa Benítez y James Rodríguez: a ambos les han llamado gordos. Y algo tienen también en común, aunque no lo parezca, Benítez y José Mourinho: a ambos les han tergiversado sus palabras los Tattaglia. ¿Qué dijo exactamente Benítez de su jugador James tras la derrota ante el Sevilla, con gol del colombiano incluído?... Pues dijo lo siguiente: "Yo creo que habéis visto lo que es James, un gran jugador, con mucha calidad en los metros finales; y luego todavía le falta bastante trabajo, bastante tiempo para coger ese ritmo que todos sabemos que puede tener"... ¿Mintió Benítez? ¿Faltó Benítez al respeto a James?: en absoluto. Benítez dijo la pura verdad. ¿Y cómo es posible que la conclusión en la mayoría de medios de comunicación fuera que el entrenador le estaba dando un palo al futbolista? ¿En qué momento se lo estaba dando, que yo me entere? ¿El palo se lo dio cuando dijo que era un gran jugador o cuando afirmó que tiene mucha calidad en los metros finales? ¿Cuándo?... La respuesta es "nunca". Benítez no le dio nunca un palo a James y se limitó a constatar un hecho al afirmar que le faltaba trabajo para coger el ritmo de competición.

james y benitez

Después del partido contra el Sevilla, James se fue con la selección colombiana y le marcó un golazo a Chile. Al final del encuentro, el jugador manifestaba lo siguiente: "Para que digan que no estoy bien"... Para qué digan, ¿quienes? ¿Está acaso tan gordo Benítez como para ser capaz él solo de ocupar el espacio físico de tres o cuatro personas a la vez?... Si James hubiera querido referirse a Benítez, que ya ha quedado demostrado que no dijo nada ofensivo contra él sino todo lo contrario, habría dicho "para que diga que no estoy bien", así, en singular. De todas formas, el entrenador del Real Madrid tampoco tendría por qué darse por aludido puesto que él nunca, jamás, dijo que no estuviera bien sino que constató que le faltaba ritmo de trabajo. Pero para los Tattaglia no hay nada tan sencillo como ir desenredando los cabos que ellos mismos han ido enredando: "Benítez le dio un palo a James y James respondió a Benítez". Ya está. Vuelve a por otra. Y eso que dicen los Tattaglia en España lo rebotan, sin pensar, sin contrastar, sin escuchar, sin comprobar, faltando gravemente a todas y cada una de las más elementales normas periodísticas, por todo el mundo.

Si James no estaba respondiendo a Benítez por algo que el entrenador no dijo nunca de él, ¿a quiénes se refería el colombiano con su "para que digan"? ¿"Para que digan", quiénes?... "Para que digan"... estos:

1) Manolo Lama, en la Cadena Cope, justo cuando James salta al terreno de juego: "Paco, mira a James... Tengo la sensación de que está... pero kilos, pero kilos por encima de su peso".

2) Poli Rincón, en la Cadena Cope, interrumpiendo a Lama: "Un poquito más gordito, ¿no?..."

3) Paco González, en la Cadena Cope, por la noche: "Hay un problema Benítez-James extraordinario; un problema de confianza probablemente, que no le guste o que no le guste su comportamiento... Hoy, yo que soy malpensado, le ha llamado 'gordo'.

4) José Luis San Martín, ex preparador físico del Real Madrid, en Radio Marca: "Yo a este chico le vi el otro día gordo".

El mejor de todos, sin duda, es Paco González, que acusa a Benítez de llamar gordo a James... ¡cuando han sido sus propios compañeros de emisora! ¡Cuando han sido Manolo Lama y Poli Rincón!... Extraordinario, sencillamente extraordinario, me quito el sombrero: chapeau. Esto es como si José Joaquín Brotons acusara a Florentino Pérez de haber dicho que contrató a James para construir más túneles en Colombia. En el fondo, lo de González es un arte.

Pues no, amigos míos, no, Joseph Goebbels no tenía razón y una mentira repetida mil veces no se convierte en una verdad. Ni Benítez faltó al respeto a James ni James respondió a Benítez. Lama, Rincón, González y San Martín llamaron "gordo" a James, y James les contestó: "Para que digan que no estoy bien". Una mentira repetida mil veces no se convierte en una verdad, no, pero una mentira repetida a través de trescientos postes... hace daño, mucho daño. Y sin voces discordantes, más daño aún.

En @libertaddigital y @esRadio. Colaboro con @marca, @elchiringuitoTV y Real Madrid TV, además de @lagalerna_. Como dice Woody Allen, el trabajo es una invasión de nuestra privacidad @juanma_rguez